Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Memorias y ensayos
No hay que ser m ás papistas que el Papa. Pepa García Granados con Pepe Batres en “El Sermón”. Y Courbet
Por Mario Alberto Carrera - Guatemala, 19 de marzo de 2018
marioalbertocarrera @gmail.com

“La Poderosa Vulva” nos trae trastornados. Ha revuelto el cotarro nacional (con catarro intestinal de rabia para algunos “puritanos”) y de él se toma nuevamente pie para defender o atacar (según la mara donde usted cargue) al PDH y a Iván Velásquez, en la trifulca –en progreso- por ver si finalmente el grotesco payasito que nos desgobierna –y su tribu de dos simios y cientos de micos y esperpénticos milicos- logran exterminar a la Cicig, al colombiano inventor del término cooptar y hacerse con el MP, en el cual entronizarán al augusto aycinenista D. Acisclo Valladares y Aycinena, como su emelenista y “cachurequista” progenitor -don Luis- ex embajador vitalicio de Guatemala cerca de la Santa Sede. Dios los crea y el Diablo los juntó en el “emérito” partido Movimiento de Liberación Nacional: y así, Simius Aurum quita a Thelma -y pone a Acisclo, su pariente lejano- y vuelve a coronarse –como desde antes de la Independencia- el movimiento de los inmutables que mantiene a Guate-pobre y miserable en la indigencia medieval. Y, de paso, expulsan a Jordán Roda por haber congelado la echada del non grato. Ese es el fondo de toda la alharaca y la algazara que parece de “aljameados”.

Cierto es que las señoras que manifestaron el 8 de marzo –Día de la Mujer y sexto aniversario de la muerte de mi querida Luz, feminista si las hay- podrían haber “craneado” una manera –con el fin de manifestarse- de mayor altura –más inteligente y original- para conmemora tal señalada efemérides y asimismo el terrible holocausto de la niñas del “Hogar Insegurísimo”. Esas procesiones vaginales, vaginísticas y vagineras (con el estandarte de la Virgen vagina) se han producido –hasta el hartazgo- en varios sitios de Europa y España, en especial, con sus respectivos eslóganes como ¡quiten sus rosarios de nuestros ovarios! Yo les habría sugerido un desfile con estandartes de grandes mujeres feministas como Simone de Beauvoir, Virginia Woolf o Sylvia Plath. Y al final, un acto solemne en que hubieran leído poemas de Alaíde Foppa y de Luz Méndez de la Vega, pioneras en Guatemala y Latinoamérica en la lucha por los derechos de la mujer, que incluyen el derecho ¡cómo no y también!, a deliciosos orgasmos múltiples y al aborto. Y para añadir una nota festiva: la lectura completa de “El Sermón”, escrito al alimón por Pepa García Granados y Pepe Batres, monumentales exponente de la lírica decimonónica centroamericana. Y no puedo resistirme a copiar algunos versos de “El Sermón” (¡de inicios del siglo XIX guatemalteco!) dedicados a todos los que posan de puritanos (y que más bien son “putitanos” hijos de Putin) los que piden defenestrar a Rodas:

“Sermón, que el cardenal Medés/ predicó en Roma el día de la/ Ensartación de Nuestra Señora de Loreto.”

“Mi padre Eliseo me enseñó a jugar al tico/ y me dijo que a las mujeres se la metieras en el mico. (San Lucas, Cap. 11 y 18).”

“(…) Para evitar los males de que os hablo/ escuchad las palabras de S. Pablo: Mortales, fornicad, joded sin pena/ que la salud sin esto nunca es buena.”


Y esto es nada más una probadita. Lean todo “El Sermón” y que sea de un solo jalón.

Por último, para que no se hagan bolas los que van de puritanos contra Rodas, contemplen –seguramente por primera vez, está en Internet- el cuadro “El origen del mundo”, en el cual Courbet pinta ¡únicamente!, la vulva más divina del planeta: rosada y entreabierta y húmeda. Invitando a la fecundación profunda: el origen embriagante de todos nosotros. Divina vulva-vagina la de mi madre que me trajo al mundo, y la de las mujeres que me la han generosamente prestado alguna vez, gracias a Eros, el rojo Dios.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.