Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Las banderas de octubre
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 22 de octubre de 2007

Son considerados tontos útiles por los dinosaurios.

El pasado 20 de octubre, a la altura de la avenida Bolívar, un grupo de jóvenes con su equipo de sonido, su música de protesta, sus tambores y botes de spray en mano, se desprendió de la manifestación para enfilar la 20 calle rumbo al Cementerio General y rendir homenaje al Coronel de la Primavera, al personaje que han escuchado mencionar y han conocido a través de la historia como aquél que, junto a Juan José Arévalo, intentó transformar el país .

Estos jóvenes, hombres y mujeres del grupo HIJOS, del Bloque Antiimperialista, del Instituto Central para Varones, del Aqueche o de Belén y el INCA, que hoy recogen las banderas de la revolución, son considerados unos tontos útiles, por los dinosaurios, creyendo que están malinformados y son rebeldes sin causa. Ni a los que fuimos jóvenes ayer, ni a los jóvenes de hoy, nos ha entrado la amnesia como para olvidar los diez años de primavera, a los cuales han seguido muchas décadas de dictadura militar, atraso, represión, genocidio, exterminio de más de una generación de líderes juveniles cuyo sueño era vivir en un país democrático, con una sociedad justa y humana, donde se respetara su derecho a expresarse libremente.

¿Cuántos, en el transcurso del tiempo, han dejado las banderas de la revolución tiradas? ¡Quién sabe! Pero 63 años es más de medio siglo que hace mella en la mente y el corazón de quienes, en aquel lejano día, levantaron las banderas de octubre e intentaron defender la revolución que le había devuelto la dignidad al pueblo y la soberanía al país. Ésa es una verdad histórica, aunque le pese y le duela a “liberacionistas” y retrógrados que aún aparecen dando declaraciones. Fue el paso más trascendental e histórico que dio nuestro pueblo en un país atrasado y sojuzgado, para intentar iniciar la construcción de una nueva Guatemala, negada por las dictaduras de todos los tiempos.

Recomiendo que lean el artículo de Carol Zardetto, aparecido en elPeriódico del viernes pasado: “Honor a la Revolución del 44”, para entender lo que representa que los jóvenes de hoy retomen esas banderas. Termina diciendo Carol: “Tenemos en los ideales de la Revolución del 44 y su legado, un resguardo moral e ideológico que quizá debemos revisar, comprender y rescatar. Hoy que nos debatimos por no morir en medio de la escoria, puede iluminarnos desde el pasado, una Guatemala brillante a la que intereses sectarios no dieron la oportunidad de crecer y desarrollarse”. Jóvenes, no bajen la guardia, son ustedes los que tienen la grave responsabilidad de construir la otra Guatemala.

Fuente: www.elperiodico.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.