Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Campesinos e indígenas conmemoran el 12 de Octubre
Por Leonardo Ixim - Guatemala, 24 de octubre de 2007

Las organizaciones campesinas e indígenas de Guatemala, junto otros sectores, conmemoraron el 12 de octubre, día que marca la invasión europea a estas tierras y el inicio de la resistencia contra el colonialismo.

Con una gran participación de campesinos e indígenas y algunos sectores conscientes de la ciudad, la marcha empezó desde el Trébol y terminó en el Parque Central. Con la marcha quedó evidenciado que indígenas y campesinos son una fuerza social que junto con el proletariado que hará los cambios revolucionarios en nuestro país. Fechas como ésta son un compromiso por la liberación contra el colonialismo. Sin embargo tenemos problemas, otra vez, con las dirigencias oportunistas de algunas de estas organizaciones.

Después de 512 años de colonialismo interno y externo, los pueblos indígenas en su mayoría siguen siendo explotados como mano de obra barata y de exportación con la migración masiva a los USA, así como discriminados por su origen étnico. Ahora bien, el concepto de colonialismo interno no se debe limitar a la opresión y explotación contra un grupo étnico de parte de una clase social poderosa en su mayoría con orígenes europeos pues la cuestión es más compleja que un simple antagonismo indio-ladino.

El colonialismo interno no es sólo contra un grupo étnico, el indio (categoría construida para justificar su explotación como mano de obra barata) ante el ladino (categoría construida en contraposición al indio, el no indio), pues dentro del grupo mestizo –ojo, no ladino-, existe la opresión y la explotación, y junto al indígena son parte de la clase explotada. Existe una alienación de carácter racista que no le deja al mestizo ver al indígena como su hermano trabajador que tiene que luchar contra la clase dominante. Esa lucha contra el racismo es parte de las tareas pendientes democrático-revolucionarias.

Otro factor es que dentro del grupo indígena hay una burguesía todavía más reducida que la tradicional que de ninguna manera va jugar un papel nacionalista como algunos suponen y que de hecho coquetea con la oligarquía. Tiene demandas en el plano de las reivindicaciones culturales mayas que la hacen un poco menos reaccionaria que la oligarquía criolla, ojo, ni ladina ni mestiza. Estas demandas son partes de estas tareas pendientes y debemos ver hasta qué punto llega a jugar un papel progresivo. En fin, la opresión y explotación contra indígenas y mestizos proletarios y campesinos forma parte del colonialismo interno, por los vínculos de esta explotación de la mano de obra con respecto a las ganancias que la oligarquía tiene, que le permite situarse en una posición subalterna al imperialismo en el mercado exterior.

Al final de la marcha los organizadores habían invitado a los dos candidatos de derecha que competirán en la segunda vuelta. Sólo llegó Álvaro Colom, quien en un acto de pura demagogia ofreció el cumplimiento de las demandas mayas. Sin embargo, pareció una burla a las bases la intervención de oradores pertenecientes a algunas organizaciones, especialmente la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (Conic), que fue casi una campaña electoral a favor de este personaje. Eso generó descontento en muchos de los participantes y espontáneamente un buen grupo empezó a gritarle las verdades a ese demagogo sin dejar de mencionar al fascista de Otto Pérez. Ante los gritos en su contra, Colom acortó su discurso.

Esto pone en evidencia que una parte de la dirigencia campesina oportunista está buscando compromisos con el candidato que gane las elecciones, evidentemente para beneficio de sus propios intereses pues ninguno de los dos cumplirá las demandas de las organizaciones campesinas e indígenas, por sus ataduras de clase. Ante eso, los socialistas revolucionarias llamamos a las bases de esas organizaciones a renovar sus dirigencias, sacar a los oportunistas y darle un rumbo de clase. Sin dejar a lado sus justas demandas que todos debemos apoyar, debemos tener claro que sólo construyendo un sistema socialista que reconozca a todos los grupos étnicos nos liberaremos del colonialismo.

Fuente: El Socialista Centroamericano No. 69 - octubre, 2007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.