Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Las cortes no son celestiales
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 17 de mayo de 2013

Es indudable que los magistrados tienen la última palabra, pero independientemente de ello, los ciudadanos tenemos derecho de aceptar o rechazar un fallo final.

Las cortes, no son celestiales, son terrenales, y lo que decidan a partir de los sendos amparos que tienen en las manos o los que lleguen por el fallo del Tribunal de Alto Impacto en el juicio histórico, tendrá efectos positivos o negativos para el futuro del país. La decisión de los magistrados puede fortalecer la democracia, la justicia, el Estado de Derecho o la impunidad y a los grupos fascistas de antaño que están envenenando a las nuevas generaciones, con programas, artículos y panfletos escritos por la derecha más atrasada del continente.

Por eso, la reacción de la sociedad debe ser contundente, y exigir a los magistrados en pleno de la Corte de Constitucionalidad (CC) y de la Sala de Apelaciones de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), una actitud digna y ética. No se puede seguir creando confusión e incertidumbre jurídica en la ciudadanía, pues de tontos o neófitos, en aspectos jurídicos, no tienen nada, no por gusto llegaron a las altas magistraturas con la responsabilidad de reforzar y fortalecer todo el sistema de justicia en el país y fallar conforme a derecho en todos los amparos que llegan a sus manos. Los ojos del mundo están sobre Guatemala y todos ellos pasarán a las páginas de la historia de acuerdo a la actitud que asuman cuando tengan que resolver.

La ética que arrastraron los defensores de los acusados, debe de tomarse en cuenta, pues en ningún momento se dedicaron a defender a los acusados, sino a entorpecer el proceso, a denigrar al Tribunal, y especialmente a la Presidenta, que de principio a fin, fue atropellada en su dignidad como mujer, y en su alta investidura, a pesar de que estaba dirigiendo un proceso de los más delicados y trascendentales que se han dado en el país y en el continente.

Es indudable que los magistrados tienen la última palabra, pero independientemente de ello, los ciudadanos tenemos el derecho de aceptar o rechazar un fallo final y de emitir opinión al respecto, y por ello les pedimos que pongan los pies en la tierra y contribuyan a que este país encuentre el camino de la conciliación, pues hacer las de avestruz, no es su papel, necesitamos su aporte para dar saltos históricos y recuperar la función independiente del sistema de justicia en todos los ámbitos en donde debe ser aplicado, sin ver caras y tamaños, para que otros operadores de justicia no teman al tomar decisiones apegadas a derecho y puedan andar con la frente en alto.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.