Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala sigue a la zaga
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 29 de enero de 2007

Guatemala sigue siendo uno de los cuatro países de América Latina que se resiste a la aprobación y ratificación del Estatuto de Roma, que desde hace cinco años se encuentra engavetado en el Congreso. Entendemos que la composición del Congreso en 2002, con mayoría del FRG, no permitió que se le diera luz verde y que los diputados se resistieran a hacerlo, porque de instrumentos internacionales en materia de derechos humanos, saben poco o no les interesa.

Hace un año, el 16 de enero de 2006, este instrumento recibió dictamen favorable de la Comisión de Relaciones Exteriores, sin que hasta la fecha los diputados se hayan preocupado por ponerlo en agenda para su discusión y aprobación, misma que se hace necesaria para prevenir, en el futuro, crímenes de lesa humanidad, de guerra y genocidio, cuando los sistemas de justicia en cualquier país del mundo no funcionen o se sometan a directrices políticas que casi siempre son para fomentar la impunidad. Un miedo que tienen los legisladores, seguramente, es si la Corte va a juzgar los delitos del pasado… no deberían temer, porque la CPI juzgará a quienes cometan crímenes después de que dicho instrumento entró en vigor. No sabemos qué más quieren los diputados para poner en agenda un estatuto tan importante, pues el 25 de marzo de 2002 la Corte de Constitucionalidad dijo que “…el Estatuto de la Corte Penal Internacional no contiene disposiciones que puedan considerarse incompatibles con el texto constitucional guatemalteco, puesto que tal tribunal internacional ha sido concebido sobre la base del principio de complementariedad de las jurisdicciones internas, con la finalidad de sancionar a quienes quebranten la paz y seguridad de la humanidad, pilares sobre los cuales se ha erigido la comunidad internacional, de la cual el Estado es parte activa”.

Entendemos que EE.UU. se niegue a adherirse al Estatuto de Roma, pues Bush podría ser uno de los primeros al que sienten en el banquillo de los acusados por crímenes de guerra, pero lo peor es una vergüenza que Guatemala siga a la zaga en materia de justicia interna e internacional, de implementación de normas, convenios y Estatutos como el de la CPI y, además, obstaculizando procesos contra genocidas, como la ejecución de órdenes de captura vigentes. Eso se llama impunidad y, en Guatemala es fomentada desde los mismos poderes del Estado que, no sólo no actúan a favor de la justicia, sino unos tapan a los otros en sus fechorías.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.