Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Región: Banca extranjera sigue ganando terreno
Por Luis Solano - Guatemala, 25 de octubre de 2007

• Compra de bancos locales no ceja

• Bancos de El Salvador y Costa Rica «extranjerizados»

• Honduras y Guatemala, mucho por ofrecer

The Bank of Nova Scotia (Scotiabank) de Canadá, sigue siendo noticia en el mundo financiero en Centroamérica, cumpliendo así los pronósticos de convertirse en un verdadero competidor regional. Completada la fusión con el Banco Interfín de Costa Rica, Scotiabank busca ahora, nuevamente, una opción en el sistema bancario guatemalteco y ya se encontraría en negociaciones para adquirir el Banco de Antigua, apuntando al mismo tiempo su expansión hacia Honduras. Se reafirma así el fuerte interés de la banca internacional por bancos del istmo, al extremo que en Costa Rica y El Salvador, la casi totalidad de bancos del sistema privado se encuentran en sus manos. Guatemala y Honduras siguen esperando.

POCO A POCO SE LLEGA. El tercer banco más grande de Canadá, con amplias ramificaciones en Latinoamérica, se convirtió en el banco más importante de Costa Rica al cumplirse la fusión con el Grupo Interfin, anunciada en 2006. La operación financiera, de la cual destaca la adquisición del Banco Interfin, principal institución del Grupo, quedó concluida a finales de septiembre y fue hecha oficial el 1 de octubre, y con ella también se anunció la creación del banco más grande de Costa Rica, que llevará el nombre de la institución canadiense, lo cual ya ocurría de hecho.

Iniciada en julio de 2006, la constitución de la nueva entidad bancaria sólo está a la espera de que sea ratificada por la Superintendencia General de Entidades Financieras ( SUGEF ). La compra de Interfin, Grupo con una historia de 25 años, se estimó en cerca de US$300 millones, hace poco más de dos años. Scotiabank Costa Rica, que operaba en el país desde 1995, cuenta ahora con 42 sucursales y 78 cajeros automáticos. Sus activos suman unos US$1,856 millones y su cartera de préstamos representa un 13% del crédito total. El Banco Interfín constituía el 55% de los activos del Grupo.

Un análisis reciente, planteó que esa fusión terminó de confirmar la tendencia del sistema bancario costarricense: los cuatro principales grupos financieros quedarían en manos extranjeras. Se trata del Banco de San José, el que pasó en parte a manos de la estadounidense General Electric ( GE ); Interfin, adquirido por Scotiabank; Corporación Banex, por el inglés Hong Kong and Shanghai Banking Corporation ( HSBC ) y Banco Cuscatlán, hoy de CitiGroup, poseedor del Grupo Financiero Uno y Citibank.

Con la integración de Scotiabank e Interfin, el banco canadiense será el más grande del mercado con activos por casi ¢960,000 millones. Estas cuatro entidades, dice el análisis, ya controlan el 74% del crédito, el 72% de las ganancias y emplean al 70% del personal bancario.

Todos con activos superiores al medio billón de colones, pues una vez que se consolide la operación de Cuscatlán, Uno y Citibank, ésta tendrá activos por ¢561,200 millones (El Financiero de Costa Rica, 9/9/07).

El análisis sólo abarca la constitución de la banca privada, no así el tamaño de los bancos públicos Nacional, Costa Rica, Bancrédito y Popular que son mucho más grandes y que siguen dominando el mercado financiero nacional. El volumen de activos de estas cuatro instituciones financieras es un poco superior al de la banca privada en su conjunto.

EL SALVADOR, POR EL MISMO CAMINO. El sistema bancario salvadoreño experimenta algo parecido. En el curso de los últimos tres años, los cuatro conglomerados financieros más importantes fueron adquiridos por la banca internacional, casi la misma que ha copado los espacios financieros en el istmo.

Así, el Banco de Comercio ( BanCo ), fue adquirido en 2005, por el Scotiabank, aunque el hoy denominado Scotiabank El Salvador, S.A. tiene sus orígenes en el país en 1997, cuando se formaliza la alianza estratégica entre The Bank of Nova Scotia, y Ahorros Metropolitanos S.A. (Ahorromet), institución financiera que contaba ya con 25 años de historia.

Los otros conglomerados son el Banco Agrícola (Banagrícola), adquirido por el Banco de Colombia; el Banco Salvadoreño (Bansal) por el HSBC y el Grupo Cuscatlán, por CitiGroup. Se estima que ese bloque bancario concentra más del 95% de todos los activos, préstamos, ahorros y capital social del sistema financiero.

De la banca extranjera que se ha enraizado en El Salvador y Costa Rica, destaca Scotiabank que hoy apunta a Guatemala y Honduras, y de estos países Guatemala parece ser el próximo.

Después de fallidos intentos por adquirir al menos una institución, la canadiense estaría apostando por empezar desde abajo tras conocerse en Chile su interés por adquirir tres bancos del Grupo Altas Cumbres de Chile, por un monto de US$200 millones. Unos de esos bancos es el Banco de Antigua de Guatemala que apenas si controla el 1% del crédito de todo el sistema bancario guatemalteco, aunque oficialmente Scotiabank no lo ha hecho público (Business News Americas, 27/9/07).

Scotiabank también aspira a invertir en Honduras, aunque todavía no es claro cuál es el blanco. En todo caso, los competidores extranjeros con los que tendrá que lidiar Scotiabank son los mismos de Costa Rica y El Salvador: HSBC y CitiGroup.

En Honduras, HSBC es propietario del segundo banco más importante, el Banco Grupo El Ahorro Hondureño ( BGA ), que controla el 14% del mercado de créditos, el cual asciende a US$5,300 millones.

En ese país, otro potencial competidor será el Banco Industrial de Guatemala ( BI ), el más grande, que ya negocia fuertes inversiones. Igualmente, el BI cuenta ya con una oficina de representación en El Salvador.

En El Salvador, HSBC opera el Bansal , tercero de los bancos más grandes del país y controla el 18% de los créditos, que ascienden a US$8,200 millones. En Costa Rica, HSBC propietario de Banex , se ubica en el sexto puesto con una participación de 7% del mercado de créditos, valuado en US$8,400 millones.

La importancia de Honduras para la banca extranjera, estriba en que sigue siendo el país con la mayoría de bancos en manos privadas locales. Alberga 17 bancos que cuentan con una cartera de créditos mayor a los US$9,100 millones.

Según el vicepresidente ejecutivo para Latinoamérica de Scotiabank, Peter Cardinal , «Los mercados [centroamericanos] están sobrellevando una transformación y pretenden convertirse en parte de la economía global (...). Creemos que es muy positivo» ( Business News Americas, 4/9/07).

En Nicaragua, HSBC es propietario del anteriormente llamado Banistmo de Nicaragua, el más pequeño del país, cuya participación en el mercado de créditos equivale a un 2.5% del total, aunque aspira a llegar al 7%.

Mientras tanto, en Guatemala el banco inglés está en proceso de solicitar una licencia bancaria. «Reconocemos la importancia de Guatemala en la región en cuanto a su participación en los flujos regionales de comercio y de inversión en general», señaló Alastair Bryce, titular de operaciones internacionales de HSBC.

Un estudio que se publicó hace algunos meses, reveló que entre el 2000 y abril del 2007 se habían producido 62 fusiones o adquisiciones bancarias en la región, es decir, una cada cinco semanas (El Financiero de Costa Rica, 29/4/07).

En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.