Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Auge de inversión extranjera pero con poca incidencia en desarrollo social
Por Louisa Reynolds - Guatemala, 31 de mayo de 2007

• Inversión extranjera directa en el istmo aumentó 61% en 2006

• CEPAL: falta aplicar políticas activas

• Analistas estiman necesario políticas más selectivas para atraer inversión de calidad

Sendos informes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Conferencia de las Naciones Unidas Sobre el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés) muestran que a nivel latinoamericano se dio un ligero aumento en el volumen de inversión extranjera directa (IED) con respecto a 2005. De ese monto establecido por arriba de los US$70 mil millones, Centroamérica recibió US$5,199.7 millones, 61% más que en 2005, siendo Panamá y Costa Rica los que mayores ingresos en concepto de IED captaron en 2006, mientras El Salvador y Guatemala se rezagan. Analistas consultados por Inforpress, señalan que los gobiernos centroamericanos han adoptado «políticas agresivas» para atraer la IED , que incluyen exenciones fiscales y la provisión de una mano de obra barata y flexible. Los analistas coinciden en que estas políticas han sido poco selectivas y han atraído un tipo de inversión extranjera que lejos de beneficiar a los países del istmo, ha exacerbado la desigualdad y no ha generado empleos estables y de calidad.

INVERSIÓN EXTRANJERA EN AUMENTO. De acuerdo con el estudio de CEPAL, titulado « La Inversión Extranjera en América Latina y el Caribe 2006», publicado este mes, a nivel centroamericano Panamá y Costa Rica captaron los mayores ingresos en concepto de Inversión Extranjera Directa ( IED ) en 2006, con US$2,560 millones y US$1,436 millones, respectivamente. Los mayores receptores de la IED en Costa Rica fueron los sectores industrial (electrónica- INTEL ), inmobiliario y financiero; mientras que el significativo aumento en Panamá, CEPAL lo explica así: « El repunte en 2006 se debe en gran parte a la adquisición de Banistmo, además de otros bancos con sede en Panamá. Otros sectores en los que se realizaron inversiones importantes fueron el de infraestructura, inmobiliario y turístico. » (ver Cuadro I).

Entre los sectores que la IED ha penetrado en Centroamérica, el sistema bancario es de los de mayor atracción, según CEPAL .

En el caso de El Salvador, se reporta una caída drástica, mientras que el resto de países experimentaron leves incrementos con respecto a 2005.

Sobre la significativa caída de la IED en El Salvador, CEPAL no es pesimista y advierte que habrá recuperación tomando en cuenta lo sucedido en 2005. CEPAL señala que en ese país «… Aunque gran parte de las inversiones extranjeras se destina al sector de prendas de vestir, se ha observado una diversificación hacia nuevos sectores, entre ellos piezas para automóviles y electrónica, desarrollo de software, telecomunicaciones, externalización de procesos empresariales y centros de distribución y de llamadas. »

Finalmente, mientras Honduras y Nicaragua concentraron la IED en el sector textil, en Guatemala los sectores más beneficiados fueron comunicaciones, comercio e industria química.

PANAMÁ SIGUE DE LÍDER: UNCTAD. De acuerdo con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo ( UNCTAD , por sus siglas en inglés), en 1990, para Belice, Guatemala y Panamá la IED acumulada anualmente representaba un ingreso importante como porcentaje de su Producto Interno Bruto ( PIB ).

Tres lustros después, Panamá persiste a la cabeza pero se da un repunte importante en Belice y Nicaragua y, hasta cierto punto, Honduras mientras que Guatemala se ha estancado. Actualmente, para Panamá, Nicaragua y Belice, la IED representa un ingreso igual o mayor al 50% como porcentaje del PIB (ver Cuadro II).

La UNCTAD clasifica anualmente a los países según sus entradas efectivas y su potencial de atracción de IED . Con base en esto, la UCTAD elabora una matriz de cuatro elementos: «pelotón de cabeza,» países con un elevado potencial de atracción y un elevado índice de entradas efectivas de IED ; «países por encima de su potencial,» con un bajo potencial de atracción pero con un elevado índice de entradas efectivas de IED ; »países por debajo de su potencial,» con un elevado potencial de atracción pero con un bajo índice de entradas efectivas de IED ; y «pelotón de cola», países con un bajo potencial de atracción y un bajo índice de entradas efectivas de IED .

Actualmente, Panamá se sitúa en el «pelotón de cabeza,» Costa Rica, Honduras y Nicaragua se encuentran entre los «países por encima de su potencial,» y El Salvador y Guatemala van rezagados en el «pelotón de cola» .

I. Ingresos netos de Inversión Extranjera Directa.
Período 1992-2006 (millones de US $)

 

1992-1996

1997-2001

2002-2006

2005

2006

Costa Rica

307

502

830

861

1436

El Salvador

13

366

342

517

204

Guatemala

91

319

186

208

325

Honduras

50

187

301

372

385

Nicaragua

62

235

237

241

290

Panamá

271

892

1094

1027

2560

Fuente: CEPAL


II. Inversión Extranjera Directa acumulada a cada año,
como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB)

 

1990

2000

2004

2005

Belice

22

39.6

53.7

57.7

Costa Rica

18.2

17

24.2

25.8

El Salvador

4

15

23.5

24.7

Guatemala

22.7

18.1

16.7

17

Honduras

9.6

23.6

31.6

31.5

Nicaragua

4

35.8

50.3

49.1

Panamá

36.2

58.3

67.8

64.8

Fuente: World Investment Report, 2006. UNCTAD.

INESTABILIDAD, INFRAESTRUCTURA DEFICIENTE Y ALTOS COSTOS ENERGÉTICOS. Los analistas consultados por Inforpress atribuyen el rezago de países como Guatemala y El Salvador en ingresos de IED a diversos factores como las elevadas tarifas de la energía eléctrica en la mayor parte de la región, una deficiente infraestructura y un clima de inestabilidad generado por la violencia.

El costo de la energía eléctrica es muy elevado debido a la dependencia sobre los derivados del petróleo y un relativo estancamiento en el desarrollo de proyectos en base a recursos renovables, lo cual eleva considerablemente los costos de producción para los inversores extranjeros.

En Guatemala, por ejemplo, el precio de la energía eléctrica por Mwh ha mantenido un marcado crecimiento y, para febrero 2007, se cotizó en US$79.78, aumentando 63% con relación a 2004 ( Inforpress 1692 ).

La excepción importante es Costa Rica, donde la generación eléctrica se mantiene en manos del Estado, las tarifas están entre las más bajas de la región y la dependencia es mínima en relación con los derivados de petróleo ( Inforpress 1627 ).

A esto se suman los rezagos en la infraestructura visibles en la mayor parte de la región y la creciente violencia en los países del « triángulo norte ». Las cifras comparativas entre los países de la región registran 55.5 homicidios por cada 100 mil habitantes en El Salvador, 40.6 en Honduras y 37.5 en Guatemala.*

Según el Banco Interamericano de Desarrollo ( BID ), en Guatemala « la violencia social reduce la inversión extranjera y nacional y disminuye el ahorro interno, obstaculizando así las posibilidades de crecimiento económico» (Inforpress 1686).

Un estudio sobre Guatemala, elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo ( PNUD ), en 2006, estimó un dato conservador para gasto de seguridad privada en 2005, para hogares y empresas, de Q4,307 millones (unos US$561 millones - Inforpress 1698 ).

Además, varios analistas han señalado que aunque la «mano de obra barata» es considerada como uno de los atractivos para la IED en Centroamérica, la falta de mano de obra calificada impide que muchos países de la región atraigan inversiones de mayor calidad.

Según estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo ( OIT ), Costa Rica y Panamá tienen, respectivamente, 2.6% y 4.1% de su fuerza de trabajo sin educación, mientras que sólo 11.9% y 9.2%, respectivamente, no concluyeron la primaria.

Los índices son muy altos en países como Guatemala (24.2% sin estudio, 31.1% sin primaria), El Salvador (12.8% sin estudio, 43% sin primaria) y Honduras (28.9% sin estudio, 43% sin primaria); sucede lo contrario con Nicaragua (13.8% sin estudio y 33.2% sin primaria), considerados intermedios ( Inforpress 1703 ).

*Centroamérica desde una perspectiva de derechos humanos, 2005-2006, Grupo de Apoyo Mutuo (GAM)

ESTRATEGIAS DE INVERSIÓN POCO SELECTIVAS. Según la CEPAL, la IED tiene el potencial de generar empleo, aumentar la productividad, transferir conocimientos especializados y tecnología, aumentar las exportaciones y contribuir al desarrollo económico a largo plazo de los países en desarrollo.

Por lo tanto, cabe preguntarse por qué aún en los países del istmo con mayores ingresos de IED , las estadísticas no muestran una correlación entre el incremento de la inversión y los indicadores de desarrollo humano, como la generación de empleo (ver Cuadro III). A manera de ejemplo, UNCTAD establece que Guatemala ha captado IED , desde 1970, por más de US$4,500 millones.

La CEPAL advierte que para atraer IED de calidad es preciso «aplicar políticas activas e integradas que formen parte de las estrategias de desarrollo nacional» y critica las políticas «pasivas e inconexas» que se aplican en este ámbito en América Latina y el Caribe.

Varios analistas señalan que los gobiernos del istmo, lejos de adoptar políticas «pasivas», han adoptado diversidad de medidas para estimular la IED , como el otorgamiento de exenciones fiscales para empresas extranjeras (especialmente en la industria extractiva) y el relajamiento de la legislación ambiental y laboral.

III. Aumenta la inversión pero no el empleo

Las estadísticas hasta ahora no reflejan una correlación entre el aumento de la IED en la región y la generación de empleo. Según el documento Panorama Laboral 2006, América Latina y el Caribe de la Organización Internacional del Trabajo ( OIT ), no obstante el buen desempeño del Producto Interno Bruto ( PIB ) en la mayoría de los países de América Latina, la informalización del empleo se mantiene alta y coexisten los trabajos formales e informales en casi igual proporción: 51.5% y 48.5% del total de ocupados (Inforpress 1693).

Centroamérica no ha escapado a esta tendencia. Guatemala es el país de la región con el mayor índice de empleo informal (75%), seguido por Nicaragua con 58.8% y El Salvador con 56%. En Panamá, que cuenta con los mayores ingresos de IED , las cifras de la última encuesta de hogares de agosto 2006, reflejan que continúa el proceso de informalidad de empleo. Panamá «es el cuarto país de América Latina con la peor distribución de ingresos y casi el 40% de la población vive en estado de pobreza» ( Inforpress 1684 ).

La economista panameña Maribel Gordón, explicó a Inforpress que en el caso de Panamá, el mayor receptor de IED en Centroamérica, «se ha implementado una política agresiva de estímulo a la IED en los últimos años» pero señaló que esto «no ha repercutido en un mayor desarrollo de la economía» y «no ha llevado a un mayor bienestar social para la población,» ya que las inversiones «se circunscriben al área especulativa.»

La analista añadió que en un contexto global altamente competitivo, Centroamérica, una región con serias limitaciones estructurales que limitan su potencial de atraer IED de calidad, ha abierto las puertas a la IED en una manera poco selectiva mientras que Asia está planteando una política de IED focalizada, dirigida a las áreas de interés nacional.

El problema, señala el economista guatemalteco Fernando Solís, no es la IED como tal sino en qué sectores y bajo qué condiciones entra el capital extranjero al país: « la IED per sé no es nociva, al contrario, en un mundo de interdependencia ayuda a multiplicar esfuerzos productivos. El problema es adónde se dirige esa IED y cuál es la lógica de la inversión,» dijo el analista.

LOS PECES GRANDES DEVORAN A LOS PEQUEÑOS. El informe de la CEPAL indica que el mercado bancario centroamericano atraviesa un proceso de reestructuración con importantes adquisiciones y expansiones en 2006. Entre estas adquisiciones destaca la compra de BANISTMO (Panamá) por el banco británico HSBC por US$1,770 millones. La CEPAL atribuye la adquisición de BANISTMO a la ampliación del Canal de Panamá, la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana ( DR-CAFTA ) y al aumento de remesas de residentes en el exterior.

También sobresalen las adquisiciones de Grupo Financiero Uno (El Salvador) y Cuscatlán (Panamá) por más de US$2,500 millones.

La CEPAL considera que el interés de los inversionistas extranjeros en el mercado bancario centroamericano se debe a dos factores: primero, la entrada en vigor de DR-CAFTA, lo cual ha aumentado el comercio, la IED en otros sectores y por tanto la demanda de servicios bancarios, y segundo, el potencial para la inclusión de segmentos importantes de la población en el mercado bancario.

La IED en Centroamérica es baja con relación a los niveles mundiales y al mismo tiempo en los países del istmo hay una población joven que ofrece buenas perspectivas de crecimiento, diversificación de servicios y fuentes de ingresos.

Solís explicó los efectos de esta incursión de los grandes bancos extranjeros en el sector financiero de la región de la siguiente manera: «La lógica del capital financiero lo hace abandonar la esfera de la producción y del intercambio comercial para generar un ciclo propio de reproducción. Esto implica que el capital va a buscar nichos para reproducirse y va a empezar a circular por todo el mundo, buscando alianzas e inversiones. La entrada de grupos internacionales lleva a una recomposición. Para los capitales nacionales existe la posibilidad de aliarse, pero compiten de una manera subordinada con estos capitales.»

El analista añadió que «dada la lógica especulativa del capital financiero, las nuevas inversiones están provocando reacomodos en el sistema financiero cuya tendencia es la reducción bancaria y una segmentación del mercado.»

En Guatemala, por ejemplo, la recomposición bancaria que se evidenció tras el cierre del Banco del Café, S.A. y el Banco del Comercio, S.A. ( BANCOMER ) dejó, por un lado, a los grandes bancos disputándose los negocios estratégicos y, por otro, a los pequeños bancos dedicados a operaciones menores como crédito al consumo, para vivienda popular, algún margen de remesas, microcrédito, etcétera.

Solís señaló que este tipo de inversiones se concentran en los grupos nacionales que lideran el mercado y, por lo tanto, los protagonistas de esta reconversión bancaria han sido los grandes grupos corporativos que se concentran en manos de poderosas familias oligarcas.

En Panamá, la compra de BANISTMO , siguió un patrón similar. La modificación al Codigo Fiscal (la llamada Ley Banistmo), que redujo el 30% de la tasa impositiva sobre las ganancias de capital generadas en las Ofertas Públicas de la Venta de Acciones ( OPA ), hasta en 10%.

Asimismo, se estipuló que el vendedor deberá retener al comprador el 5% del valor total de la enajenación. Esta modificación fue denunciada debido a que «el Estado panameño dejaría de percibir US$305.5 millones» que beneficiaron a los accionistas de BANISTMO.

Según analistas, en estos negocios se entretejen vínculos de poderosas familias con altos funcionarios de gobierno y ejecutivos de las empresas ( Inforpress 1678 ).

En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.