Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Diócesis de Quiché en disputa con curanderos y guías espirituales
Por Lucía Escobar - Guatemala, 20 de diciembre de 2007

Comadronas, controladores del calendario maya y curanderos operan en una propiedad de Chinique de Las Flores desde hace 18 años; ahora deben desalojar.

El sábado hace 15 días, en la Casa pro Desarrollo de Chinique, una fogata estuvo encendida durante toda la noche. Alrededor, comadronas, curanderos y ajq’ijab’ (guías espirituales controladores del calendario maya) compartían historias de tiempos pasados con jóvenes, niños y niñas del colectivo Caja Lúdica.

Los tatas y las nanas danzaron alrededor del fuego mostrando el baile de los ajq’ijab’, de las comadronas, y los bailes de Joyabaj y de Chiché. También hablaron de tiempos lejanos, como cuando Junajpú e Ixbalanqué fueron retados a realizar distintos bailes. Dicen que venció el del Chitic, que es el que se realiza en zancos de pino y que hace parecer gigantes a los que los usan.

De esa historia oral y pasaje del libro sagrado de los mayas, el Pop Wuj, salió el nombre de la comparsa Chitic, que por quinto año consecutivo convoca el primer sábado de diciembre a jóvenes de lugares tan diversos como Ciudad Peronia, Esquipulas, Mezquital, Rabinal, Joyabaj y Ciudad Quetzal, entre otros, para interpretar personajes en zancos inspirados en la tradición oral, las leyendas e historias populares. En esta ocasión, la comparsa se realizó ahí para apoyar públicamente a la Casa pro Desarrollo de esa comunidad y al trabajo que realiza la Asociación Médicos Descalzos que hoy ve amenazada la sede donde han laborado los últimos 18 años por un conflicto legal con miembros de la Iglesia católica de Quiché.

Dieciocho años atrás

Corría el año de 1989 cuando aún se vivía la fuerza del conflicto armado interno. El Comité pro Desarrollo de Chinique consiguió una donación económica del Comité de Amistad para los Indígenas de Guatemala (CAIG), para comprar una propiedad que les serviría como sede para desarrollar programas de salud a la comunidad.

Eran los “años del silencio”, recuerda Felipe Pol Morales, fundador de la casa comunitaria, y la persecución era directa hacia las organizaciones indígenas, consideradas subversivas per se. Para evitar problemas, la propiedad se inscribió a nombre de la Diócesis de Quiché de la Iglesia católica, confiando en las recomendaciones del padre francés Benito Charlemagne, quien era mediador en ese entonces entre el CAIG, la comunidad de Chinique y la Iglesia.

La Diócesis dio a cambio un documento de usufructo realizado por un abogado local, y los curanderos y comadronas comenzaron a trabajar.

Con la colaboración de Médicos Descalzos de Francia, recibieron capacitaciones en medicina natural y realizaron investigaciones entre los ancianos. Hasta el momento, han publicado varios libros con resultados de sus investigaciones, y posicionado a Chinique como un lugar especializado en medicina natural. Cuentan con dos temascales para tratar enfermedades, un museo que explica las ceremonias mayas (para desmitificar cualquier insinuación de brujería), un huerto medicinal, tienda y farmacia, un jardín productivo y uno demostrativo, una cocina comunitaria y, lo que ha sido su mayor éxito, el centro de consulta de salud mental. Personas de toda Guatemala y algunos extranjeros viajan a Chinique en “busca de esperanza”. Consultan con los ajq’ijab’, quienes aseguran que curan el espíritu además del cuerpo.

El trabajo de las 590 comadronas asociadas en dicha casa es tan eficiente, que la mortalidad materno-infantil es casi nula en Chinique.

Iglesia, propiedad privada y salud

El tema de la Casa pro Desarrollo comenzó a tocarse públicamente hace algunos años, con la llegada de nuevas autoridades eclesiásticas a Quiché.

Incluso, en las misas dominicales del padre Teodoro Chitic (como la comparsa) en Chinique; y de Sebastián Ventura, en Chiché, se ha tocado el tema de la Casa pro Desarrollo y se ha pedido apoyo de los feligreses para reclamar la propiedad.

En una reunión que duró una hora, a mediados de noviembre pasado, participaron ancianos del Comité pro Desarrollo, representantes de Médicos Descalzos, los párrocos Ventura y Chitic, la Pastoral de la Tierra, representantes de la PDH y el obispo de Quiché, Mario Molina.

La antropóloga mexicana Cristina Chávez, con diez años trabajando con la Asociación Médicos Descalzos de Chinique, recuerda vía mail que salió descorazonada de allí. “Queríamos tiempo para explicar más a fondo las razones por las, que, a pesar de que la casa está a nombre de la Diócesis, no les pertenece. El Obispo dijo que estaba dispuesto a escucharnos, pero no a cambiar su decisión, y que ya es hora de que agradezcamos por el favor que nos han hecho al dejarnos estar en su propiedad. También lamentó no estar de acuerdo con la carta del padre Benito, pero la decisión se tomaba porque hay una escritura a su nombre y la Iglesia tiene necesidad de hacer uso del inmueble para una congregación de monjas”.

La carta a la que se refiere, la envió el padre Charlemagne desde Francia, explicando detalladamente cómo se compró el inmueble y aclarando, según él, el malentendido de la propiedad.

Cuando elPeriódico quiso obtener declaraciones del párroco Chitic sobre el tema de la casa, aseguró no estar autorizado para hablar del asunto. Sugirió llamar a su superior, el obispo de Quiché, Mario Molina, pero él tampoco respondió a las llamadas telefónicas ni a los mensajes dejados con su secretaria.

Mientras tanto, la casa Pro Desarrollo de Chinique sigue albergando múltiples proyectos, incluida la sede del grupo Juventud Artística Chiniquense. En este V Encuentro de Zancos, uno de los integrantes del barrio recibió el premio “a la destreza en el manejo de los zancos”.

En el jardín demostrativo, a un lado del temascal y del área para ceremonias espirituales, continúa la fogata donde sucede un intercambio generacional de historias y anécdotas, premios y reconocimientos.

Ancianos y comadronas aplauden por el logro de los jóvenes de su comunidad. Pero la incertidumbre sobre qué pasará con la casa, flota en el aire.

Fuente: www.elperiodico.com.gt - 191207


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.