Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Aliviados estamos
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 26 de mayo de 2005

A la Procuraduría le corresponde integrar un frente común.

Representantes de diversas organizaciones sociales acudieron a una reunión con el Procurador de Derechos Humanos en busca de consuelo, solidaridad y apoyo por el acoso de que son víctimas y de lo cual los medios de comunicación, en su mayoría, no se quieren dar por enterados, pues todo se encajona en actos de la delincuencia común y no se ve al monstruo que anda rondando y que persigue fines eminentemente políticos en contra de quien critique, denuncie, lleve juicios, proteste o resista, ya sea por las políticas económicas y sociales erróneas, por leyes nefastas o por el mal funcionamiento de todo el sistema de justicia.

Se suponía que en la reunión con el Procurador y sus asesores, el centro eran los ataques al movimiento social y organizaciones de derechos humanos que llevan sendos juicios por crímenes del pasado y por lo cual se necesitaba una posición firme del Procurador, pero fue él quien empezó a lanzar sus penas al viento, a informar de un promedio de 15 ataques que han sufrido los auxiliares en diversos departamentos y las múltiples medidas de seguridad que han tenido que tomar para evitar el asesinato a mansalva de cualquiera de ellos. No quedó más que manifestar la solidaridad, entender que las cosas van más allá de lo que se piensa y que el derecho de actuar y de expresarse en cualquier forma, está siendo condicionado por los aparatos clandestinos.

Esto demuestra que a las organizaciones de toda índole y a la Procuraduría no les queda más alternativa que hacer un frente común y evitar, por todos los medios, que la situación retroceda a los años fatídicos de los 80, ¿cómo?, ¡quién sabe! Pero dejarse acorralar, intimidar, dejar de poner el dedo en la llaga, no es el camino aconsejable cuando no se trata sólo del futuro de las organizaciones, sino del país y del pueblo que merecen un mejor destino. Si los sectores dominantes no entienden hoy lo que representa un retroceso, no entienden nada, pues los afectados no serán como siempre los de abajo, los “gobernados”, sino la sociedad en su conjunto.

Los elementos más conscientes del poder económico deberían meditar un poco sobre la situación, ver hacia el futuro y no sólo el momento presente que no les afecta.

Se trata de construir un nuevo Estado, es cierto, pero en un país como el nuestro no se le pueden quitar las funciones más importantes. No se trata sólo de servirse de él. Este es un llamado también a quienes tienen el poder de decidir lo que se publica en los medios de comunicación social, para que no cierren las puertas a la denuncia, a que se pongan al frente de las posiciones que quieren que el país avance y tenga un desarrollo integral y equitativo. Hay denuncias serias de ataques directos a periodistas en los departamentos que son los más desprotegidos y es obligación, no sólo recibir las noticias, sino garantizarles su seguridad y su futuro. La libre expresión es un derecho del pueblo y en la medida que se le coarta, se restringe el actuar de los periodistas y de los medios.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.