Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Franz Galich
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 5 de febrero de 2007

Un homenaje al que supo ser amigo y compañero

Parece el nombre de un personaje de novela y no el de un novelista amatitlaneco de carne y hueso colorado, forzado a principios de los ochenta a vivir y a producir en el exilio y a morir 27 años después en Nicaragua, en la nicaragüita que lo adoptó y él convirtió en su segunda patria sin olvidar a su Guate-mala que lo expulsó a través de aquellos que declararon muerte a la inteligencia. Franz, el compañero de exilio, murió el sábado pasado en Nicaragua, lugar en donde nos encontramos y donde compartimos penas y alegrías después del atentado que él sufriera en 1980

Apenas el 8 de enero pasado había cumplido 55 años y muchos de sus amigos esperábamos su recuperación, después de que escritores, poetas, músicos, artistas plásticos, catedráticos y alumnos nicaragüenses se unieron para apoyar la recuperación y realizaron, en junio de 2006, una Noche Bohemia por Franz para recaudar fondos y contribuir a que se sometiera a una operación que le salvara de un cáncer maligno que, poco a poco, le restaba fuerzas para seguir con su invaluable producción literaria.

La última vez que lo vi fue en los pasillos de la antigua Facultad de Derecho, hoy museo de la Universidad de San Carlos, simplemente recordamos viejos tiempos recorriendo las calles de los escombros y la casa donde vivíamos amontonadas, no sé ni cómo, varias familias guatemaltecas y una argentina en donde, entre chistes, anécdotas y tragos, se alzaba con la música de su guitarra que nos ayudaba a paliar las penas y continuar adelante en la denuncia de las atrocidades que se vivían en Guatemala.

Por su obra literaria, pero especialmente por su novela Managua Salsa City, devórame otra vez, fue ganador del Certamen Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán 1999–2000, que demuestra su alto grado de inserción en la vida nicaragüense con el uso del lenguaje y en el recorrido por clubs nocturnos, bares y cantinas con personajes del bajo mundo del hermano país. No era para menos, vivió quizás sus mejores años en Nicaragua y dio a los nicaragüenses lo mejor de sus energías y conocimientos, formando generaciones desde la cátedra de Literatura en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, de la Universidad Centroamericana y la Universidad Politécnica. Sea este un homenaje al que supo ser amigo y compañero y que nos deja el recuerdo no solo de su producción sino de ese carácter que inyectaba alegría y confianza.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.