Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ni temor ni pánico
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 28 de mayo de 2007

Será su líder mas no el de los guatemaltecos.

Ante la oposición de diversas organizaciones de Derechos Humanos a la inscripción del patriarca del partido de extrema derecha, que postula al general genocida como candidato por el listado nacional, el diputado Arístides Crespo declaró a los medios de comunicación que era “una forma de evidenciar el pánico que sienten algunos partidos ante la candidatura del líder de los guatemaltecos.”

Hay cosas que deben quedar claras. En primer lugar, será su líder y no el de los guatemaltecos, que libramos una lucha abierta por verlo tras las rejas como se lo merece desde hace mucho tiempo. En segundo lugar, no hay ni “temor” ni “pánico” por la candidatura de un genocida; hay sí una exigencia al sistema de justicia para que actúe apegado al derecho, y que no sigan intimidados frente al general de las turbas, que nuevamente amenazan con salir a las calles si se insiste en llevarlo a juicio.

El cinismo del viejo general retirado y de los líderes del reciclado partido de “la violencia organizada” es de todos conocido, viene desde hace muchos años sin que la ley se le aplique. Es cierto que no hay cárcel por cinismo, cobardía o locura, pero sí por amenazas y crímenes, y es por eso que se debe aplicar la ley sin importar si se trata del jerarca principal o de la dirigencia del partido que lo postula, que hoy quiere encubrir las amenazas directas de repetir un jueves negro con el derecho a manifestar y protestar, que es diferente a que criminales encapuchados y armados de garrotes y pistolas amenazaran a la ciudadanía para que su general fuera inscrito.

Pero es cierto que la inmunidad no detiene los juicios pendientes por los graves delitos contra la humanidad y el genocidio que conocen los juzgados Undécimo, Quinto y Segundo de Primera Instancia Penal, así como la Audiencia Nacional Española, después de que no lograron que tribunales militares conocieran los hechos que se le acusan a su compinche, tal como lo planteó la cuadrilla de abogados que lo defienden, los jueces que se pliegan a los intereses políticos más obscuros o el Fiscal General que se complace en cambiar fiscales, entorpecer investigaciones e impedir que se le lleve a juicio.

Puede ganar el FRG la batalla por la inscripción del general ante autoridades electorales que se lavan las manos. Puede ganar el general nuevamente una curul. Pero no puede ganar el juicio social y moral los guatemaltecos.

Fuente: www.prensalibre.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.