Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Nueva titular del Interior asume con apoyo empresarial
Por Louisa Reynolds - Guatemala, 4 de abril de 2007

• Vielmann deja el gobierno a pesar del respaldo presidencial y del Gabinete de gobierno

• Según analistas, remoción de ministro es un cambio cosmético que deja entrever intereses empresariales

• Nueva ministra dice desconocer prácticas ilegales en el aparato policial

Según algunos analistas, el conjunto de decisiones gubernamentales tomadas en los últimos días en torno a la seguridad pública, muestra un pulso político abigarrado ya que no se ubican dentro de una estructura operativa claramente definida. El voto de falta de confianza por parte del Congreso debido a la crisis generada por el asesinato de tres diputados salvadoreños y su chofer y la posterior ejecución de los cuatro policías sindicados como autores materiales del crimen, obligó la salida del ministro de Gobernación, Carlos Vielmann, a pesar de que el gobierno y la cúpula empresarial cerraran filas detrás del ministro para evitar su destitución. Con Vielmann también se va el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Erwin Sperisen, y el director del Sistema Penitenciario, Víctor Rosales. Ahora queda la interrogante sobre qué medidas se tomará para dilucidar su responsabilidad en los hechos atribuidos directamente a sus subalternos, como la participación en ejecuciones extrajudiciales. La hoy sucesora de Vielmann, Adela Camacho de Torrebiarte, si bien le acompaña una trayectoria en el respeto a los derechos humanos, su elección no fue sorpresa ya que igual que su predecesor, está estrechamente ligada con la élite económica del país, por lo cual algunos analistas consideran el cambio como puramente cosmético. Por ello tampoco extraña que Camacho de Torrebiarte haya declarado diplomáticamente desconocer la existencia de grupos que actúen fuera de la ley en la PNC , lo cual ha suscitado dudas sobre su voluntad para implementar los cambios estructurales en la cartera de seguridad pública.

LAS RENUNCIAS DE VIELMANN Y SPERISEN. «He decidido presentar mi renuncia de forma irrevocable al señor presidente, y lo hago porque el tema de seguridad ciudadana ha sido tratado de manera política, y no institucional, por la oposición en un año electoral» dijo Vielmann, quien mantuvo firme su decisión de renunciar a pesar de que el presidente y el Gabinete respaldaran su gestión y rechazaran el voto de falta de confianza del Congreso (Prensa Libre, 27/03/07 e Inforpress 1697).

El gobierno insistió hasta el último momento, en que la permanencia de Vielmann en la cartera del Interior se politizó debido a la coyuntura electoral y que los partidos políticos que votaron contra él actuaron de forma oportunista y no motivados por un deseo de rescatar la institucionalidad del país.

Esta defensa podría calificarse como ingenua, ya que dada la coyuntura electoral, era inevitable que los partidos opositores buscaran proyectarse como una fuerza política con la voluntad necesaria para depurar y refundar el aparato de seguridad.

Pero podría argumentarse que debido a la gravedad de los señalamientos que se han hecho a raíz del caso de los diputados salvadoreños asesinados, se hubiera desatado una crisis siendo o no un período electoral, por lo cual atribuir la salida de Vielmann a la coyuntura electoral parecería un desesperado intento de tapar el sol con un dedo .

Algunos analistas advierten que la remoción del ministro no debiera significar que no se esclarezca su posible responsabilidad administrativa por los alegatos hechos contra funcionarios de la cartera de seguridad.

Mayra Palencia, de la Comisión por la Transparencia y Contra la Corrupción , dijo a Inforpress : « No cuestiono la figura del ministro Vielmann pero si hay responsabilidad administrativa se le debe deducir. A mí como ciudadana no me satisface que el Congreso le dé el voto de falta de confianza. En el caso de Víctor Rivera, algunos dicen que está vinculado al despacho, otros dicen que no. Son cosas que debieran ser totalmente esclarecidas.»

El investigador guatemalteco-venezolano, Víctor Rivera, con una larga trayectoria en Centroamérica, es asesor del Ministerio de Gobernación, y ha estado en el « ojo del huracán » pues ha estado a cargo de las investigaciones de los asesinatos de los parlamentarios (Inforpress 1694) –ver cuadro-.

SEGURIDAD NUNCA FUE PRIORIDAD. Varios analistas argumentan que la presente crisis evidencia que la seguridad nunca fue un tema prioritario para el gobierno, lo cual se evidenció cuando el presidente Óscar Berger declaró que quiere ser recordado «como el presidente de la infraestructura» ( La Hora, 2/02/07).

Desde el principio de su gestión, la política de seguridad de Berger parecía un tanto improvisada y carente de rumbo, lo cual se pudo entrever desde la salida de la Comisión de Seguridad del general Otto Pérez Molina, líder del Partido Patriota (PP), en 2004 y del inicial ministro de Gobernación, el abogado Arturo Soto Aguirre, hoy embajador en México. La relación entre Berger y Pérez Molina se amargó por el incumplimiento del pago a las ex Patrullas de Autodefensa Civil ( PAC ) y la disputa del dominio de la seguridad ciudadana. Como señala el analista Alfredo Ankermann, «Berger declaraba un día que no pagaba en tanto que al otro ofrecía a los ex-patrulleros hasta vender el Parque Central y el Palacio Nacional para cumplir su promesa de campaña. Un momento en que de manera dramática, el Ejército fue sometido a una reducción de efectivos, afectando su influencia, lo cual se combinó con una humillación desde el gabinete civil hacia la jerarquía militar» ( El Observador , No. 3. Noviembre 2006).

Cabe recordar que la llegada de Vielmann a la cartera de Gobernación se debió a la destitución de Soto Aguirre por acusaciones de corrupción. En otras palabras, Vielmann no fue parte del gabinete original y llegó al gobierno de una manera no estratégica.

Verónica Godoy, del Instituto de Monitoreo y Apoyo a la Seguridad Pública (IMASP), también apunta al aumento de los asesinatos durante la administración de Berger y al escaso presupuesto destinado a las unidades de investigación de la PNC, como evidencia de la falta de voluntad política del presente gobierno para hacer frente a la violencia y la inseguridad.

Godoy resalta el hecho de que según un informe de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), publicado la semana pasada, en 2006 se produjeron 5,885 muertes violentas, cifra que supera los 5,338 homicidios registrados en 2005, y que es la cifra más alta reportada en los últimos 10 años ( Inforpress 1697). La analista considera que estas estadísticas muestran la ineficacia de la política de este gobierno en materia de seguridad.

«Antes de la muerte de los diputados hubo otros escándalos que evidenciaron la corrupción de la policía. Durante este gobierno los índices de asesinatos se dispararon y esta curva ascendente muestra que la seguridad no ha sido un tema prioritario para este gobierno,» dijo Godoy.

CAMBIAN CARAS, NO ESTRUCTURAS. Desde la semana pasada, trascendió que cinco candidatos se habían ofrecido para ocupar el puesto de Vielmann, que se dividían en tres hombres y dos mujeres. Extraoficialmente se hablaba de Adela de Torrebiarte, miembro de Madres Angustiadas , organización que apoya a las familias de víctimas de secuestro y del Consejo Asesor de Seguridad (CAS); Helen Mack, activista pro-derechos humanos de la Fundación Myrna Mack, y del general Francisco Bermúdez, ex ministro de la Defensa Nacional , entre otros.

Cabe señalar que Camacho de Torrebiarte, anunciada el 27 de marzo como nueva ministra, ejerció presión junto con la cúpula del sector privado, para evitar la destitución de Vielmann con el argumento de que bajo su mandato ha disminuido la tendencia de los indicadores de violencia, aseveración que las cifras desmienten (Inforpress 1697).

La coincidencia entre Camacho de Torrebiarte y la Cámara de Industria, en el abierto respaldo a Vielmann manifestado en las últimas semanas, denota una característica de la política de seguridad del actual gobierno, la cual si bien no se enfoca en contrarrestar la inseguridad ciudadana, sí lo hace en los intereses de ciertos grupos de poder económico y de la clase media en los centros urbanos.

¿Quién es Adela Camacho de Torrebiarte?

Adela Camacho Sinibaldi de Torrebiarte sustituye ahora a Carlos Vielmann y es la primera mujer al frente del Ministerio de Gobernación. En 1995, Camacho de Torrebiarte fundó la agrupación Madres Angustiadas junto con otro grupo de mujeres de familias acaudaladas de Guatemala entre quienes destacan Michelle de Leal, Ana María de Klein, Dianne de Torrebiarte, María Estela de Aguirre, Sally Aguilar de Fleischman, Cuqui de Aguilar y Lucky de Becker.

El grupo se formó como un círculo de amigas preocupadas por la inseguridad después de que familiares fueron víctimas de secuestros. Camacho de Torrebiarte también es fundadora de la organización Familiares y Amigos contra la Delincuencia y el Secuestro (FADS). Junto con el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales (ICCPG), ambas organizaciones conforman la Instancia de Monitoreo y Apoyo a la Seguridad Pública (IMASP).

Antes de ser titular de la cartera del interior, Camacho de Torrebiarte fue integrante del Consejo Asesor de Seguridad (CAS) e integrante de la Comisión Nacional del Sistema Penitenciario. Además ha sido directora de la Federación de Fútbol.

La posibilidad de que Camacho de Torrebiarte ocupara un cargo público ya se había planteado en los comicios anteriores: «Álvaro Colom me habló en un momento de ser candidata a la Vicepresidencia y luego al Ministerio de Gobernación. Realmente no he sido ni estoy afiliada a un partido político, lo cual puede ser una debilidad o una fortaleza a la hora de hacer equipo con un gobernante que uno no conoce. Sin embargo, por «quijotada», como dicen, acepté el reto del Ministerio de Gobernación» Prensa Libre, Revista D-Frente, 10/4/05).

Cabe recordar que las organizaciones Madres Angustiadas y FADS , respaldaron la estructura paralela de investigaciones de secuestros que el ministerio de Gobernación del gobierno de Álvaro Arzú, montó en 1996, al mando de Víctor Rivera, y que sigue vigente a la fecha.

Cuando el 5 de agosto de 1997, fueron allanadas dos oficinas donde supuestamente se realizaban esas investigaciones, se conoció que el responsable era Rivera , entonces asesor del ministro Rodolfo Mendoza , todo ello motivado por la denuncia del representante de Guardianes del Vecindario, Óscar Recinos, de que Rivera poseía información para esclarecer numerosos secuestros que no había hecho llegar a las autoridades.

Tras ese escándalo, María Estela de Aguirre , de Madres Angustiadas, salió en defensa de Rivera : «Aguirre subrayó que a Madres Angustiadas el investigador Rivera les ha resuelto muchos casos que llegaron a feliz término y que por ello lo han recomendado, pero resulta difícil que los favorecidos lo digan públicamente por cuanto es delicado ya que se capturan a los delincuentes y después los sueltan» ( Siglo Veintiuno , 6/8/97).

Camacho de Torrebiarte también ha sido víctima de familiares secuestrados. En 1996, un hijo suyo fue secuestrado y liberado sano y salvo. El 4 de mayo de 2001, el joven Juan Andrés Torrebiarte Novella, empresario y sobrino de Camacho de Torrebiarte, fue secuestrado cerca del Centro Gerencial Margaritas en la zona 10 capitalina. Los plagiarios, miembros de la banda Los Pasaco , pedían un rescate de US$8 millones a la familia del secuestrado, a quien amputaron la falange del dedo meñique de la mano izquierda, que enviaron como prueba a sus familiares. El 24 de mayo fue rescatado ( La Hora , 5/9/02).

Uno de los detenidos por el secuestro de Torrebiarte Novella, José Rolando Mendoza García, también fue sindicado de haber participado en el secuestro y asesinato de la empresaria Isabel Bonifasi de Botrán, de 88 años, en enero de 1997 (Prensa Libre, 02/04/07). En este caso, la Misión de Verificación de las Naciones Unidas (MINUGUA), cuestionó la participación de efectivos militares en una operación, que según la entidad, no correspondía al Ejército. La entidad afirmó que los cuatro secuestradores capturados fueron severamente torturados (Inforpress, 10/10/97).

De acuerdo con el séptimo informe de la MINUGUA, el Comando Antisecuestros del Estado Mayor Presidencial (cuya existencia fue negada por el gobierno de Álvaro Arzú), participó en la captura de los secuestradores de la señora Bonifasi de Botrán, al igual que en la captura del combatiente de la Organización Revolucionaria del Pueblo en Armas (ORPA), involucrado en el secuestro de Olga Alvarado de Novella , realizado por la guerrilla durante la última etapa de sus negociaciones con el gobierno.

A ese comando se le responsabilizó de la desaparición forzosa del guerrillero Juan José Cabrera Rodas o Mincho, uno de los autores del secuestro de Alvarado de Novella (Inforpress, 10/10/97). Olga Alvarado de Novella era esposa de Enrique Novella Camacho, una de las principales figuras de Cementos Progreso, hoy ya fallecidos.

El general e ingeniero petrolero Marco Tulio Espinosa Contreras, quien ejerció como jefe del Estado Mayor Presidencial (EMP) en este período fue señalado de organizar este comando anti-secuestros y sindicado de operaciones secretas e ilícitas (Inforpress, 3/12/99). Espinosa Contreras actualmente integra el Movimiento Pro Reforma y se le ha vinculado con el espionaje telefónico desde los sótanos de la municipalidad capitalina.

Por esos casos, MINUGUA concluyó que «La participación ilegal en operativos antisecuestros de instituciones a las cuales no compete dicha función, sin perjuicio de que se inscriba en el empío de enfrentar el crimen organizado, constituye una grave violación del compromiso de que no existan cuerpos de seguridad ilegales», declaración que provocó que los hijos de la señora Bonifasi de Botrán , cuestionaran el proceder de dicha misión.

Llama la atención el hecho de que el CACIF , agrupación que respaldó a Carlos Vielmann hasta el último momento, a pesar de los señalamientos de que escuadrones de la muerte operan desde el interior del Ministerio de Gobernación, emitió un comunicado en esos días respaldando el cuestionamiento hecho a la MINUGUA (Inforpress, 10/10/97) .

En varias ocasiones, Adela Camacho de Torrebiarte se ha pronunciado a favor de la pena de muerte para los secuestradores: «En Guatemala existe la pena de muerte. Yo estoy en la aplicación de la ley pronta y cumplida» ( Gente 21 , 22/8/05). Éste ha sido un tema muy polémico en el país.

En junio de 2005, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ( CIDH) dictaminó que el Estado « viola el derecho a solicitar el indulto o conmutación de la pena de los condenados a muerte, al no existir un procedimiento que regule la autoridad facultada para concederlo » (Prensa Libre, 6/7/05).

Hoy, Camacho de Torrebiarte llega al gobierno con un amplio respaldo del sector privado. La cúpula empresarial avaló abiertamente su nombramiento como titular del ministerio de Gobernación: «Es una persona con carácter, es transparente y honrada,» dijo Ricardo Sagastume , presidente de la Cámara de Industria ( CIG ) - Siglo Veintiuno , 28/3/07).

No es sorprendente que Camacho de Torrebiarte fuera la candidata preferida del sector privado para ocupar el puesto de Carlos Vielmann , ya que la nueva ministra, al igual que su predecesor, está intrínsicamente ligada a la élite financiera e industrial del país.

Luis Pedro Torrebiarte Lantzendorffer, esposo de Adela Camacho de Torrebiarte, ha sido presidente de la gremial de exportadores de cardamomo y dueño de fincas en Cobán, Alta Verapaz. Luis Pedro tiene tres hermanos, Juan Miguel , quien es presidente del Banco Industrial y fundador de la Financiera Industrial * , y varias veces presidente de la CIG y del CACI .

Otro hermano, Carlos Emilio, es presidente de la Hulera Centroamericana S.A., empresa clave del Grupo Cobán, fundado por los Torrebiarte Lantzendorffer, y presidente de la junta directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Juan Miguel y Carlos Emilio fueron presidentes de la Asociación Amigos del País. Esta asociación ha estado conformada por personas de la clase económica más poderosa del país como Walter Widmann, Manuel Ayau Cordón (economista neoliberal, fundador de la Universidad Francisco Marroquín y actual proponente del Movimiento Pro Reforma), Roberto Alejos Arzú , Jorge Serrano Elías, ex presidente, Juan Francisco Reyes López, ex vicepresidente, Julio Matheu Dúchez, ex ministro de Economía en el gobierno de Efraín Ríos Montt, y Juan Maegli.**

Otro de los hermanos, Carmelo Torrebiarte, es miembro del consejo ejecutivo del Grupo Cobán (de la cual forma parte la Industria de Calzado Cobán), presidente de la Fundación para el Desarrollo (FUNDESA), director del Centro para la Acción de la Responsabilidad Social Empresarial en Guatemala (CENTRARSE), antiguo presidente de la Gremial de Exportadores de Productos No Tradicionales (AGEXPRONT) y de la Asociación de Gerentes de Guatemala. Carmelo de Torrebiarte es esposo de Dianne de Torrebiarte , miembro de Madres Angustiadas .

Otros miembros prominentes de la familia Torrebiarte son: José Miguel Torrebiarte Novella , presidente de Cementos Progreso; Carlos Torrebiarte Alvarado*** , presidente de la Gremial de Productores de Leche; y Diego Torrebiarte, director de la Gremial de Industriales Exportadores y de Hulera Centroamericana S.A.

El Grupo Cobán, la Gremial de Exportadores de Productos No Tradicionales, la Cámara de Industria, y los Grupos Corporativos como Novella y Castillo, han sido pilares del gobierno de Berger .

*Es importante recordar que el Banco Industrial ( BI ) fue el gran beneficiario de la reciente liquidación del Banco del Comercio ( BANCOMER ): «Consolidado como el banco más grande del país, el BI ha visto un crecimiento sin precedentes a partir de octubre de 2006, tras la liquidación del BANCAFE y la campaña negra lanzada contra el Banco G&T Continental. Su último logro, después de adquirir el viejo Banco de Occidente en una operación también cuestionada, fue captar los depósitos de unos 12 mil ahorrantes de BANCOMER. Sin embargo, ese traslado financiero se dio en medio de un proceso poco claro, cuestionado por varios bancos en su momento. El actor clave para que el BI fuera el ungido fue el Comisionado Presidencial, Richard Aitkenhead» El Observador, No 4, febrero 07).

** Luis Solano , Guatemala: Petróleo y Minería en las Entrañas del Poder . Inforpress , 2005.

***Las familias Alvarado y Camacho están emparentadas con los Novella .

Según el columnista Gustavo Berganza, la postura del sector privado ante la presente crisis muestra una visión de la seguridad que valora la protección de la propiedad privada, aun a expensas de la seguridad ciudadana, lo cual explica el respaldo del sector privado a la gestión del presente gobierno a pesar de que las cifras muestran un claro repunte de la violencia bajo la administración Berger : «En la medida en que se incrementan los homicidios disminuyen los asaltos a bancos, robos a turistas, robos de vehículos, asaltos en autobuses, extorsiones y secuestros. De acuerdo con este razonamiento, de alguna manera implícito en el comunicado que publicó la Cámara de Industria la semana pasada, no debiéramos preocuparnos por los homicidios porque esto puede tener implícito una disminución en el número de ladrones» ( elPeriódico, 27/3/07).

Las integrantes de la organización Madres Angustiadas, fundada en 1995, pertenecientes a familias del poder económico del país, comparten los mismos intereses que los gremios empresariales y están estrechamente ligadas por vínculos familiares.

Adela Camacho de Torrebiarte, en particular, está vinculada a la familia Torrebiarte Lantzendorffer , una de las familias más poderosas del país y uno de los principales pilares de soporte del presente gobierno (ver cuadro).

Por lo tanto, su nombramiento como titular de la cartera del Interior no fue una sorpresa. Cabe recordar que el ex ministro Vielmann , quien entró al gobierno de manera similar tras la destitución de Arturo Soto Aguirre , también pertenece al gremio industrial.

Antes de fungir como ministro, Vielmann había destacado como presidente de la Cámara de Industria y responsable en el tema de seguridad de los agremiados. Félix y Jorge Montes , familiares del coronel Carlos Vielmann (padre) donaron al Estado 45 hectáreas de la finca Chapán, Champerico, Retalhuleu, para la construcción del megaproyecto de Champerico*. Ahora, con el nombramiento de Camacho de Torrebiarte , el patrón pareciera repetirse.

Héctor Rosada , analista e integrante del Movimiento Amplio de Izquierda ( MAIZ ), recalcó que la remoción de Vielmann sería un cambio puramente cosmético si no iba acompañado de cambios estructurales profundos: «El que viene trabajará con la misma gente, procedimientos y vicios. Cualquiera que acepte ese cargo sin la garantía de que podrá hacer cambios en las estructuras, es como que aceptara ser la tapadera de la cloaca» ( elPeriódico , 27/03/07).

El beneficio de la duda brindado a la nueva ministra, tambaleó de entrada cuando en su discurso de toma de posesión Camacho de Torrebiarte declaró desconocer la existencia de grupos que actúen fuera de la ley en la PNC , refiriendo que prefería no emitir opinión de algo que desconoce.

De manera diplomática no quiso reconocer las múltiples denuncias presentadas en los últimos meses por la Procuraduría de los Derechos Humanos ( PDH ), el informe del relator de Naciones Unidas, Phillip Alston y demás organizaciones civiles que han señalado las políticas de ejecuciones extrajudiciales, a lo cual se suma el asesinato de los diputados salvadoreños, crimen atribuido a agentes de la PNC.

Varias organizaciones sociales han señalado que la ministra debe conocer primero las condiciones en que se encuantra el ministerio antes de emitir juicios pero que no puede escudarse en este argumento para fingir ignorancia ( La Hora , 28/3/07).

Como recalca el director del vespertino La Hora , Óscar Clemente Marroquín , «un problema cuya existencia no se reconoce no puede ser nunca resuelto» ( La Hora , 28/03/07) pero los métodos ilegales que han sido señalados en el pasado en el rescate de secuestrados hacen que éste sea un tema espinoso que la élite empresarial no quisiera tocar.

*Luis Solano, Guatemala: Petróleo y Minería en las Entrañas del Poder . Inforpress , 2005.


En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.