Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los victimarios primero
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 22 de agosto de 2004

Es paradójico que el Congreso de la República apruebe el pago de Q2 mil 400 millones a los ex patrulleros civiles, mientras el decreto que da fuerza al Programa Nacional de Resarcimiento duerme, desde hace mucho tiempo, el sueño de los justos en las gavetas de los escritorios de los diputados. Porque al legislar en ese sentido, el Estado tendría que hacer, con responsabilidad y legalmente, los depósitos respectivos para iniciar con pie firme la ejecución del Programa. Eso demuestra que, para ellos, las víctimas están en segundo, tercero o cuarto planos.

Ésa es la realidad y no otra, ¡qué poca conciencia tienen los diputados de los estragos de la guerra, pero también de los responsables! Se premia a ex PAC, sin importar si deberían estar o no en la cárcel. Ésa es la cara que Guatemala presenta al mundo, y lo que poco importa a diputados como Otto Pérez Molina y Antonio Arenales Forno, pues legislar impunemente no tiene mayor diferencia de comportamientos anteriores. Ello permite seguir actuando de igual manera.

Además, en el acuerdo gubernativo del Programa de Resarcimiento, el gobierno de Berger cambió el aprobado por Portillo en la parte correspondiente a los 10 años de vigencia del plan, para ponerlo a 13 años, y un anteproyecto de ley, que ahora anda circulando, eleva, quién sabe con qué propósito y con qué lógica, ese tiempo a 36 años, lo que parece insólito en relación con el lapso de tiempo aprobado ilegalmente para el pago a las PAC.

La actitud del Congreso y de los diputados que aprobaron semejante barbaridad y la poca visión del Gobierno para respaldar el pago, es una bofetada a las víctimas, es como carcajearse en su propia cara y celebrar el desangramiento que se dio en Guatemala. Es como decir: estamos de acuerdo con el genocidio realizado y recompensamos, sin discriminación alguna, a quienes contribuyeron o participaron directamente en él. ¿Se llama eso cinismo? ¿0 se llama impunidad?, la verdad no me importa mucho como se llame, simplemente nos demuestra las cosas insólitas que suceden en nuestro país y el descaro de quienes no discuten el fondo de una ley como la del pago a las PAC, sobre pagarles o no por los trabajos sucios y criminales realizados durante la guerra, sino viendo nada más los plazos en los cuales tienen que cumplir sus promesas de campaña, sin importar si es una ofensa más a las víctimas.

No olviden que la Historia no se borra por decreto y que la población cada día más recupera su memoria histórica.No se olviden de que ustedes, los diputados, son pasajeros en sus curules, que así como no olvidamos a las víctimas, no olvidamos a sus victimarios, ni a quienes levantaron la mano para pagarles las violaciones, secuestros, torturas o asesinatos a sangre fría que muchos de ellos cometieron. Eso, sin lugar a dudas, trataremos que se transmita de generación en generación para que nunca olvidemos, para que en el futuro nunca más se repitan hechos de esta naturaleza.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.