Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Al oído de la Corte Suprema y del Ejército
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 4 de julio de 2005

En Guatemala, ¿quién podría asumir una actitud similar?

Cuando uno piensa que todo está perdido, surge una luz en la profundidad del túnel del continente latinoamericano que sigue alumbrando a los pueblos, que nos dice que la justicia viste de blanco y que, si en algún momento su balanza se tambaleó y se inclinó, puede su mano aferrarla y mantenerla firme.

El 14 de junio de este año, la Corte Suprema de Justicia de Argentina declaró inconstitucionales las leyes de “punto final” y de “obediencia debida”, promulgadas en la época de la dictadura para dejar en la impunidad los crímenes cometidos por los militares. Siete de los nueve magistrados eliminaron dichas leyes, argumentado que el Estado argentino “asumió frente al Derecho Internacional y, en especial, frente al orden jurídico interamericano, una serie de deberes de jerarquía constitucional que limitan las potestades del derecho interno de condonar u omitir la persecución de hechos” y dicen que, si bien las leyes de perdón se sancionaron con la idea de “dejar atrás enfrentamientos entre civiles y militares”, en la medida en que se orientan al olvido de graves violaciones de derechos humanos, “se oponen a las disposiciones de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y resultan, por lo tanto, constitucionalmente intolerables”.

Por su parte, Marcela Valente, corresponsal de la agencia IPS,nos da otra información que nos hace pensar en la posibilidad de que en Guatemala algún día se produzca algo similar. “La cúpula del Ejército de Argentina sorprendió al pedir la derogación del indulto a los jefes de la dictadura militar (1976-1983), en busca de un segundo hito histórico tras la anulación de las leyes que habían dado impunidad a represores”.

¿Quién de los jefes militares de Guatemala podría asumir una actitud similar? ¿Qué piensan de esto el Presidente de la CSJ y los magistrados? ¿Cuántos de ellos piensan que es necesario hacer valer los compromisos del Estado asumidos frente al Sistema Interamericano? En el oído de militares, fiscales, jueces y magistrados, deben retumbar las palabras de quienes, en aras de fortalecer un Estado democrático de Derecho, asumen la responsabilidad que les compete.

El teniente general argentino Roberto Bendini, un día después del fallo de la Corte, dijo que “la anulación de los indultos tiene que ser el paso que sigue” y, según la periodista, Bendini consideró necesario ”juzgar y condenar a los máximos responsables” de las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por la última dictadura militar. “No sea cosa que queden presos los que eran subtenientes y en libertad quienes tuvieron la mayor jerarquía y responsabilidad” en esos hechos, advirtió, Bendini en alusión a los comandantes en jefe de esa época. ¿Qué piensan de esto las nuevas generaciones de oficiales? Quienes no tuvieron que ver en los crímenes del pasado, ¿no creen que sería importante dar un paso al frente, que la institución deje de encubrir y respaldar a quienes ensangrentaron el país? No se puede vivir cargando el peso de los muertos y desaparecidos sin colaborar para encontrar la verdad y tenderle la mano a la justicia.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.