Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

"A cincuenta años de 'Howl' "
Por Mario Alberto Carrera - Guatemala, 9 de octubre de 2005
macarrera@internett.com

Para la mayoría de gente de este planeta la palabra (si es políglota) no tendría otro significado que AULLIDO. Para otras personas las connotaciones de AULLIDO son polisémicas.

Aullido o "Howl" significa una década maravillosa y su nombre viene del mismo título con que bautizó Allen Ginsberg, publicado hace 50 años. Sabemos que década son diez años. En este caso son tres: Desde el día en que el cráneo de John F. Kennedy estalló en la sereña y caritativa, y alcanza hasta el momento de otra camuflada de suicio: la de Salvador Allende en Chile. Por otra parte es de hacer notar que geográficamente cubre el largo o alto del continente: desde Alaska a los patagones. Durante esos "10/13" que se han bautizado como la Década Maravillosa yo diría que se podría llamar la Década de la Liberación Sexual, la Década del Evangelio de la Liberación, la Década "per se" del Feminismo, la Década de las Grandes Revoluciones Americanas: Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Perú, Colombia, Chile, Argentina y de movimientos revolucionarios iconoclastas como el mexicano del (...) Echeverría, la Década del Condón, la de los Dantescos enfrentamientos en Vietnam. Pero -paradójicamente- la de la música pop que con maestría se halla cincelado en el Viejo y en el Nuevo continentes. Había dolor en Vietnam, Europa se desgarraba enviando a sus soldados y nunca Estados Unidos había enviado recursos humanos como los que remitió al otro lado de sangre.

Curiosamente ¿o coincidentemente?, esa década produce lo mejor que musicalmente se ha parido en Europa y EE.UU. (en el género POP ) a lo largo de los tiempos, fundando -así- la "beat generation". Beat tiene muchos significados en inglés. Pero acaso la primera acepción de la entrada BEAT sea la que más íntimamente tiene que ver con "OWL": lo que Allen Ginsberg quería decir en su poema. Y más tarde convertida en canción. Ginsberg (con su himno anticapitalista) quería apalear, sacudir, dar palos. Mezclar unas cosas con otras agitándolas (las etnias). Batir plazas y murallas como la de Berlín. Deprimir, abatir. Moverse con pulsación o movimiento pulsativo. Latir, palpitar. Dar con violencia con alguna cosa. Reclutar tropas. Ahuyentar a alguno a fuerza de golpes. Abatir, derribar, demoler. Arran, rechazar, saltarle a otro la tapa de los sesos.

Dentro del contexto brutal en que se vive en New York y otras grandes ciudades de Estados Unidos (que siembran el -11 de Noviembre- o estimulan la invasión Iraquí: cabe todo con lo que traté de definir la palabra HOWL. Allen Ginsberg no escribió EL AULLIDO DEL CISNE (NI SIQUIERA LA SIESTA) ESCRIBIÓ Y SEÑALÓ EL FIN DE LA HUMANIDAD.

¿En que sentido el fin de la humanidad? En el sentido de que lo estamos viviendo.

Admiró con veneración literaria a dos escritores que entendieron realmente lo que había pasado. Estaba pasando y pasaría en los Estados Unidos que por fuerza nos tienen que halar por inercia. A Allen Ginsberg y al novelista que retrata a Estados Unidos como con cadáver podrido. Me refiero a Jack Keroua y su tremendista novela SOBRE LA CARRETERA de Keroua. Hasta ahora no estoy seguro si el alarido que lanza sobre la carretera insólita es más desgarrador que todo lo grotesco que acontece sobre la autopista de Keroua.

Fuente: www.lahora.com.gt - 081105


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.