Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pasó el primer huracán
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 10 de septiembre de 2007

Cierto es que no podemos pedir peras al olmo.

Ayer, a pesar de la violencia política que marcó el proceso, las y los ciudadanos cumplimos con apostar a las urnas y tratar de seleccionar lo mejor de las ofertas de los partidos políticos para dirigir al país desde lo local a lo nacional. La ausencia de verdaderos estadistas en esta contienda se puso de manifiesto y el sabor amargo de las campañas negras no pasa, porque no es esa la forma ética de ganar electores. Al ver hacia la segunda vuelta, solo esperamos que los contrincantes entiendan que sangre ya se ha derramado mucha en Guatemala, y que su obligación está en jugar su papel de posibles conductores del país y no en la exacerbación de los ánimos que puede generar un nuevo huracán de violencia política.

A pesar de las posiciones ideológicas y políticas de los triunfadores de esta primera vuelta, esperamos que se preparen con propuestas concretas para superar los problemas estructurales del país que fueron la causa principal de la guerra, que no permiten avanzar en el proceso de democratización y construcción de un Estado de derecho, porque siguen prevaleciendo los intereses de un pequeño grupo que solo ha pensado en un Estado e instituciones a su servicio en detrimento de los derechos más elementales del pueblo.

Cierto es que no podemos pedir peras al olmo, pero sí que entiendan que las abismales diferencias existentes en el país no pueden continuar sin que provoquen, desde el campo y de los sectores marginados y excluidos, una reacción en cadena difícil de controlar, sino es ejerciendo la violencia que traerá como consecuencia ingobernabilidad y más violencia que paralizan el desarrollo integral del país. Nada cambiará en el país mientras se mantengan los altos índices de desnutrición y muerte infantil, de abandono casi total de la población del campo y con regiones donde el semifeudalismo sigue siendo la práctica. Encarar la justicia social y llevar el alfabeto a todos los rincones del país, pasa también por no seguir obedeciendo las órdenes del gran capital y de seguir regalando los recursos naturales a las grandes transnacionales.

Si ustedes han llegado a disputar una segunda vuelta, ha sido por la incapacidad de la izquierda de mostrar un solo rostro y convertirse en alternativa a la mediocridad de tanto candidato. Ojalá y quienes anhelamos un país distinto y tenemos propuestas de transformaciones económicas, políticas y sociales, entendamos la lección y nos preparemos para dejar de hacer el ridículo, dar la batalla en los espacios existentes, contribuir con propuestas, presionar hacia los cambios y no guardar silencio cómplice frente a las injusticias, arbitrariedades y abusos de poder en el futuro.

Fuente: www.elperiodico.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.