Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Genocidio y Racismo
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 25 de noviembre de 2004

Deben respetarse por el hecho de ser humanos

Quienes nunca han sufrido el racismo y la discriminación y quienes no sufrieron el exterminio de su familia, quienes no vieron a su pueblo perseguido y asesinado, les cuesta entender porqué constantemente se denuncia y se condena este tipo de actos y el porqué se insiste en que la sociedad tiene que cambiar, que tiene que asumir plenamente la existencia de pueblos diversos que, como el arco iris, se viste de colores, porque ellos tienen su cultura, sus costumbres, su traje, su lengua que los identifica y que ese cúmulo de riquezas es lo que aportan a este país diverso.

Nuestra esperanza es que quienes aún no comprenden, no aceptan o rechazan esa realidad tan clara como los manantiales, reflexionen y asuman algún día que no existe una clase superior, que muchas diferencias están marcadas por lo económico, por el vestir, por el andar, por el comportarse, por el hablar y el pensar, y los seres humanos no deben respetarse por los bienes que poseen, sino por el hecho de ser humanos, como una identidad y cultura propias.

Por eso es importante el Encuentro sobre Genocidio y Racismo al que se dieron cita diversos sectores y, entre ellos, muchos de quienes lograron salvar la vida cuando intentaron exterminar a sus pueblos en los cuatro puntos cardinales. Las intervenciones de la inauguración fueron ricas en conceptos, denuncia y contenido humanos. Sobre lo que representa el racismo y el genocidio, y sobre la necesidad de buscar caminos de encuentro social donde prevalezca el respeto a cada uno, la valoración de cada uno y la disposición o voluntad política, no de sepultar la historia, sino hacer de esa historia el aprendizaje que nos lleve a construir la nueva Guatemala, que siente las bases para que no se siga dando ni se multiplique el racismo, ni mucho menos se repita el genocidio.

Según el Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos, el nivel de la matanza ocurrida en Guatemala durante el conflicto, sobrepasó al de El Salvador, Nicaragua, Argentina y Chile juntos; sin embargo nuestro caso no se registra en la conciencia internacional. La limpieza étnica ocurrida en Guatemala también sucedió en Bosnia y Ruanda, con la diferencia de que, en estos países, se constituyó un Tribunal Internacional y ha sido objeto de condenas por parte de muchos países del mundo.

Ojalá lo entiendan quienes se sienten clase aparte y no quieren saber nada del pasado, quienes expresan: “fueron indios los que mataron” y otras cosas aberrantes. Lo que tenemos que tener claro es que un país que olvida su historia, no tiene pasado. Un país que olvida su pasado, no tiene presente. Y, un país que olvida su presente, no tiene futuro. Y muchos de nosotros queremos vivir el presente, sin sepultar el pasado para poder construir el futuro. Queremos que esta sociedad se enfrente a su tragedia y la derrote, para heredar a nuestros hijos una Guatemala distinta.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.