Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El domingo a las urnas
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 6 de septiembre de 2007

Nuestra obligación es pensar en el futuro.

Asqueados de la propaganda política que mañana termina, llega el momento de pensar detenidamente nuestro voto y a quién de la docena de candidatos le vamos a depositar nuestra confianza. Votaremos por quien menos posibilidades tiene, pero que puede representar nuestras aspiraciones de país.

Tenemos dónde escoger, porque todos nos abrieron los brazos o estiraron la mano ensangrentada; por eso no hay que dejar de votar, aunque quisiéramos botar a todos o fundirlos para ver qué sale de todos ellos. Si queremos seguir avanzando en el proceso endeble de democratización, nuestra obligación es pensar en el futuro y acudir a las urnas, fortalecer el poder local, seleccionar y condicionar a los diputados, y juguémosla por quien consideremos pueda contribuir a que otra Guatemala sea posible en este torbellino de pasiones y de violencia política incrementada en el proceso.

Los y las candidatas nos ofrecieron el cielo en la tierra, saciar el hambre de la niñez, curar a los enfermos, hacer escuelas por doquier y que brotará la leche como los manantiales. Ofrecieron tierra y herramientas de labranza, créditos a quienes lo pidan para que la madre o la abuela no empeñe los anillos de boda. Terminar con los amos y señores, y le pidieron a Dios que nos bendiga, pero con mano dura y sin esperanza. Los niños viajaron en camioneta con un piloto sin licencia custodiado por militares, y bailaron con la mazorca pelada. Hicieron campañas con cascaritas de huevo y con harina de otros costales; a regañadientes le dieron lugar secundario a los jóvenes, a las mujeres y a los ancianos, y se tiraron porquería unos a otros.

Reparar en los ofrecimientos para votar no es lo más aconsejable, pero sí en el pasado y en las acciones de quienes pretenden dirigir el país. Nos costó muchos años y muchas vidas volver a los gobiernos civiles como para que ahora retrocedamos. Anhelamos limpiar las instituciones del Estado de los corruptos, sea a través del robo descarado o de las licitaciones y privatizaciones que han enriquecido a unos pocos. En los municipios, aldeas y caseríos sabemos quiénes tienen relaciones o son del crimen organizado y sus derivados. Sabemos quiénes, a nivel nacional, han favorecido su desarrollo y les han dado espacios en el Congreso, Organismo Judicial, Ministerio Público y otras instituciones; entonces, sabemos por quien no votar, si no queremos lamentarnos en el futuro. Por eso se hace necesario superar la indiferencia, acudir a las urnas a votar conscientemente y cruzar nuestro voto, seleccionando lo mejor que podamos.

Fuente: www.elperiodico.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.