Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Cuántos más?
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 14 de febrero de 2013

Podrían salvarse vidas si no existiera un arma en la casa.

Las estadísticas de muertes diarias por arma de fuego son frías, estremecen, pero nada más, porque las armas se siguen comprando como cualquier banano en una tienda y los hombres que las empuñan siguen cobrando vidas, siguen aumentando las víctimas mortales y el número de las familias que reciben el golpe de una trágica noticia.

Hace poco la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible convocaron a un foro espetándonos la pregunta ¿cuántos más? y afirmando que “la diferencia entre un problema y una tragedia es que haya una arma de fuego”, demostrando que muchas vidas de mujeres podrían salvarse si no existieran armas en la casa o no las lucieran en el cinto muchos hombres para desenfundarlas en medio de una discusión o una mala mirada.

Muchas de las armas que se venden legalmente o se consiguen en forma ilícita y se tiene autorización para portar y tener las municiones que entran o produce la fábrica del Ejército, han servido para la muerte violenta de 4 mil 205 hombres asesinados con arma de fuego en 2008 y 477 mujeres. Los números se dispararon en 2009 y dejaron a 4 mil 985 hombres asesinados con arma de fuego y 551 mujeres. Ya en 2010 la suma de hombres asesinados con arma de fuego llegó a 4 mil 573 y de mujeres a 534, y así llegamos a 2011 con 4 mil 355 hombres y 475 mujeres asesinadas; y el primer año, 2012, del gobierno patriota fueron 4 mil 160 hombres y 465 mujeres asesinadas. Estamos hablando de 2 mil 502 mujeres asesinadas en cinco años y de 22 mil 278 hombres.

Pero la fábrica de municiones y las ventas de armas legales y de contrabando siguen viento en popa, pues no importa cuántos sean acribillados hoy o hayan sido asesinados en los primeros 40 días del año, pues armas y municiones siguen siendo un gran negocio que, por falta de voluntad política, escapa al control de las instituciones. Por eso lo dijo con claridad meridiana Navi Pillay, alta comisionada de Naciones Unidas: “El marco legal sobre armas y municiones y su interpretación por la Corte de Constitucionalidad permiten un número ilimitado de armas por persona e inadecuados controles de portación de armas y municiones. En un país en donde el 82 por ciento de las muertes violentas se produjeron por armas de fuego, el Estado tiene la responsabilidad de reformar el marco legal e implementar de manera urgente una política pública de desarme, a fin de garantizar el derecho a la vida”.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.