Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Unidad frente a la adversidad
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 1 de agosto de 2005

Los conflictos no son malos cuando se ven como oportunidad para avanzar.

Los problemas del país son graves, afectan a la sociedad en su conjunto, y los movimientos indígenas, de derechos humanos, campesinos o sindicales, no deben ignorarlos ni, mucho menos, meterse zancadillas entre ellos mismos, o buscar la forma de lincharse políticamente. Los grupos oscurantistas que aún existen en el país han de estar felices de que las organizaciones se destruyan entre sí, pues su objetivo ha sido debilitarlas, inmovilizarlas o mediatizarlas frente a la problemática nacional.

Éstos son momentos de búsqueda de los puntos que les unen, la participación en ciertos espacios no es gratuita ni nace del corazón de las altas autoridades, son fruto de la presión social, de la protesta y de la propuesta, pero también del legítimo derecho de participación ciudadana para la construcción de la democracia y del Estado Democrático de Derecho que anhelamos.

Las diferencias, por grandes que sean, no son insalvables, todos, indígenas o mestizos, sufrimos las consecuencias de la guerra sucia que se libró en el país. Fuimos partícipes, en una u otra forma, de la búsqueda y construcción de los acuerdos de paz y exigimos la elaboración de un Plan Nacional de Resarcimiento en beneficio de las víctimas, sin distinción de ninguna clase. Que hubo genocidio nadie lo puede negar. Que se realizaron ejecuciones extrajudiciales, es innegable. Que continúa la búsqueda de desaparecidos, es un hecho. Que sigue la excavación en cementerios clandestinos, seguro, y que todos queremos proteger los archivos que recién han sido descubiertos es una realidad, porque en ellos se puede encontrar parte de la verdad del holocausto acontecido en Guatemala.

Los representantes de la sociedad civil en la Comisión Nacional de Resarcimiento (CNR), no pueden seguir perdiendo el tiempo en divisiones internas y en pugnas políticas o personales, retrasando la implementación del PNR. El problema de fondo es político, son luchas de poder en medio de las cuales hay tanto intereses personales como de grupo que deben deponerse. Quienes acusan de racismo o discriminación saben perfectamente que no es ése el fondo del problema, y quienes son acusados saben que ésa es la forma en que les pueden deslegitimar.

Siempre cuesta tomar conciencia de la magnitud de los desastres; algunas veces es demasiado tarde, otras oportuna y logramos salvar vidas. Ojalá y en esto que acontece, logremos salvar organizaciones y espacios políticos por los cuales hemos luchado y trabajado durante tanto tiempo, pero, sobre todo, se logre llevar el resarcimiento a las víctimas que ya llevan muchos años esperando. Unificar criterios y objetivos frente a la adversidad en que nos encontramos, es un reto y una obligación de quienes nos llamamos defensores de derechos humanos, sea desde la perspectiva indígena, sindical, campesina o de cualquier movimiento social emergente.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.