Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Presiones de abogados a diputados
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 14 de abril de 2007

Oponerse al Imperio afectaría sus ganancias.

El hecho de que la ley de adopciones siga paralizada en el Congreso no es casual, pues ese es el interés de un grupo de abogados que sienten que el negocio se les viene abajo. Solo en 2006 fueron dados en adopción más de 4 mil, lo que demuestra que las adopciones de niños guatemaltecos han sido, durante muchos años, un buen “negocio” para abogados sin escrúpulos. Los niños y niñas guatemaltecas gustan mucho en el mercado norteamericano, y por algo es que se han convertido en uno de nuestros principales “productos de exportación”.

Recientemente el Gobierno de Guatemala levantó las reservas que tenía sobre la Convención de La Haya y ahora, sin excusa, corresponde a los diputados demostrar que cumplen sus funciones en beneficio y protección de los intereses de esa niñez guatemalteca que ha quedado desamparada.

Es tiempo de que hagan algo, que ratifiquen la Convención y legislen definitivamente en materia de adopciones, no solo para que no sigamos a la cola de las otras naciones, sino para que garanticemos que, a cualquiera de nuestros niños o niñas que sea adoptado por otros países, le garanticen la plenitud de sus derechos, incluyendo el derecho a su identidad y a conocer sus orígenes y cultura.

No estamos en contra de la adopción, sino en contra de los buitres que hasta participan en el robo descarado de niños y en desapariciones forzadas, como el caso de Mayra Gutiérrez, por haber realizado una investigación al respecto.

Por medio de la adopción legalmente regulada, muchos niños abandonados o huérfanos pueden lograr encontrar hogares donde los quieran y los atiendan.

Cada vez que los Gobiernos del mundo señalan a Guatemala por no ponerse a la altura de las prácticas internacionales en materia de adopciones, o de respeto a los derechos humanos, hay quienes ponen el grito en el cielo, diciendo que es intervención en asuntos internos y bla, bla, bla. Lo mismo hicieron, pero más discretamente, cuando el Gobierno de Estados Unidos anunció que limitaría las adopciones si Guatemala no ratificaba la mencionada Convención, que permitiría proteger a los infantes.

Por supuesto, no porque se opongan a las posiciones del Gobierno del Imperio, sino porque esto afectaría definitivamente sus ganancias, pues se ha vuelto un buen “negocio” para los abogados y abogadas que se dedican a ello, porque como se puede ver en catálogos, por un niño o niña de Guatemala pagan hasta US$45 mil, por encima de cualquier otro.

Además del reglamento que intentan aplicar, deben depurar instancias que se relacionan con la adopción.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.