Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El voto nulo no es alternativa
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 11 de octubre de 2007

No se les puede medir con la misma vara.

Con sorpresa estamos asistiendo a una campaña en la que sectores de la sociedad, especialmente ligados a la izquierda, lanzan la consigna de votar nulo en la próxima elección del 4 noviembre.

Parten de que ninguno de los dos candidatos es una alternativa que represente los intereses más sentidos de la población. Ciertamente, pero no se puede desprender que ambos son iguales.

Cuando recibí el correo de la URNG explicando el porqué de su posición y llamando al voto nulo, recordé que hace muchos años se hablaba de la vieja idea de agudizar las contradicciones para posicionarse mejor ante la sociedad, o en otras palabras, “a mayor represión mayor organización”; y no pocos creían que ante los gobiernos represivos el pueblo reaccionaría y tomaría conciencia, y eso favorecería el proceso revolucionario. Jamás compartí esa idea, como no comparto hoy que se mida con la misma vara a los candidatos y que se piense que, al final de cuentas, da lo mismo uno que otro, ya sea por los intereses que representan o por los personajes que están atrás o al lado de ellos.

Sin duda alguna, da escalofrío leer los nombres que el domingo 7 hizo públicos elPeriódico y, en el caso de Álvaro Colom, uno se niega a creer que acepte el apoyo de gente pendiente de rendir cuentas a la justicia. Si eso es así, el pueblo necesita una aclaración contundente, e indudablemente pesará en las elecciones. De Otto Pérez no es raro; son sus compañeros de batalla, los que le han acompañado o a quienes formó en la Escuela Kaibil, en la sección de Inteligencia, en el Estado Mayor Presidencial, en las regiones del norte del Quiché, donde se contabilizaron 344 masacres en los gobiernos de Lucas García y Ríos Montt, muchas de ellas cuando el comandante Tito ocupó puestos de importancia en el Ejército o comandó batallones.

El historial de ambos es diferente, los señalamientos que se hacen a uno y a otro de su papel jugado durante el conflicto armado interno son diametrales. Los motivos por los que se acercaron a las poblaciones mayas son totalmente diferentes y las estrategias que plantean para enfrentar la situación del país también son distintas.

Por eso el llamado al voto nulo no derrota a ninguno de los dos. Garantiza, sí, la vuelta de los militares al poder y la solución o agudización de los problemas a través de la violencia. El voto nulo en este momento crucial no resuelve nada, no es alternativa, no derrota a nadie, pues en todo caso si no gana Colom ganan los militares y pierde el pueblo. Las transformaciones sociales que necesita Guatemala no las hará ninguno de los dos, las debe exigir y empujar un movimiento político social graníticamente unido, una izquierda renovada.

Fuente: www.elperiodico.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.