Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Limpieza en el Ministerio Público
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 21 de febrero de 2005

El crimen organizado debe saber que la impunidad se acaba algún día.

Recientemente se produjo la salida de la fiscal del crimen organizado, Rosario Acevedo Peñate, en circunstancias no claras, pues ni el Fiscal puede profundizar en las razones de fondo, ni ella puede decir toda la verdad que motivó su salida de un puesto privilegiado y peligroso a la vez.

Su paso por el MP fue largo y lleno de contradicciones en su actuar. Muchos fueron los señalamientos en su contra que se hicieron en los medios de comunicación y por las organizaciones de derechos humanos, sin que los Fiscales anteriores, que pasaron durante su permanencia en esa fiscalía, hayan escuchado y actuado investigando a fondo las acusaciones de la existencia de la “oficinita”, donde se fraguaba el desvío de las investigaciones. La pérdida de evidencias o la colocación de ellas para hundir o dejar en libertad a quienes les convenía, de acuerdo a sus intereses.

Si el Fiscal General está en la verdad y con la decisión y voluntad política de cumplir lo que dice, merece el aplauso de la ciudadanía, pues tiempo es ya de proceder a una depuración profunda de esa institución, no sólo despidiendo o forzando a una renuncia a los fiscales, sino deduciendo las responsabilidades penales en que hayan incurrido y dándolo a conocer a la opinión pública con pelos y señales.

El Fiscal, a raíz de la salida de la señora Acevedo Peñate, señaló que su función en el MP no es caerle bien a nadie, que no llegó a hacer amigos y que su único compromiso es dejar una institución mejor que la que recibió y que su compromiso es con la justicia.

Ojalá sea cierto y profundice el camino de la investigación penal, que es la que puede dar elementos para lograr justicia en los procesos. Hay que recordar que ha habido múltiples denuncias de inoperancia del MP en la documentación de los casos que son llevados a los tribunales, lo que no ha permitido que se haga una verdadera justicia. El pueblo de Guatemala espera que se ponga fin a los amiguismos, componendas y hasta participación de fiscales en el encubrimiento y colaboración directa con el crimen organizado, narcotraficantes, robacarros, furgones y bancos, así como la participación en secuestros, que es uno de los actos más criminales contra una familia.

La salida de dos fiscales sobre quienes el Fiscal señaló dudas en su actuar, es un hecho importante en el camino para hacer de la persecución penal algo efectivo, y del Ministerio Público una institución que empiece a ganarse la confianza de la población. Pero si no sigue en ese camino, de poco o nada sirve la salida de unos si continúan los hilos amarrados a los dedos de los titiriteros.

El crimen organizado y demás bandas incrustadas en las instituciones del Estado deben saber que la impunidad se acaba algún día y que, tarde o temprano, el Estado será limpiado de esas lacras que debilitan el sistema de justicia y no permiten que construyamos un verdadero Estado Democrático de Derecho. Si queremos avanzar en su construcción, es imprescindible depurar todo el sistema de justicia y las fuerzas de seguridad, para que la población encuentre respuesta a sus exigencias.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.