Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Arzú, el prepotente
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 13 de agosto de 2007

Cree que cualquiera está obligado a obedecer.

Hay funcionarios abusivos, creídos, prepotentes, intransigentes, necios y todo lo demás que usted se pueda imaginar, pero no como el Alcalde capitalino, cuyas consecuencias de su comportamiento las paga la población; pero ese tipo de personaje fue el que eligieron sus seguidores para que, después de la Presidencia, se refugiara en el palacio de los lobos que despluman en cualquier forma a los ciudadanos.

El problema del transporte pesado lo ha dibujado de cuerpo entero y las palabras de una de sus empleadas de que no se “sentaban a hablar con terroristas” no son de ella, son de él y de la política intransigente y hasta violenta que ha seguido y de la cual los sindicalistas de “Su Muni” pueden dar fe. Aún están frescos los pleitos con la Municipalidad de San Catarina Pinula y los dimes y diretes entre Arzú y Berger que dejaron mucho que desear al anteponer problemas personales a problemas de país.

Los transportistas, empresarios y pilotos no son ningunos angelitos, los primeros y segundos sólo ven sus intereses y poco o nada les importa la población y especulan cuantas veces les es posible.

Los últimos no han sido capaces de reivindicar organizadamente sus derechos y poner alto a los desmanes de sus patronos, pero además son responsables de múltiples accidentes en los que muchas personas han perdido la vida. Todos sabemos su comportamiento en las calles y carreteras y el peligro que representan algunos pilotos cuando agarran el timón y se convierten en un claro peligro para quienes se crucen en su camino o no estuvo listo a evadir un trailer o camioneta rebasando en curva.

De todo ello estamos conscientes, por lo que no metemos las manos al fuego por ellos, pero a los problemas hay que buscarles solución y no negarse a dialogar, como ha sido la costumbre de Arzú que cree que sus deseos son órdenes y que cualquiera está obligado a obedecer, bajar la cabeza y aguantar sus berrinches.

El problema del transporte afecta a todos y hay que buscar soluciones que vayan en su beneficio y no que hagan insoportables las colas de carros en las horas pico o que en otros lugares del país la gente se vea afectada por la política intransigente del alcalde de la capital. Y esa solución, así como no debe pasar por sobre los derechos y la tranquilidad de la población, tampoco por sobre la autonomía municipal porque sentamos un precedente funesto para el futuro y sería dar un paso atrás en conquistas alcanzadas por el pueblo.

Fuente: www.elperiodico.com.gt -


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.