Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ríos Montt puede ser diputado
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 24 de mayo de 2007

¿Podemos todavía creer en la justicia en Guatemala?

No sé por qué se empecinan en impedir que el general Efraín Ríos Montt y otros sean inscritos como candidatos al Honorable Congreso de la República Bananera, hoy maquilera, si él y ellos no tienen la culpa, si la Constitución no dice nada respecto de que un genocida, un ladrón, un traficante, un miembro del crimen organizado, un loco o un cínico que anda libre, aunque sean un peligro para la sociedad, un mal ejemplo para la niñez, adolescencia y juventud, aspiren a ocupar o seguir ocupando una curul y gozar de inmunidad para seguir actuando con la impunidad que les caracteriza. Qué importa lo que hayan hecho si pasan frente a las cortes y, no pocas veces, sobre ellas; si son amigos de fiscales, jueces, ministros y hasta de presidentes y, además, tienen los recursos necesarios para comprar no solo la secretaría general de un partido, sino la curul y hasta la justicia.

Si ellos conforman la Santísima Trinidad, ¿quién contra ellos? Al fiscal general ni lo mencionen, ni le exijan, ni lo presionen porque él dedica su tiempo y sus energías a cuestiones más importantes.

Nada de volver los ojos al pasado ni abrir los oídos a testimonios de víctimas. Las víctimas, víctimas fueron, los criminales y genocidas son ciudadanos intocables, no honorables, por eso los jueces no los llaman a declaración, porque ni siquiera verlos quieren para no molestarlos ni desviar su atención del montón de detenidos que a diario conducen los agentes policíacos a los tribunales. Aquí en Guatemala hay enfermedades que duran cien años y un pueblo que las aguanta. Las masacres de Lucas, Ríos Montt y Mejía Víctores, los secuestros, desapariciones, torturas y asesinatos que cometieron Germán Chupina, Pedro García Arredondo o Donaldo Álvarez, hace apenas 20, 27 o 28 años que sucedieron, como la masacre de Panzós cuyo 29 aniversario se aproxima, la quema de la Embajada de España, o la masacre de Las Dos Erres, en Petén, donde murieron niños y niñas de 12 años.

Además de la lentitud y complicidad de jueces, magistrados y fiscales, hay uso y abuso de recursos que han impedido que Ríos Montt sea juzgado en Guatemala por crímenes como los anteriores o encarcelado por el Jueves Negro. ¿Podemos todavía creer en la aplicación de la justicia en Guatemala? ¿Por qué será que el Ministerio Público no ha sido capaz de documentar las pruebas y solicitar la apertura a juicio? ¿Espera que Ríos Montt chochee, se enloquezca más o se muera? ¿O tienen un trato especial para seguir desamparando a las víctimas? Después no quieren que el mundo nos vea como salvajes, incapaces de construir la paz y vivir en democracia. ¿Sobre qué bases? ¿El silencio de los sepulcros y la amnesia colectiva?

No es como lo dijo el “Minutero de la Hora”, pues para quienes defendemos los derechos humanos y el derecho de las víctimas a la verdad y a la justicia, acudir a la Real Audiencia Española no demuestra una tendencia, es parte de la conciencia de que nada quede impune y presionar a Florido a que le dé vergüenza, porque lo ideal y anhelado es que el sistema en Guatemala funcione.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.