Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Con quién anda Colom?
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 17 de diciembre de 2007

Me refiero al posible equipo de gobierno del que depende la continuidad de la situación o las transformaciones profundas que el país necesita y los sectores desposeídos esperan. Los nombres dicen mucho pero las posiciones que han mantenido y su conocimiento y voluntad de vencer los obstáculos que impiden el desarrollo integral. Al atraso milenario del país hay que entrarle de frente, con el ánimo de hacer en cuatro años lo que se ha dejado de hacer. Sentar las bases para la construcción de un país distinto.

No es mucho lo que se pide, simplemente que gobiernen para el pueblo, que velen por los intereses del país y no hagan feria de los inmensos recursos naturales que posee y que pueden contribuir al desarrollo de regiones completas, favoreciendo los intereses de las comunidades, ávidas de la presencia del Estado en todos los órdenes, pero también del respeto a sus derechos, pues lo único que han conocido es la represión, el control y despojo de sus bienes por extranjeros y nacionales sin ninguna conciencia social.

De los pocos nombres de posibles funcionarios que se han dado a conocer, genera confianza la probabilidad que del discurso se puede pasar a las realizaciones, pero siempre existe el peligro de que no aterricen. Hay que revertir lo que dijo el vicepresidente Espada: “Éste es un país de súbditos y nobles…” En sus manos está desarrollar ciudadanía, afianzar la identidad y darle a los pueblos mayas, xincas, garífunas y mestizos el lugar que les corresponde en la sociedad.

Además de ello, se necesita que el Presidente asuma seriamente el papel de Comandante General del Ejército, que lo transforme profundamente, que no se ande con mates y retire a todos los que han sido responsables de desfalcos, sobre todo aquellas cabezas de quienes se sabe perfectamente sus vinculaciones con el crimen organizado y la influencia nefasta en mandos actuales. Si la existencia del Ejército sigue siendo un mal necesario, hay que depurarlo sin contemplaciones. Para esto, además de aquello, se necesita un equipo de gobierno que cierre filas, que esté consciente que estos cuatro años son determinantes para el futuro del país y, por qué no decirlo, para el futuro político de los funcionarios que asumirán el 14 de enero de 2008. No se trata, pues, de con quién anda Colom, sino de qué quiere hacer él y su equipo. Servir y defender los intereses del país o servir de comparsa a unos pocos para que sigan haciendo lo que les da la gana.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.