Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Seguridad: cambios buscan paliar crisis
Por Louisa Reynolds - Guatemala, 25 de abril de 2007

• Nombran a general retirado como Secretario Técnico del Consejo Nacional de Seguridad

• Adela de Torrebiarte anuncia depuración de la PNC y reestructuración de la DINC

• Cambios no son estructurales y representan un puente para el próximo gobierno

Una semana después de que la nueva ministra de Gobernación, Adela de Torrebiarte, renovara la plana mayor de la cartera del Interior, se llevó a cabo la primera sesión del Consejo Nacional de Seguridad (CNS) y se nombró al general retirado Julio Balconi Turcios como Secretario Técnico . Aunque el general Balconi tiene una larga carrera en el campo de la defensa militar, algunos analistas han expresado cierta reserva sobre su capacidad de dirigir un proyecto de seguridad ciudadana. La ministra de Gobernación también anunció una depuración de la Policía Nacional Civil (PNC) y una reestructuración de la División de Investigación Criminal (DINC). En su conjunto, los cambios buscan limpiar la imagen del cuerpo de seguridad, empañada tras el asesinato de tres diputados salvadoreños y la posterior ejecución de cuatro policías sindicados como autores materiales del crimen. Las medidas anunciadas también responden a la presión ejercida por las autoridades salvadoreñas, quienes exigen una mayor celeridad en la investigación del caso y a la preocupación manifestada por la comunidad internacional en cuanto al deterioro de la seguridad pública. La depuración de la PNC ha despertado el temor de que el paradero de los agentes destituidos por actos ilícitos pudiera ser el crimen organizado.

EX MILITAR DIRIGIRÁ SECRETARÍA TÉCNICA. Entre las acciones de las nuevas autoridades de Gobernación se encuentra la creación del Consejo Nacional de Seguridad (CNS), el cual se constituyó el 16 de abril, ente impulsado por el Consejo Asesor de Seguridad (CAS) para coordinar la inteligencia civil y el trabajo entre las instituciones de seguridad, y promover cambios a la legislación en materia de seguridad ciudadana. Tras constituirse, se nombró inmediatamente al general retirado Julio Balconi Turcios como Secretario Técnico.

El general Balconi tiene una amplia trayectoria en el ministerio de la Defensa tras haber participado durante 35 años en la institución armada y ejercido como titular de esta cartera entre 1996-1998 bajo la administración de Álvaro Arzú (ver cuadro). Pero se le recuerda más por haber integrado la comisión negociadora del gobierno para alcanzar los Acuerdos de Paz con la guerrilla.

El cargo ahora ocupado, también conlleva la presidencia de la Coordinadora Nacional para la Prevención de Desastres (CONRED). Algunos analistas han cuestionado hasta qué punto reúne los requisitos para dirigir un proyecto de seguridad nacional y no de defensa.

El analista Héctor Rosada, dijo a Inforpress : «Si Julio [Balconi] ya manejó el ministerio de Defensa es capaz de manejar una secretaría técnica. La pregunta es si su posterior paso por el CAS ha sido suficiente para calificarlo para poder formular un proyecto de seguridad nacional y ya no de defensa

Rosada añadió que el ámbito de alcance de lo que el general Balconi pueda hacer dependerá de la voluntad política del gobierno para implementar cambios estructurales en las instituciones de seguridad: «Cualquiera que asuma ese mando que no tenga la certeza de que puede hacer cambios en la estructura, y que va a contar con los recursos humanos y con la información necesarios va a ser como la tapadera de la cloaca. Lo que está haciendo es sentarse sobre la porquería que va a seguir abajo. Va a ser el papel y la moña de un paquete sucio. Pero eso no depende de la persona, eso depende de las condiciones en que lo acepte [el cargo] y de cómo el sistema desea que sea. El ámbito de alcance de lo que Julio [Balconi] pueda hacer depende mucho del ámbito de alcance de lo que Adela [de Torrebiarte] pueda hacer.»

Previo a su nombramiento como Secretario Técnico del CNS, el general Balconi fue integrante del CAS, cargo que también ocupó De Torrebiarte y ambos eran cercanos en ese grupo asesor. Rosada señaló que «existe un compañerismo y lealtad entre los integrantes del CAS» y que «aprenden a trabajar juntos.»

Creado en junio de 2004 con el fin de fiscalizar a las instituciones de seguridad y efectuar propuestas, el CAS ha tenido poca relevancia hasta que el asesinato de los diputados salvadoreños sumergió al gobierno en una profunda crisis.

Desde el principio, la falta de presupuesto, infraestructura y personal, aunado a que sus propuestas y recomendaciones no son vinculantes, limitaron el poder de incidencia de esta entidad y el presidente Óscar Berger mostró poca voluntad para atender las recomendaciones del CAS, lo cual se evidenció cuando no se tomó en cuenta la opinión del grupo asesor en el nombramiento de Carlos Vielmann como ministro de Gobernación. Sin embargo, tras la remoción de Vielmann, el mandatario se vio obligado a recurrir al CAS, el cual ha ganado espacio. Fuentes cercanas al CAS han señalado que Vielmann era hostil hacia el grupo asesor y fue instrumental en que el presidente no acatara sus recomendaciones.

Cabe recordar que los integrantes del CAS, entre ellos conocidos dirigentes sociales, fueron criticados por representantes de la sociedad civil, por no plantear críticas sobre la gestión del gobierno en materia de seguridad. Por eso, queda por verse si esta entidad incidirá en la implementación de cambios estructurales en el cuerpo de seguridad o si su nuevo rol es parte de una fachada.

DEPURACIÓN: ¿UNA ASPIRINA CONTRA EL CÁNCER? Como parte de las reformas a las instituciones de seguridad, la ministra de Gobernación, Adela de Torrebiarte anunció que se están analizando 1,200 a 1,500 expedientes de agentes de la PNC que serán destituidos por actos ilícitos y dijo que se evaluará todo el personal de la institución.

De momento, se está a la espera de que se publique la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC) que permite al Estado el despido, por justa causa, de policías, para concretar las primeras 200 destituciones.

Además, se anunció una reestructuración de la División de Investigación Criminal (DINC) con la creación de equipos especiales de delitos, entre los que destaca el de feminicidios, y se reagrupará el personal diseminado en pequeños grupos en distintas comisarías.

Sin embargo, cabe señalar que los agentes policiales Luis Arturo Herrera López, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar Méndez sindicados como los autores materiales del asesinato de los diputados salvadoreños y ejecutados en el penal de alta seguridad de El Boquerón, el 25 de febrero, tenían un expediente aparentemente limpio, lo cual evidencia que la depuración de agentes con antecedentes criminales no necesariamente conllevará la eliminación de todos los elementos involucrados en actividades ilícitas, especialmente aquellos que han participado en operaciones de limpieza social.

La depuración policial despierta la interrogante de qué medidas se tomarán para que los crímenes imputados a los policías destituidos tengan salida procesal y resulten en condenas. Algunos analistas también han expresado el temor de que el paradero de los policías destituidos por actos ilícitos pudiera ser el crimen organizado y señalan la ausencia de mecanismos de rehabilitación y resocialización para estos agentes.

Otro tema que escapa el alcance de una depuración policial, es la supuesta adoctrinación religiosa de los agentes de la PNC que se produjo bajo el mando del ahora ex director, Erwin Sperisen. Un artículo publicado por The New York Times analiza cómo tanto el Ministerio de Gobernación como la PNC de Guatemala, optaron por la creación de escuadrones de la muerte en los últimos tres años en un esfuerzo de combatir la violencia pandillera.

De acuerdo con un alto oficial de las Naciones Unidas, cuyo nombre no cita el diario estadounidense, los agentes que integran estos escuadrones suelen pertenecer a iglesias evangélicas que consideran las ejecuciones extrajudiciales de los pandilleros como un «trabajo santo.» ( The New York Times , 5/3/07).

Esta aseveración ha tomado fuerza después de que Sperisen hiciera unas reveladoras declaraciones, recientemente, en el programa «Valor y Servicio» que transmitía el Canal 27 de televisión desde agosto de 2004. El canal es propiedad del pastor Luis Fernando Solares Balsells, empresario y líder de la Iglesia Jesucristo La Familia de Dios .

En el programa, se transmitían reportajes resaltando aspectos positivos de la PNC y Sperisen recibía y contestaba mensajes de los televidentes.

Cuando Sperisen lo dio a conocer, dijo que «el programa de orientación cristiana será de tipo testimonial y de opinión para «recuperar los valores que se han perdido en la sociedad». Según señaló en aquel momento la agencia AFP, unos 50 agentes de la policía que han destacado por su abnegación en la institución han expresado su intención de dar a conocer voluntariamente su testimonio con la intención de que la población recupere la confianza en las fuerzas de seguridad pública. «Reconocer que creemos en Dios no significa que seamos tibios en tomar decisiones para enfrentar los problemas; al contrario, tengo más fortaleza porque sé en quien estoy creyendo», puntualizó Sperisen (AFP, 8/8/04).

Durante su último programa, el 2 de abril, Sperisen declaró: «Incurrimos en ilegalidades, pero hicimos lo justo.» Se dice que bajo el mando de Sperisen , los agentes fueron sometidos a prédicas diarias de pastores evangélicos y que una interpretación extrema de esta doctrina convirtió la lucha contra la violencia en una «guerra santa» contra el mal en la que se justificaban prácticas de limpieza social para eliminar a pandilleros y otros «indeseables sociales

Por lo tanto, tras la remoción de Sperisen y la anunciada depuración de la PNC queda la interrogante de hasta qué punto la institución policial fue permeada por esta visión distorsionada de la doctrina evangélica y qué medidas se tomarán para contrarrestar la adoctrinación pseudoreligiosa que se produjo bajo el mando de Sperisen .

I . Julio Balconi: algunos antecedentes.

El general Julio Balconi fue alumno de la Escuela de las Américas (SOA) en Fort Benning, Georgia, institución que entrenó a más de 61,000 soldados latinoamericanos en técnicas de combate, tácticas de comando, inteligencia militar y técnicas de tortura durante la Guerra Fría (Inforpress, 1687). Sobre las tácticas represivas utilizadas por la contrainsurgencia durante el conflicto armado, Balconi declaró: «La tortura no fue producto de una política militar no de un plan de gobierno. Si hubo, fueron técnicas usadas ilegalmente» (Prensa Libre, Revista D-Fondo, No 62, 11/9/05).

También se ha vinculado al general Balconi al grupo militar conocido como «El Sindicato» cuyos miembros -entre ellos el general (r) Otto Pérez Molina, candidado presidencial del Partido Patriota (PP)- representaron la línea militar a favor de la institucionalidad, opuestos al grupo conocido como «La Cofradía», una camarilla de oficiales de inteligencia militar, tanto en ejercicio como retirados, y una especie de fraternidad interna del Ejército supuestamente dirigida por los generales retirados Manuel Callejas y Callejas y Luis Francisco Ortega Menaldo*, a quienes se les vinculó a la línea dura de la institución armada, y quienes hoy se afirma dirigen parte del crimen organizado.

El nombramiento del general Balconi como ministro de Defensa bajo el gobierno de Arzú se produjo junto con la destitución de 23 militares, quienes fueron reemplazados por militares supuestamente identificados con la línea institucional, entre los cuales se encontraba el ahora presidenciable del PP, Otto Pérez Molina.

Cabe recordar que estos militares, en especial Pérez Molina, advocaban la tesis de la Estabilidad Nacional, según la cual, dentro de la institución castrense existen vulnerabilidades como violaciones de derechos humanos, corrupción o narcotráfico que por diversas razones se convierten en inevitables, ya que combatirlas podría desestabilizar a la institución y al Estado. Por lo tanto, esas vulnerabilidades debían ser «manejadas» para evitar que se convirtieran en amenazas.

El general Balconi también encabezó el Partido Movimiento Principios y Valores (MPV) junto con Juan Francisco Bianchi Castillo, pastor de la corriente neopentecostal y ex-dirigente del Partido Acción Reconciliadora Democrática (ARDE). El MPV, disuelto hace tres años, participó junto con Unión Democrática (UD) en las elecciones de 2003. Bianchi Castillo fue vocero del régimen de facto del general Efraín Ríos Mont e igualmente durante el gobierno de Jorge Serrano Elías .

* National Security Archive, 1991: 4.

Junto con la depuración de la la semana recién pasada la ministra de Gobernación pidió la renuncia de 20 militares que fungen en altos mandos de la PNC, desde que Sperisen asumió la máxima jefatura en julio de 2004.

La decisión de la nueva ministra de Gobernación de dar marcha atrás podría representar una admisión de que la militarización de la PNC no dio ningún resultado positivo o incluso, que la militarizacion ha cumplido con el objetivo trazado y que se da por terminada su función durante esta administración.

En los cambios a las instituciones se puede entrever la influencia de la comunidad internacional, y en especial de la cooperación española, la cual ha instado al gobierno a tomar las medidas necesarias para depurar la PNC de agentes corruptos. Desde la firma de los Acuerdos de Paz, la Guardia Civil Española ha capacitado a agentes de la PNC y varios de los nuevos viceministros nombrados por De Torrebiarte la semana recién pasada, entre ellos el nuevo viceministro de Seguridad, Carlos Vinicio Gómez Ruiz, recibieron capacitación en España.

Las medidas anunciadas por De Torrebiarte parecerían indicar un cambio de rumbo en materia de seguridad pero persisten las interrogantes sobre hasta qué punto se están efectuando cambios estructurales. Como indica Rosada, «disolver por un lado y depurar por el otro es como tomar aspirinas para un cáncer. Son medidas aisladas.»

Algunos analistas también señalan que «los mismos grupos de poder que han apoyado el presente gobierno están ahora detrás de Álvaro Colom, presidenciable de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), quien se perfila, según las encuestas, como el candidato con más posibilidades de ganar las elecciones y que algunos de los funcionarios recién nombrados en la Cartera del Interior están diseñando la política de seguridad de este partido. Por lo tanto, argumentan que los supuestos cambios en esta Cartera tienen como objetivo ulterior preparar el terreno para un próximo gobierno» ( Inforpress 1699 ).

Fuentes que conocen de cerca la política de seguridad de la UNE prevén pocos cambios significativos y una continuidad con las políticas del presente gobierno. La política de seguridad bajo un gobierno de la UNE se vislumbra como fuertemente influenciada por los intereses del sector privado y en especial la industria de seguridad privada y los intereses del Ejército.


En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.