Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Señor Berger, ¿no le abochorna sacar la cara por las PAC?
Por Mario Alberto Carrera - Guatemala, 17 defebrero de 2005

Las PAC, sicarios del Ejército, pretenden que por tan "humano", "plausible", "no genocida", tunante y "trabajo" (?) realizado por "seres humanos" --que aún conservan cierta cuota de poder-- no se crea que no me las juego al escribir esto-- pretenden que se les resarza por el "lindo" trabajo (más bien maldito) que hicieron. Menos mal que la Corte de Constitucionalidad no se obsequió, como otras veces, seguramente en parte por la presencia del abogado Francisco Flores, futuro presidente de tan alto Organismo.

Pero en cambio Óscar Berger (a quien conocí hace muchos años en los corredores de la "vieja" Landívar (la única de la jet set entonces) me hace palidecer de rabia cada vez que "saca la cara", sin rubor y sin ápice de desenfado para defender a estos sicarios que, con sus antiguos jefes, debieran estarse pudriendo en la cárcel no por ladrones sino por asesinos en masa: genocidas y etnocidas.

Por si Óscar no lo sabe (cosa que lo dudo) a los miembros de las Patrullas de Autodefensa Civil se les acusó, con pruebas, de dar muerte a miles de campesinos INDÍGENAS, ¿verdad monseñor Gerardi, Ramazzini o Quesada Toruño?

Estas patrullas se habían creado durante el gobierno del general Lucas García (que yo no sé por qué no lo ha recogido el diablo) como parte de su estrategia de contrainsurgencia. Durante el gobierno del angelito Ríos Montt (que gozó de la gracia de ir al casamiento de su simpática hija a la Antigua) se extendieron ampliamente. Y al asumir el poder el general Mejía V., él señaló que su gobierno pretendía "fortalecer la organización del pueblo, de varias maneras, incluyendo la defensa civil".

Las autoridades militares sostuvieron que estas patrullas las formaban voluntariamente aldeanos locales, para (?) defenderse del ataque de las guerrillas. Conviene añadir que VINICIO CEREZO LES DIO SU ESPALDARAZO, cuando muchos creímos (como decían que él y Raquel eran ex comunistas) que las iba a abolir. También se dijo por aquellos días, que se ofreció y prometió a los que se incorporaran a las PAC, REPARTIRLES TIERRA Y ADEMÁS, LAS COSECHAS, LAS MUJERES Y LAS PROPIEDADES DE LOS CAMPESINOS INDÍGENAS ASESINADOS.

Naturalmente los gobiernos presididos por los arriba mencionados, dijeron que muchas de las matanzas habían sido perpetradas por la guerrilla, pero esto no se dio o se dio minimizadamente. Los patrulleros admitieron que actuaron por comandantes del Ejército (ECOSOC) quienes los habían instruido a que capturaran y mataran a cualquiera que tuviera más de 12 años, que pudieron estar "implicados" con la guerrilla (no los niños de la calle, sino los niños del campo). Las mujeres eran violadas rutinariamente por las PAC, incluso cuando estaban embarazadas. Algunas personas eran ahogadas y mutiladas incluso con las orejas cortadas. A muchos indígenas les arrancaron los ojos y les arrancaron la piel. Los soldados, bromeando, describían esto como una parrillada (¿Cómo no?, los Gauchitos). También se actuaba contradictoriamente. Algunos de las PAC describieron un incidente en que los soldados que habían cometido atrocidades en una aldea (como estrellar recién nacidos contra las paredes de adobe) regresaron a regalar juguetes a los niños de la localidad (Memoria del Consejo de Europa).

En otra entrevista un miembro de una Patrulla Civil, al ser interrogado acerca del asesinato de niños realizado por las guerrillas, al ser interrogado por la muerte de los niños, expresó: "TENEMOS QUE ELIMINARLOS CASA POR CASA; POR LOS PADRES PASAN EL 'VENENO' DE LA SUBVERSIÓN A LOS NIÑOS" (como que si fuera el testimonio del Evangelio). Se tiene que matar a los padres y además a los niños de ocho, diez y cinco años, debido a que ellos ya han escuchado las cosas que dice su padre, y los hijos lo harán" (¡Los dioses del Olimpo me valgan y Plutón castigue a quien así lo merece, karmaticaticamente. ¿No le parece la matanza de los primogénitos del sensible y humanista Herodes?)

Don Óscar (permítame que lo trate con tanto respeto por su alta investidura) ¿no se le cayó la cara de vergüenza, de autoescarnio, autoafrenta, automenosprecio y poca autoestima de cara ante los miles de cadáveres masacrados por las PAC, mientras usted todavía, ante este panorama de náusea, dio declaraciones a Prensa Libre del 11 de enero de 2005, en el sentido de que si la dignísima y Hon. CC no legalizaba el pago de la compensación de los asesinos de las PAC, usted les daría materiales para rehacer las casas (más bien cubiles en que estos infrahumanos habitan). Tampoco se le cayó (se ve que la tiene de plomo) cuando les ofreció graciosamente insumos agrícolas, botitas, azadones, machetíos (para que nos corten la cabeza), etc. y también ayuda agrícola para que construyan canoras granjas agrícolas (que arrullen sus oídos mozartianos) y por último, y no menos prosopopéyico: la construcción de una cómoda autopista, después de la no menos lujosa autovía de peaje, hasta el rancho…

Regáleles, dóneles, obséquieles todo lo que pueda que, al fin al fin y al cabo, a la larga defendieron sus intereses de clase alta ¿o no es usted Berger, emparentado con las familias más explotadoras --y sustentadoras de las PAC-- de Guatemala? Lo que usted hace con las PAC y su defensa, es un juego de párvulos ante la atrocidad de Lucas cuando como Nerón, con sus Sénecas escribanos, le pegó fuego a la embajada de España.


Fuente: www.lahora.com.gt

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.