Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Murió don Herlindo Hicho
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 27 de agosto de 2007

Ética de las promesas y su cumplimiento.

Veintitrés años buscando a su hija, pidiendo información, investigación, tocando puertas gubernamentales y hasta empujándolas para ser escuchado. Veintitrés años exigiendo justicia y resarcimiento, yendo a marchas, concentraciones y protestas de toda clase, en donde se hablara de los detenidos desaparecidos. Muchos años recorriendo calles y dando el testimonio de su pesar y buscando un hilo que lo llevara a encontrar la verdad de la suerte que corrió su hija, sin encontrarla.

A Marilú Hicho Ramos se la tragó la tierra el 15 de mayo de 1984; jamás se supo nada de ella, sólo del padre que la buscaba y se unía a cientos o miles de familias que sentían el mismo dolor y mantenían inquebrantable la esperanza de encontrarles con vida.

Eran los tiempos del general Óscar Mejía Víctores, que hoy niega todo, y cuya orden de captura no se ejecuta a pesar de la existencia del diario militar que da pormenores de más de 180 detenidos desaparecidos bajo su gobierno de facto. A Marilú, como a miles de personas que cayeron bajo las garras de los esbirros de los gobiernos de Lucas García, Ríos Montt y Mejía Víctores, los persiguieron como el cazador persigue al conejo o al venado, los acorralaron, los detuvieron y desaparecieron para siempre.

Marilú estaba en la flor de la vida y soñaba, como soñamos muchos de nosotros los viejos, con una Guatemala distinta, llena de pétalos en las escuelas y universidades, con niños rebosantes de salud y su tortilla bajo el brazo; no con casas cuna ilegales de adopción, sino con el resurgir de los comedores infantiles de antaño. Soñaba, como seguimos soñando nosotros, los que creemos en la satisfacción de las necesidades vitales del ser humano, en que existiera un gobierno que cambiara de raíz las bases de las injusticias que provocan hambre y atraso, exclusión y, por supuesto, violencia.

El viernes pasado enterramos a Don Herlindo Hicho, uno de los fundadores del Grupo de Apoyo Mutuo y de la Asociación Familiares de Detenidos Desaparecidos de Guatemala (Famdegua), y pensé que se iba, como muchos y muchas otras madres o hermanas, esperando del Ministerio Público una respuesta que no sea la de siempre: “Seguimos las investigaciones”. Ellos saben quiénes eran los jefes de esa época y quiénes los esbirros, lo único que sigue faltando es la voluntad de realizar la persecución penal y abrir a juicio un caso tras otro de los que tienen en sus manos.

¿Cuándo seremos capaces en Guatemala de enfrentarnos a la verdad y resarcir a las víctimas? La conciliación de la sociedad pasa por la verdad y la justicia, y ambas siguen ausentes en nuestro país.

Fuente: www.elperiodico.com.gt -


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.