Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El abandono de Paco Reyes
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 22 de noviembre de 2004

Eso nos confirma que el general no tiene escrúpulos

Bien dicen que “mal paga el diablo a quien bien le sirve”, porque la relación del ex vicepresidente Francisco Reyes con el general Ríos Mont, data de mucho tiempo atrás, si se toma en cuenta que, cuando el golpe de Estado de 1982, Reyes López fue nombrado gerente del IGSS, desde donde acompañó al general en su mandato de facto, para reencontrarse después en la fundación del FRG, que llevó a uno al Congreso y al otro a la vicepresidencia de la República.

No fue traicionado sino negociado, dice el licenciado Reyes López, pero el juego de palabras no sirve en estos menesteres, más que para pensar que la amistad entre ambos había terminado mucho antes de finalizar el período de gobierno; pues una actitud como la de los miembros del partido y el patriarca, hacia él, podría catalogarse de traición. Pues de todas formas es uno de los chompipes de la fiesta sacrificado para estar en mejor posición para tomarse el “cafecito” y negociar políticamente las cuotas de poder, la libertad para ellos aun cuando sigan hundiendo en el sector doce a quien fue su fiel representante. Eso es lo que se deduce de los comentarios vertidos por el ex vicepresidente en las entrevistas a la prensa del jueves, donde deja claro que no se siente traicionado, pero sí negociado.

No interesa en este caso analizar las razones por las cuales está preso Reyes López, ni otros funcionarios de gobierno que corrieron igual suerte, pues en todo caso están en manos de los tribunales y son ellos los que, en definitiva, tienen que deducir responsabilidades, pero sí nos interesa resaltar la libertad con que el general sigue moviéndose, las componendas en el Congreso de la República y en todos los aspectos de la vida nacional, donde el FRG y Gana, deciden lo que es bueno o lo que es malo, de acuerdo con sus comunes intereses y no de los intereses del país.

Eso nos confirma que el general no tiene escrúpulos, que hace realidad que “en política todo se vale” y que mientras él puede ir al “chonguengue” poco le importa la suerte de sus correligionarios. Todavía con esos hechos deleznables desde todo punto de vista, nos preguntamos ¿por qué los políticos y los partidos están tan desprestigiados?, cuando las razones caen de su peso.

De lo que puede estar seguro Reyes López y quienes le acompañan, es que, si el general está libre hasta el momento, es porque la justicia en Guatemala camina a paso de tortuga, pero que habemos muchos que no descansaremos, que continuaremos zarandeándola para que termine ahí sus últimos días, pues el caso del jueves negro es apenas un puntito, frente a los grandes crímenes por los que, más temprano que tarde, tendrá que rendir cuentas. Precisamente del 22 al 24 se realiza el encuentro GENOCIDIO y RACISMO que levanta el lema de “Un país que olvida su historia está condenado a repetirla”. En manos del Ministerio Público están los expedientes que dan cuenta de los crímenes de lesa humanidad que se cometieron bajo el mando de Ríos Montt y, por supuesto, de Lucas García. Falta, indudablemente, que actúen con independencia y tengan el valor de juzgar a quien hace tiempo debería estar en la cárcel.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.