Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Medalla de oro en adopciones
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 16 de agosto de 2007

Si los diputados tuvieran voluntad.

Hace poco tiempo diversos medios se refirieron a la “Medalla de Oro” que tiene Guatemala en materia de adopciones, en su mayoría ilegales, en las que participan un centenar de abogados y abogadas sin escrúpulos que encontraron en la adopción la forma de hacer dinero fácil, contante y sonante, y de lo cual son cómplices funcionarios de los tres poderes del Estado. Unos por no realizar la persecución penal correspondiente o prestarse a las maniobras en la tramitación, otros por no legislar adecuadamente para poner fin al negocio e intencionalmente le dan largas al asunto para que los abogados aprovechen al máximo los meses que les quedan antes que Estados Unidos ponga en práctica el Convenio de la Haya.

Los abogados comprometidos con la adopción saltan y nos acusan cada vez que nos referimos al tema e insisten que la adopción es un acto noble que brinda hogar a los niños que no lo tienen. Eso es indiscutible, como lo es el negocio que ellos realizan comercializando a la niñez desamparada, manteniendo casas cuna ilegales y hasta contratando madres canguro o convenciendo jóvenes que lo hagan por la paga de unos cuántos miles de quetzales lo cual las deshumaniza.

Los congresistas, si tuvieran voluntad y pusieran oídos sordos a quienes están en el negocio, tienen propuestas concretas en sus manos para solucionar el problema de robo de niños, de existencia de casas ilegales para su cuidado, y de compra y venta de seres humanos, que ha proliferado. Primero, tomar en serio la Ley de Adopciones y hacerla realidad, respetando el espíritu del Convenio de La Haya y creando un ente independiente que vele por todo el proceso de adopción, anteponiendo los derechos de la niñez a cualquier mezquino interés de personas, instituciones o grupos. Evitar a las familias que quieran adoptar, los trámites engorrosos y abogados intermediarios que cobran por los niños y no por los trámites, lo cual atenta contra el espíritu de la adopción. Dar preferencia a las familias guatemaltecas que quieran adoptar, pues en la actualidad muchas de ellas, de clase media no lo hacen, por no tener los dólares que les exigen y porque les dan preferencia a hogares extranjeros que pueden pagar los miles de dólares que cuesta un niño. Las casas cuna especiales o los orfanatos deben existir bajo supervisión estricta y con el personal adecuado. El rescate de niños, prácticamente secuestrados y mantenidos en escondites ilegales como el último caso de Antigua, deben continuar y los y las abogadas implicadas deben ser enjuiciadas y encarceladas sin contemplación alguna y no llevadas a sanatorios para evadir a la justicia.

Fuente: www.elperiodico.com.gt -


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.