Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Radiografía de la nación
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 20 de agosto de 2007

El análisis aborda 18 aspectos de situación.

el Periódico presentó un análisis que los aspirantes a dirigir el destino del país a nivel nacional, local, municipal o departamental deben tomar en cuenta.

El equipo abordó la situación general que vive Guatemala, cuyos responsables somos todos. Hoy en día no se trata solo de las muertes violentas sino de aspectos estructurales que las provocan y cuya responsabilidad es de quienes han gobernado el país y ni siquiera han cumplido con los puntos constitucionales que son un programa mínimo de Gobierno, ni mucho menos con los Acuerdos de Paz que dan las pautas para que Guatemala despegue y pase del atraso casi total, al camino de un desarrollo integral y acelerado.

elPeriódico abordó 18 aspectos de la situación para que quien tenga oídos oiga y quien llegue a ocupar un puesto en la función pública conozca nuestra realidad, y no piense solo en el botín que le espera, sino en el uso adecuado de los impuestos del pueblo y los recursos del Estado y la cooperación internacional. La inversión social es un clamor y reclamo permanente y no el adelgazamiento del Estado, que es el ansia desmedida de los neoliberales, quienes no piensan que un Estado débil no va a garantizar el desarrollo nacional, porque poco o nada les importa la satisfacción de necesidades vitales que permiten la solución pacífica de los problemas. Resolver los problemas de salud, empleo, salario digno, educación, vivienda, tenencia de la tierra, hacerle frente a la inseguridad en todos los aspectos, es lo único que puede evitar la protesta social, la toma de tierras y el enfrentamiento por ese 2 por ciento que posee el 62 por ciento de la tierra cultivable frente a un inmenso ejército de brazos que no tienen un pedazo de tierra para sembrar y que, por consiguiente, no tienen una tortilla para llevar a la boca de sus hijos.

Ese tipo de cambios son indudablemente una revolución y es preferible emprenderla desde el Estado, a que se inicie desde la población, especialmente del agro, donde los pueblos indígenas y ladinos no aguantan más la situación de abandono en que se encuentran.

Lo importante acá es reconocer la existencia de los problemas, identificar las raíces de los mismos y actuar, en consecuencia, para el cambio estructural de la situación. Si seguimos actuando con paliativos, los problemas seguirán presentes y pueden convertirse en ollas de presión

Fuente: www.elperiodico.com.gt -


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.