Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Bush no entiende castellano
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 12 de marzo de 2007

Jamás ha entendido los problemas de los latinos.

Por más que el presidente Berger y el vicepresidente Stein se esfuercen en explicarle a Bush el sentir de los migrantes, no va entender nada porque no entiende el castellano y jamás ha entendido la problemática de América Latina, ni los derechos de los pueblos a forjar su propio destino.

No podemos esperar actitudes dignas de los gobernantes porque representan a una clase que sólo ve sus intereses.

Las protestas en Guatemala contra la presencia de Bush adquieren una relevancia especial, porque han sido los jóvenes y las mujeres quienes tomaron las calles, pintarrajearon paredes, gritaron consignas, condenaron las políticas gringas y enarbolaron las banderas de la dignidad en nombre de un pueblo que sufre las consecuencias, no sólo de la invasión del 54, sino de la presencia permanente del gendarme que dicta órdenes para que se implementen políticas lesivas a los intereses de todo un pueblo. Son los jóvenes, hombres y mujeres los que aún tienen sangre en las venas y que a pulmón abierto gritaron: “Bush, asesino”, “No queremos y no nos da la gana ser una colonia norteamericana”, mientras la burguesía, los candidatos presidenciales y los dirigentes políticos permanecieron en casa o se alejaron de las calles donde se daba la protesta.

Entendemos lo que son las relaciones entre Estados y gobernantes, pero no se puede aceptar que nos den una bofetada y después les tendamos la mano como si nada aconteciera. Guatemala, por pequeña que sea, es un Estado que merece respeto y ese respeto deben exigirlo los gobernantes que fueron electos para representarnos. La dignidad no tiene precio y, como si nada, las autoridades tienden alfombras, permiten el despliegue de fuerzas extranjeras, registros abusivos, ordenan el cierre de calles, sobrevuelan aviones y hasta tomando fotos y videos de quienes manifestamos en las calles nuestro rechazo a su presencia y prepotencia. En la marcha realizada el sábado pasado daba pena ver el triste papel de nuestras fuerzas de seguridad resguardando la embajada, en lugar de garantizar verdaderamente la seguridad de la ciudadanía. Daba cólera también ver arriba a los esbirros registrando los rostros de los manifestantes.

Pero estos fueron enfáticos: No queremos que el gobierno gringo nos siga tratando como a sus esclavos, exigimos respeto, exigimos que nuestro gobierno se muestre digno –siquiera una vez– y, aunque Bush no entienda castellano, esperamos que entienda el mensaje o se lo traduzcan sus empleados.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.