Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Las elecciones en la CNR
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 18 de julio de 2005

Lograr la justicia es parte fundamental del resarcimiento.

Mucho se ha dicho en contra de la Comisión Nacional de Resarcimiento (CNR), algunas verdades, otras a medias y muchas falsedades que tienden a desacreditar su función y a poner en tela de duda el manejo de los fondos que servirán para resarcir a las víctimas. En todo esto se juegan intereses políticos, más que económicos, cada quién trata de llevar agua a su molino sin importarle un comino las víctimas, porque no las reconocen y en muchas oportunidades han negado el holocausto que sufrió el país y especialmente los pueblos indígenas en el desarrollo de la guerra.

La sociedad civil, léase parte de ella representada por las asociaciones de víctimas, de pueblos indígenas, de mujeres y de derechos humanos, eligió el 15 de julio a siete delegados que formarán parte de la CNR en la que el Estado estará representado por la comisionada Rosalina Tuyuc, el Presidente de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos, la Secretaria de la Paz, uno del Ministerio de Agricultura , el Secretario General de Planificación y uno del Ministerio de Finanzas, que esperamos dejen los enredos y se dediquen a implementar el plan de inmediato, sin bloqueos, con transparencia y con respeto a las víctimas.

Las elecciones de delegados de la sociedad civil ante la CNR se producen en un contexto de alta tensión en que los patrulleros civiles han fijado plazo perentorio al gobierno para que cumpla con sus ofrecimientos y que, de paso, aprovecharon para agredir a periodistas y proferir amenazas e insultos a quienes, bajo el filo de los machetes, cubrían los hechos que se produjeron en Chiquimula. No son los periodistas quienes tienen que pagar el costo de la irresponsabilidad de quienes hicieron ofrecimientos en campañas políticas para disputarse los votos, ni la actitud de quienes continúan azuzando el fuego para que arda la pradera.

Los delegados y delegadas de las organizaciones de la sociedad civil que ahora acuden a las urnas que se colocarán en el Museo de la Universidad de San Carlos para elegir a sus representantes, deben dar una muestra de madurez, de altura, y un voto consciente alejado de las posiciones racistas, oportunistas o partidistas, para llevar a la Comisión a gente capaz de representarles dignamente y debatir ante los delegados gubernamentales todos aquellos asuntos que beneficien directamente a las víctimas sobrevivientes y a sus familiares que tuvieron la suerte de sobrevivir a la tenaz persecución que sufrieron en los aciagos años de la guerra sucia que se libró en Guatemala.

Si no somos capaces de alcanzar altos grados de unidad en la diversidad y en la adversidad, no seremos capaces tampoco de lograr la justicia, que es parte fundamental del resarcimiento. El reto de las organizaciones de la sociedad civil es grande: demostrar a los ojos del pueblo su capacidad de dejar por un lado los intereses personales y de grupo, y asumir la responsabilidad de empujar el proceso de democratización a partir de una participación activa, consecuente y con la transparencia puesta a prueba, frente a la corrupción que carcome las instituciones del Estado y deslegitima el actuar de las instancias de gobierno.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.