Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 8 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Alianza de los mismos, continúa
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 11 de enero de 2013

El Ejército y el CACIF renuevan su entendido.

Al cumplirse un año del gobierno de Otto Pérez Molina y del Partido Patriota, la alianza de la oligarquía con el Ejército se fortalece y para comprobarlo basta ver quien está al frente del Ministerio de Economía y quien asume la presidencia del Congreso de la República, pues ambos, sin mencionar a otros funcionarios, representan claramente los intereses de la oligarquía que, a través de ellos, seguirá dictando la política económica del país y dando las directrices que le beneficien.

Hay que preguntarse qué hizo el ministro de Economía Sergio de la Torre, además de atender, desarrollar y fortalecer sus propios negocios, pues todo lo que se refiere al comercio exterior y a las inversiones en el país, han sido planes diseñados por los personeros de las Cámaras y presentados públicamente, pues no se puede esperar otra cosa de quien fue presidente de la Cámara de Industria y presidente del Cacif, desde donde pasó a “servir” al Estado.

Es indudable que se necesitan nuevas leyes económicas que contribuyan a atraer la inversión extranjera, pero no leyes hechas a la medida de los intereses de la oligarquía guatemalteca que poco o nada le importa que el agro se siga debatiendo en la miseria, sin posibilidades de encontrar en sus regiones las fuentes de sustento, ni mucho menos que se agoten los ríos y se dañe la flora y la fauna del país con concesiones cavernarias en donde los empresarios nacionales y extranjeros se llevan la tajada del León.

El nuevo presidente del Congreso, Pedro Muadi, exdirectivo de la Cámara de Industria, no dudó desde el momento de su elección, de oponerse a la Ley de Desarrollo Rural Integral, la cual contribuiría a mejorar la situación del campesinado guatemalteco, pero al igual que lo ha hecho el Cacif, ve en ella micos aparejados y por lo tanto o bien será archivada o sufrirá cambios que solo favorecerán al poder económico, lo que implicará una nueva oleada de justas protestas del movimiento campesino e indígena, que ha soportado engaño tras engaño por las promesas incumplidas del gobernante.

La alianza Ejército-oligarquía, va viento en popa y por ello no es raro que se tienda a la privatización de la educación y se suprima la carrera magisterial, con el argumento que lo público siempre es deficiente e ineficaz, por lo que tenemos que prepararnos para que los servicios de salud sigan el mismo camino y que el agro continúe completamente abandonado, mientras que la corrupción y la evasión fiscal no importa que sigan institucionalizadas.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.