Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Donaldo Álvarez, el criminal
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 15 de diciembre de 2004

Está libre porque la justicia guatemalteca así lo quiere.

Si el criminal que ordenó y dirigió las matanzas entre 1978 y 1982, no vive en Guatemala libremente, es porque no ha querido. Indudablemente ha entrado y salido del país como cualquier ciudadano común, y no como el carnicero que fue, el que desató la persecución más implacable contra todos los sectores sociales que no pensaban como quienes ejercían dictatorialmente el poder en esos años. Si los otros carniceros, como Germán Chupina Barahona y Pedro García Arredondo, viven tranquilamente, se pasean por las calles y hasta aparecieron en las denuncias de la Minugua, jefeando bandas de matones en el sur del país, como el caso de García Arredondo, ¿por qué no podía seguir aquí Donaldo Álvarez si la justicia acostumbra proteger, con su inactividad conocida, a todos aquéllos que deberían estar pudriéndose en la cárcel?

En un país donde oficialmente el sistema de justicia promueve y estimula la impunidad, ¿por qué no van a vivir impunes los asesinos, secuestradores, torturadores, ladrones, desfalcadores?, pues tienen el campo abierto para sus fechorías y más aún si se trata de aquéllos que cometieron crímenes de lesa humanidad, y entre ellos genocidio, que bien pueden llegar a ser presidentes del Poder Legislativo o de la República, comandar turbas de encapuchados y no pasa nada. Si ellos quieren, pueden volver a revivir los tribunales de fuero especial, disolver las Cortes y reiniciar la matanza, porque la ausencia de justicia es el aliciente para seguir cometiendo crímenes. ¿Cuánto tiempo ha tenido que pasar en Chile para medio asustar al criminal Pinochet? Y, ¿cuánto tiempo ha transcurrido para que un juez de la audiencia española se atreva a girar orden de captura dirigida a otro criminal similar a Pinochet? Los familiares de los 27 sindicalistas desaparecidos el 21 de junio de 1980, y los 17 del 24 de agosto del mismo año, siguen esperando justicia, y ellos recuerdan bien la cara de los criminales y sus cómplices que se burlaron de ellos además de perseguirlos para que guardaran silencio, con el fin de que dejaran de exigir que se investigara el paradero de sus seres queridos.

Fue la época del asesinato a mansalva de Oliverio Castañeda de León, de Alberto Fuentes Mohr, Manuel Colom Argueta, los esposos Figueroa Ibarra, de Alfonso Figueroa, Hugo Rolando Melgar, los dirigentes de Coca-Cola, del ametrallamiento contra estudiantes que bajaban del bus en la Universidad, del incendio y quema viva de los ocupantes de la Embajada de España, de Andrade Roca y de miles de personas más que están registradas en la memoria de sus familiares o en los documentos y libros que tratan de recuperar la historia del salvajismo que sufrimos.

El criminal donaldo álvarez, así con minúscula, está libre todavía porque la justicia guatemalteca así lo quiere. Los otros, el ex alcalde de Nueva Santa Rosa, pedro arredondo, y chupina barahona, también lo están, porque aquí no se persigue a los criminales, se les eleva a cargos públicos, se les dan reconocimientos y se les levantan estatuas, que para nosotros son símbolos de la impunidad y el cinismo.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.