Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 3 - 2006

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Colombianización o haitinización?
Por Luis Zurita Tablada - Guatemala, 25 de mayo de 2007
zurita_tablada@hotmail.com

¿Hacia dónde irá Guatemala? ¿Hacia la distorsión colombiana o hacia el abismo haitiano? Ahora que aun se puede, es recomendable hacerse tales preguntas. Mañana, sin duda, será muy tarde.

En un territorio poblado como Guatemala, en donde el 10% más rico se queda con más del 50% de la riqueza socialmente producida cada año; donde la carga tributaria no alcanza el 10% del PIB; donde más del 60% de la tierra agrícola está concentrada en un 2% de la población; donde la educación recibe apenas un 2.7% del PIB y la salud no rebasa el 1.7% del PIB, por solo mencionar uno que otro indicador del subdesarrollo que se abate sobre esta porción del planeta, es del caso preguntarse si este rincón merece la categoría de República o puede decirse que es un país. Incluso, preguntarse si alcanza los indicadores para considerarse una sociedad?

Cuando se vive el día a día en esta esquina de la Tierra, ciertamente hay que dar gracias a Dios por estar entre los que amanecieron vivos; por la dicha del desayuno, del almuerzo y de la cena que no faltan en la mesa cada día; por el aula que cobija a nuestros niños o por la medicina oportuna que cura sus males? Gracias a Dios porque estos "lujos" son un milagro en latitudes donde no hay libertad real, igualdad de derechos y de oportunidades, distribución equitativa de la riqueza, mucho menos solidaridad? Con solo eso ya uno es un privilegiado?

O el país se encamina hacia una verdadera democracia global, donde se satisfaga el mínimo vital a todos y a todas, o la colombianización o la haitinización es el futuro.

También hay que dar gracias a Dios porque ninguno de nuestros hijos haya caído en los brazos de las maras, del narcotráfico, del crimen organizado o de la delincuencia común Con sólo eso ya uno es un elegido.

Qué diferencia cuando se comparan los indicadores nórdicos con los de Guatemala. Ellos, con toda certeza, pueden cantar gracias a la vida, que nos ha dado tanto? Aquí, por el contrario, a tantas carencias políticas, económicas, sociales y culturales se les suele llamar "pruebas" que la providencia envía para ser mejores? De tantas "pruebas" está hecha la vida en Guatemala que en verdad vivir sin stress o hacerse viejo en esta latitud es una proeza?

¿Cómo pretendemos vivir en paz en medio de tanta infamia, léase, ignominia, afrenta, oprobio, degradación, ofensa, baldón o vilipendio?

¿Es posible arreglar las cosas defectuosas en Guatemala? ¿Es el neoliberalismo, con la mano invisible de su mercado abierto, el camino? ¿Es el socialismo, con la mano racional del Estado, el camino? ¿Hay algún país exitoso en donde el modelo económico sea 100% puro o es la economía mixta la mejor manera de generar riqueza?

En fin, cuando es un secreto a voces que Guatemala ya no es un lugar de tránsito de estupefacientes, sino un centro distribuidor, es como para poner las barbas en remojo.

O el país se encamina hacia una verdadera democracia global, donde se satisfaga el mínimo vital a todos y a todas, o la colombianización o la haitinización es el futuro.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.