Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Compromiso presidencial con las PAC
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 3 de marzo de 2005

Berger no se ha tomado la molestia de leer el Remhi.

No podemos decir que el pago a las PAC sea un compromiso de gobierno, pues se han manifestado las disidencias en contra de un pago que la Corte de Constitucionalidad considera ilegal y el Presidente se empecina en cumplir su palabra y comete el error político de catalogarlos víctimas, cuando se trata a todas luces de victimarios que, voluntariamente o no, prestaron sus servicios, muchas veces criminales al Ejército de Guatemala

Entiendo que el Presidente de la República no se ha tomado la molestia de leer el informe Remhi, ni el de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico y que, además, no ha querido escuchar todo lo que se le dice sobre las patrullas civiles ni mucho menos los argumentos del por qué no pueden estar dentro del Programa Nacional de Resarcimiento, que está diseñado para la dignificación de las víctimas y jamás para quienes se ensañaron contra ellas. En uno de los últimos intentos para que el señor Presidente rectifique su posición, le transcribo literalmente un testimonio del informe del Proyecto de Recuperación de la Memoria Histórica (Remhi) que relata el tipo de violaciones realizadas por las PAC.

“Del total de testimonios recogidos por el Proyecto REMHI, las PAC fueron responsables del 12.76% de los hechos y los Comisionados Militares del 7.44%. Globalmente, uno de cada cinco hechos recogidos, se atribuye por tanto a estas fuerzas irregulares del Estado.

Respecto a los hechos en los que las PAC estuvieron involucradas, según su frecuencia fueron: asesinatos (3.4%), tortura y otros tratos crueles (2%), desaparición forzada (1.82%) y detención irregular (1.8%), y las amenazas (1.18%). Las PAC y los Comisionados Militares aparecen implicados en uno de cada cinco casos que recogen muertes como resultado de persecución en la montaña (1.3% respecto al total de violaciones recogidas). Los datos respecto al número de víctimas ocasionadas por sus acciones siguen un patrón similar, aunque globalmente se da una disminución porcentual (9.46% del total de las víctimas recogidas en los testimonios se atribuyen a las PAC).

Las PAC aparecen como responsables en casi una de cada cinco masacres (18.12%), mientras que los Comisionados como responsables directos en una de cada veinte (5.38%). Globalmente, uno de cada cuatro asesinatos colectivos fueron responsabilidad de estas fuerzas irregulares del Estado.

Algunas de las PAC más beligerantes implicadas en casos de masacres y graves violaciones de los derechos humanos fueron las de Xococ, Vega de Santo Domingo, Patixlán, Choaperol, Nimacabaj, Panacal, La Ceiba, Pichec (Baja Verapaz), Pojom, Colotenango (Huehuetenango), Chacalté (Quiché).

Muchos de los autores de estos hechos han sido reconocidos por los sobrevivientes. Más de la mitad del total de los victimarios conocidos eran miembros de las fuerzas paramilitares del Estado. Uno de cada cuatro era miembro de las PAC (24.52%).

En una proporción algo mayor aparecen los comisionados militares (27.54% del total de victimarios conocidos)”. (Guatemala Nunca Más, Tomo II, pág. 122). En estos datos hay que unir los porcentajes de las PAC con los de los Comisionados Militares que ahora también se reivindican PAC y quienes, en muchos casos, fueron los jefes de las patrullas. Éstos hoy esperan su recompensa por haber dirigido las más crueles matanzas. Hay informes que señalan que, en muchos casos, los Comisionados y los Patrulleros actuaron más salvajemente que los mismos elementos del Ejército. Difícil de creer, pero posible en algunas regiones del país.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.