Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El abogado aguacatero
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 6 de julio de 2007

Fernando Linares Beltranena.

El abogado aguatero aboga por sus intereses, quisiera como en viejos tiempos de la esclavitud encontrar en los mercados niños enjaulados, con una etiqueta en la enfrente que diga el precio, la edad, el origen y que carece de enfermedades. Quizás ansía, como buen comerciante, la oferta o pública subasta de niños morenitos, ojos saltones y sonrientes o canchitos, blanquitos juguetones que sonríen en los brazos, no de la madre, sino de la vendedora al mejor postor. Entre más hayan en venta, mejor, los precios bajan y la exportación continúa viento en popa, sin trabas, sin comentarios satíricos y sin leyes que se opongan al enriquecimiento ilícito, no por gusto aprobamos el Tratado de Libre Comercio como para que hoy vengan unos cuántos y quieran que se legisle en protección de niños que ni madre tienen o que tienen madre, pero no nacieron en un lecho de rosas como Fernando Linares Beltranena.

El lector puede sacar sus propias conclusiones de las expresiones de Linares Beltranena, que Siglo Veintiuno publicó el 19 de junio pasado “es bueno que ganen los abogados en promover las adopciones. Mientras más trámites existan, más baratos van a ser los costos. Es igual que en La Terminal: los que venden aguacates promueven que se coman aguacates, y más gente va a sembrar aguacates y estos van a ser más baratos por la oferta y la demanda. Pero si restringe la producción de aguacates, sufre todo el mercado. Si restringen la adopción de niños, quienes van a sufrir son los niños”.

No puede uno dejar de indignarse por la comparación y la desfachatez de quienes defienden la adopción y se oponen a que se legisle para proteger a la niñez que está en el abandono. Hay 158 diputados a quienes no les ronca la gana legislar en su protección y poner alto al comercio de seres humanos.

Fernando Linares Beltranena insinúa que los niños se deben vender como los aguacates en la Terminal para que baje el precio, como si únicamente estuviéramos oponiéndonos a los miles de dólares que ellos ganan y no a las ilegalidades, al robo y tráfico que se da en el negocio de la adopción. Fernando Linares Beltranena ya en una oportunidad me siguió un juicio en la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG), pidiendo mi expulsión precisamente, por un artículo sobre la adopción, ahora posiblemente recurra al Ministerio Público. Si se queda en ese plano no importa y continuaremos viendo que se puede seguir haciendo legalmente para oponernos a ese comerció indignante y vergonzoso.

Fuente: www.elperiodico.com.gt -


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.