Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los niños de Cristina
Por Miguel Ángel Albizures - Guatemala, 9 de julio de 2013

Todo es posible en esta Guatemala de la impunidad.

¿Dónde están los niños de Cristina Siekavizza?, ¿dónde están los nietos de don Juan Luis y doña Ángela Siekavizza?, ¿dónde están los niños que una parte de la sociedad conoce por fotografías?, ¿dónde están Roberto José y María Mercedes que desaparecieron un mes después que se supo del asesinato de su madre? Quién sabe, el Ministerio Público y las fuerzas de seguridad han sido incapaces de dar una respuesta a sus familiares y a quienes hemos seguido con angustia la tragedia de la familia, a quien nos unimos solidariamente, porque sabemos lo que es buscar a una persona que desapareció de la noche a la mañana, como si la tierra se la hubiera tragado.

Son dos niños que no pueden seguir en manos de un psicópata. Dos niños que ninguna culpa tienen para sufrir los traumas psicológicos ocasionados por su padre y quien, según las investigaciones, es el responsable directo del asesinato de Cristina Siekavizza, la mujer que les trajo al mundo y les llenó de ternura. Mucha razón tiene don Juan Luis de estar preocupado por la salud física y mental de sus nietos y de querer llevar a la justicia al responsable. Para él no importa si es hoy o mañana, o si transcurren 25 años, lo importante es que se haga justicia y que sus nietos estén sanos y vuelvan al seno familiar y, por ello, como muchos otros que han sufrido tragedias similares, no descansan ni de día ni de noche en la búsqueda incansable de sus nietos.

Quién puede entender que un mes después de saber que Cristina fue asesinada, el criminal se fugara con los niños en las narices mismas de los investigadores y de las fuerzas de seguridad. Dio declaraciones, lo vieron en las protestas, era el principal sospechoso y lo dejaron ir o le facilitaron la fuga. Todo es posible en esta Guatemala de la impunidad, en donde las influencias funcionan, en donde una expresidenta de la Corte Suprema de Justicia, quien formó parte de uno de los tres poderes del Estado, sigue encubriendo un crimen y se olvida de sus nietos. Posiblemente sabe dónde se encuentran, posiblemente sabe que se encuentran bien y ojalá así sea, pero no tiene derecho a seguir prolongando el dolor, la desesperación y la angustia de los padres de Cristina.

Si la inteligencia o los sabuesos funcionan para apresar o ponerle el dedo a quienes se oponen a la entrega, casi regalada, de nuestros recursos naturales, ¿Por qué en su momento y hoy día, no se despliega una fuerza que dé con el paradero de Roberto José y María Mercedes? La justicia le debe caer al criminal, más temprano que tarde, pero lo más importante es el rescate con vida de dos niños inocentes.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.