Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Maco Barrios: recuerdos del pasado
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 26 de septiembre de 2004

El pasado domingo 19 dejamos en el cementerio el cuerpo del periodista Marco Tulio Barrios, cuyo corazón trajineado no aguantó más los avatares de la vida. Maco, viejo amigo, con quien compartimos penas y alegrías en Guatemala, en el exilio en Costa Rica, Nicaragua y México, para volvernos a encontrar en nuestro país, en esa eterna lucha por el derecho a la libre expresión del pensamiento que, cuando no es coartada en forma oficial, es restringida por quienes editan las notas o por quienes pagan la publicidad, sea en los periódicos, en la radio o la televisión.

Varios periodistas, como Maco Barrios, prefirieron volver a Guatemala que morir en el exilio, integrarse nuevamente a los medios nacionales, porque hicieron de su profesión, no sólo el medio precario de vida, sino su misión en esta porción de tierra donde los gobiernos, militares y civiles no han entendido que el respeto a la libre emisión del pensamiento, a la libertad de prensa en todas sus formas, es fundamental para hacer avanzar la democracia.

En Costa Rica estuvimos vinculados al Frente Democrático contra la Represión e iniciamos, junto con otros compañeros, la edición del periódico Frente,que dio lugar a que el entonces presidente, general Romeo Lucas García, en componenda con las autoridades ticas, allanaran la sede, nos mantuvieran en la cárcel varios días y luego nos expulsaran para Nicaragua. Muchas fueron las vicisitudes que vivimos en ese otro país; creamos la agencia de noticias ACEN SIAG, para informar sobre los problemas de represión en Guatemala y, después, pasamos a México, donde le dimos continuidad al análisis, información y denuncia del acontecer en nuestro país.

Ya de regreso en Guatemala, sin petate en qué caer muertos, alejados de los amigos y familiares para no provocarles problemas, y con la espada de los militares encima, había que buscar la forma de sobrevivir. No recuerdo qué hizo Maco, pero lo encontré en el surgimiento de Siglo Veintiunoy, posteriormente, en la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG), donde formamos parte de la Comisión de Libertad de Prensa.

El silencio siempre es /jodido/, uno no sabe por qué los periodistas, los que se esfuerzan porque las noticias lleguen a nosotros, no son noticia cuando mueren, ni buena ni mala, ni crítica ni elogiosa. Pasan por el mundo de los medios de comunicación tecleando, entrevistando, yendo de un lugar a otro, absorbiendo los gases lacrimógenos y los batonazos policíacos en los conflictos sociales, exponiendo la vida, cubriendo conflictos armados como el de Guatemala, El Salvador o Nicaragua y, de repente, nos dejan y no pasa nada. Unos ocupan grandes páginas, otros no tienen ni esquelas.

Gente como ellos, como Maco Barrios, son parte de la historia de este país, no sólo porque escribieron páginas importantes de ella, sino también porque en el curso de su vida hicieron historia. Maco también hizo su aporte a la memoria histórica. Recopiló en un libro la lista de periodistas asesinados o desaparecidos a lo largo de la historia de la APG y un importante anecdotario sacado especialmente de la mesa de redacción y de la vida.

Por eso es que no debemos guardar silencio cuando un periodista muere, sino transmitir a las nuevas generaciones de periodistas y reporteros parte de su historia, buena o mala, con sus errores y aciertos, que han sido un aporte, a pesar de haber sufrido los embates de la represión y el hambre, pues mantuvo la frente en alto, orgulloso de su profesión, orgulloso de su pensamiento. Como orgullosos nos sentimos quienes le conocimos y orgullosos se sienten los hijos del padre que, en plena madurez de la vida, los dejó.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.