Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Historia Y
Por Lucía Escobar - Guatemala, 21 de noviembre de 2007

¡Nuestro cuerpo es nuestro!

Yolanda era una mujer muy hermosa, segura de sí misma, trabajadora, amigable, una líder innata capaz de movilizar cientos de personas en una campaña, un viaje o una fiesta. Hoy, la veo y no puedo creer lo que mis ojos encuentran, queda muy poco del entusiasmo y la energía que un día le conocí.

A pesar de que Yolanda tiene mi edad, parece mucho más grande y cansada que yo. Ambas tenemos dos hijos y muchos sueños, pero los de ella están guardados en un cajón del que no tiene la llave.

Anoche la vi llorando otra vez, estaba sentada en la banqueta afuera de su casa, trataba de disimular el temblor de sus manos. Me acerqué y me senté a platicar un rato, justo el tiempo que nos quedaba antes que regresara Carlos del trabajo. Yolanda tiene que estar adentro de su casa antes de las 8:00, sin falta, con la cena lista para cuando toque la bocina el marido.

Yolanda soñaba con tener un hijo, pero Carlos piensa que uno es muy poco para demostrar su hombría. Por eso cuando descubrió que su esposa tomaba pastillas anticonceptivas a escondidas le dio una paliza que la dejó quieta por una semana, y además, la violó varias veces para demostrarle quién toma las decisiones en esa casa.

Yolanda tiene miedo, está llorando, está temblando, no tiene a dónde acudir y sabe que Carlos la puede matar. Lo ha visto en sus ojos, lo ha sentido en sus golpes, se lo dice el corazón. “Búscame mañana en Nuestro Diario, y guarda el recorte para dárselo a mis hijos cuando crezcan, diles que los quise mucho”, me dijo antes de huir.

...Por Yolanda, María, Karla, Juana, Carolina, Ofelia, Martita, Karina, Rosario, Ana Luisa, Carmen, Beatriz y todas, todas las mujeres violentadas de Guatemala, este 25 de noviembre digo: NO MÁS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES. ¡Las mujeres no tenemos dueño! y ¡Nuestro cuerpo es nuestro!

Fuente:www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.