Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La agenda del Congreso
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 30 de julio de 2007

La ley de adopciones en tercer plano.

Si a los diputados les da la gana hacer quórum en las reuniones de agosto, discutirán aspectos de suma importancia para el país, como la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ley marco de seguridad, ley de armas y municiones, y delimitación de límites entre Tajumulco e Ixtahuacán, que tanto conflicto ha provocado en esa región. Estando a las puertas del proceso electoral y empeñados en conseguir votos, dudamos que dediquen tiempo a lo que deben hacer, leyes que contribuyan a poner alto a la impunidad y restrinjan el accionar en algunos negocios sucios.

Como era de esperarse, no tocarán la ley de adopciones, porque para ellos, según parece, la niñez está en segundo o tercer plano, y no se hace necesario legislar para frenar las adopciones ilegales que provocan el robo descarado de niños, el cual aumenta en forma alarmante. Desgraciadamente, según lo dice el señor Ignacio de Goicoechea, enlace para América Latina de la conferencia de La Haya, Guatemala no estará lista a finales de año para cumplir los requisitos de adopción que se desprenden de la ratificación de nuestro país del Convenio de La Haya, el cual amarraría las manos de quienes se dedican a la compra-venta de niños, y que necesariamente pasa por la aprobación de la ley de adopciones que los diputados se niegan a poner en agenda.

Hay que reconocer el papel que han jugado los medios de comunicación, quienes han puesto el tema a la orden del día y han alertado a la población sobre lo que representa el negocio. Falta una actitud firme del Colegio de Abogados para sancionar drásticamente a quienes sean responsables de negocios ilícitos relacionados con las adopciones.

El Ministerio Público, como en mu-chos otros temas, sigue sin responder a su función de persecución penal y a una investigación profunda de las instituciones y personas que facilitan los trámites y son cómplices del negocio. Está el caso, denunciado en los medios, de una fiscal que trató de facilitar la fuga de una abogada implicada en la adopción. Posiblemente a estas alturas ambas están libres sin que se deduzcan responsabilidades en su contra. Mientras tanto, los diputados seguirán pensando, estrujándose la cabeza, no para legislar en beneficio del pueblo, sino cómo hacer para ganar votos y seguir calentando la curul y embolsándose el salario que el pueblo paga con sus impuestos.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.