Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los secretos militares
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 16 de julio de 2007

Una y otra vez hemos escuchado que se trata de secretos de Estado.

Desde hace mucho tiempo se ha venido solicitando a los Ministros de la Defensa de diversos gobiernos, información de planes y acciones determinadas por el alto mando del Ejército en el desarrollo de la guerra y en la que se afectó gravemente a la población civil, especialmente a los pueblos indígenas y a la dirigencia y afiliados a los movimientos sociales de las trágicas décadas de los setenta y ochenta. Una y otra vez hemos escuchado que se trata de secretos de Estado, escudándose en el párrafo final del Artículo 30 constitucional que se refiere a “asuntos militares o diplomáticos de seguridad nacional”, y haciendo caso omiso de la primera parte de ese mismo artículo que garantiza el derecho de los ciudadanos a obtener “en cualquier tiempo informes, copias, reproducciones y certificaciones que soliciten y la exhibición de expedientes que deseen consultar”, desconociendo también el Artículo 31 que garantiza a los ciudadanos “el acceso a archivos y registros estatales”.

Con el descaro que caracteriza a la defensa del genocida sujeto a juicio Efraín Ríos Montt, pero también a otros defensores de militares, señalan que los archivos de las campañas militares son secretos y por lo tanto no pueden ser consultados ni mucho menos analizados. ¿Cuál es el temor y pánico de los implicados en crímenes de lesa humanidad y sus defensores? Si sus defendidos son inocentes de los crímenes que se les imputan, entre ellos el de terrorismo, secuestro, tortura, desaparición y genocidio, ¿Por qué temer a que la información de sus planes militares sea conocida? Si todo iba encaminado a terminar con la guerrilla y no con la población civil, ¿por qué ocultarlo? ¿Qué intereses o negociaciones políticas hay entre las actuales autoridades y los acusados de genocidio para prestarse al ocultamiento de la verdad y obstruir el rol de la justicia?

La solicitud del defensor de Ríos Montt, licenciado Luis Rosales, de que se niegue la información de esos planes e insistir en su carácter secreto, sólo demuestra la responsabilidad que tienen los altos mandos de los gobiernos de Lucas García, Ríos Montt y Mejía Víctores en los planes criminales y genocidas que se implementaron a lo largo de largos años. El día de hoy lunes, en el curso de la mañana, se escuchará a las partes y podrá verse el cinismo con el que los defensores actúan y su deseo de tapar el sol con un dedo, para que sigan impunes los crímenes de lesa humanidad cometidos por esos gobiernos. Ojalá y la justicia siente un precedente que nos permita encaminarnos a la construcción de un país democrático, que sólo será posible si somos capaces de saldar cuentas con el pasado, enfrentar la verdad y aplicar la justicia.

Fuente: www.elperiodico.com.gt -


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.