Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Una lucha de esperanza
Por Miguel Ángel Albizures - 17 de junio de 2004

Es una frase que en medio del dolor han levantado las mujeres de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala (Famdegua), como lo han hecho otras que claman porque cesen los asesinatos y la violencia contra las mujeres. Una lucha de esperanza es la que han librado las Madres Angustiadas y la Asociación de Familiares contra la Delincuencia y el Secuestro (Fades), al frente de las cuales se encuentran mujeres que han levantado su voz por aquellos que callan e incluso por aquellos que les acusan de soliviantar los ánimos y de no hacer caso a quienes aconsejan el perdón y el olvido.

Ellas levantan la voz para exigir justicia, para que se sepa la verdad y se persiga y castigue a los responsables, para que sus muertos y desaparecidos no vuelvan a morir en el olvido, en la indiferencia o la complicidad de quienes siguen clamando por el borrón y cuenta nueva. Son la réplica de las Madres de Plaza de Mayo en Argentina, o de las mujeres que levantaron su puño contra el dictador Pinochet en Chile o las mujeres que en Ruanda exigen justicia por genocidio.

Mujeres son las que hay al frente de la Fundación Colom Argueta, de la Fundación Mack y Rigoberta Menchú, de CALDH y del Movimiento Nacional de Derechos Humanos, del Instituto de Estudios Comparados y de la lucha por los derechos de las mujeres de la maquila, de la Coordinadora de Viudas de Guatemala (Conavigua), de la asociación ¿Dónde Están los Niños? o como la lucha incansable de Emilia García por el aparecimiento de su hijo. Mujeres son las que encontramos en casi todos los rincones donde se escucha con fuerza la exigencia de la verdad, de la justicia y del fortalecimiento del Estado de Derecho.

Las mujeres son la dignidad de nuestro país, las que ponen el dedo en la llaga mientras algunos hombres negocian o transan los derechos de todos. Digan los dirigentes de los partidos ¿qué espacio real tienen las mujeres? O revisemos quiénes dirigen la UASP, CNSP, UGT, CGTG, Festras, CNOC, Conic, Unsitragua, CUC y otra serie de organizaciones que no entienden la palabra o el concepto de equidad, ni la participación de la mujer como derecho propio y fortalecimiento real de la democracia.

Las mujeres de Famdegua, en sus 11 años de lucha, levantan la frase de “Una lucha de esperanza”, porque después que las fuerzas de seguridad de los gobiernos de Lucas García, Ríos Montt y Mejía Víctores asesinaron o desaparecieron a sus seres queridos, tienen la esperanza de que se haga justicia. También tienen la esperanza que de esa caricatura de prisión domiciliaria, Ríos Montt pase a la cárcel donde deben cumplirse condenas perpetuas.

Cuántos años más tienen que transcurrir para que ellas encuentren respuesta concreta a su exigencia de investigación de los detenidos-desaparecidos o de los múltiples asesinatos y violencia que a diario se comete contra ellas, no lo sabemos, pero su lucha es una lucha de esperanza para que se ponga fin a la impunidad.

 

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.