Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Reflexiones sobre la izquierda
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 24 de septiembre de 2007

En 1997, circuló el libro Guatemala, izquierdas en transición, en el que coincidimos varios guatemaltecos que con el apoyo de la fundación Ebert nos reunimos para, desde nuestro propio punto de vista, abordar la problemática de la izquierda. Participamos: Edelberto Torres Rivas, Miguel Ángel Sandoval, Mario Solórzano Martínez, Mario Roberto Morales, Luis Ismael Ariza, Edgar Gutiérrez y, como coautores de un artículo, Ruth del Valle y el que esto escribe.

En esa oportunidad, iniciamos el ar-tículo con una afirmación: “Sí partimos de que la revolución es cambio, es transformación, es remover los cimientos, es sentar nuevas bases y es construir algo nuevo, la izquierda sólo tiene futuro político en la medida en que, en su interior, las diferentes expresiones provoquen un profunda revolución que le permita estar a la altura de los acontecimientos. En esa misma medida, le será posible recuperar y realizar la utopía, entendida esta como la concreción de los más altos ideales de justicia, equidad, libertad y democracia”.

Escribimos ese párrafo pensando en que la izquierda guatemalteca salió de la guerra con los brazos cruzados, ni siquiera con el ánimo de defender los acuerdos que había firmado y a los cuales aportó la sociedad civil organizada. Para nosotros, la URNG había salido de la guerra sin la disposición de cambiar actitudes y comportamientos que fueron fruto de la guerra, como el verticalismo, el sectarismo y el hegemonismo, que históricamente hicieron y han hecho mella para un accionar conjunto de diversas expresiones, con miras al logro de objetivos compartidos en planes, programas, aspiraciones y sueños utópicos.

Salió de la guerra sin la experiencia para incursionar en la vida política nacional, es decir, sin una estrategia política y una voluntad de cambio, más que el traslado simple de una forma de comportamiento que rayaba en la obediencia, en las jerarquías, en las decisiones verticales y, por qué no decirlo, en el comandantismo que tanto daño hizo al proceso ayer y hoy.

Quienes nos consideramos de izquierda, compartimos la construcción de un país donde las diferencias abismales desaparezcan, pero esto también lo desean muchos guatemaltecos que, sin llamarse de izquierda, mantienen posiciones democráticas y se manifiestan abiertamente contra todo tipo de injusticia social que prevalece en el país, y que buscan una alternativa política que refleje sus aspiraciones, pero además, que sea democrática y capaz de generar consensos y hacer propuestas, argumentarlas y defenderlas.

Creemos que sólo un movimiento político, no politiquero ni electorero, es capaz de aglutinar amplios sectores y de construir una alternativa a partir de una presencia pública, crítica y propositiva.

Fuente: www.elperiodico.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.