Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Bioenergéticos y Maíz - Habrá combustible, pero no comida
Por Leonor Hurtado - Guatemala, 10 de febrero de 2007

La primera mal llamada “Revolución Verde” la patrocinaron en los años 1960 las fundaciones Rockefeller y Ford en México y en India. Estas instituciones, supuestamente humanitarias y filantrópicas , lo hicieron para mitigar el hambre. Promovieron la producción industrial de maíz y arroz, respectivamente, utilizando: semillas transgénicas, fertilizantes y pesticidas químicos, sistemas de irrigación y equipo para mecanizar la agricultura. Lograron así aumentar la producción, pero al mismo tiempo aumentó el hambre, porque la mayor parte de la producción fue para la exportación, para alimentar ganado… y la población pobre no tenía dinero para comprar.

Parecía interesante, pero en el fondo ¿qué hicieron con la “Revolución Verde”? Abrir el espacio a la biotecnología para conquistar la agricultura con semillas transgénicas, semillas híbridas de alta productividad, si se utilizan los componentes asociados –caros y monopolizados por ellos. Acapararon la producción y venta de fertilizantes y pesticidas químicos –fabricados con petróleo- e introdujeron maquinaria y tecnología para la labor agrícola y la irrigación. Estas medidas convierten a los agricultores grandes y pequeños en dependientes de las compañías transnacionales. Al mismo tiempo, desplazan y/o aniquilan a los pequeños agricultores, a los campesinos, quienes son inducidos a adoptar estos medios que elevan la producción inicialmente, pero que en pocos años destruyen la fertilidad de la tierra.

A pesar de la “Revolución Verde” y su promoción a través de los servicios estatales para la agricultura, hasta 1980 México era autosuficiente en la producción de maíz, un alimento básico. En 1990 cuando el presidente Salinas de Gortari firmó e implementó el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) se dio libre entrada al maíz -transgénico y subsidiado- de Estados Unidos y el mercado fue inundado, provocando la quiebra de los pequeños agricultores, incapaces de competir con esos precios del maíz inferiores al costo de producción.Al mismo tiempo, en México, el mercado de la tortilla fue dominado por el consorcio mexicano GRUMA, que procesa el grano y produce Maseca.

¿Cómo relacionamos toda esta información al aumento de precio de la tortilla en México? Las corporaciones Archer Daniela Midlands, Cargill y Monsanto –quienes controlan la ingeniería genética, el procesamiento y el transporte- expanden su mercado al etanol , bioenergético producido con maíz amarillo. Por ello se dedica más tierra a la producción de este maíz que a la producción de maíz blanco, para el consumo humano.

Esta tragedia sucedió en México. ¿Qué va a pasar en los países Centroamericanos? Ya fue aprobado el TLC ¿qué va a suceder ahora?


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.