Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2019

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Diarios
¿Es Torres la candidata oficial de la oligarquía medieval? ¿Y podrá Thelma contra el tropel de odio y terror desbocado?
Por Mario Alberto Carrera - Guatemala, 19 de marzo de 2019
marioalbertocarrera @gmail.com

Diarios

Mientras los recluidos en la cárcel de primera clase del cuartel M. Zavala ponen todas sus siniestras esperanzas en lograr que se aprueben la reformas a la Ley de Reconciliación Nacional para salir impunes e inmunes del “calabozo” vip, otra panda no menos oscurantista que se enraíza en el pasado encomendero nacional, se frota las manos imaginando -en sus manejos indecentes y obscenos- que lograrán ponerle efectivos obstáculos a la pujante candidatura de Thelma Aldana. Me refiero a la extrema derecha del país. Para nadie es misterio inescrutable que la oligarquía (cuya mansión es el museo de Estanzuela) que pretende sostener a como de lugar el statu quo en el país de los inmortales encomenderos fascistas, está apoyando –“moral” y económicamente- a la ex “primera dama” -que fuera Presidenta de la República de facto- engatusando a su insignificante marido que la dejó hacer lo que le dio la gana, en medio de berrinches que todo el mundo recuerda y que son de miserable antología.

Son varios los desaseados y pringosos movimientos que observamos de tal derecha extrema y de arqueológico pensamiento e “ideología” nazi, pero dos son los más evidentes y súcubos o demoníacos por el momento: las reformas a la Ley de Reconciliación Nacional y las zancadillas grotescas y disformes que -por todos los medios posibles y a su alcance- pretenden echar a la candidatura de Thelma Aldana. Aunque hay que decir, asimismo, que esta mano sombría también ensarta sus dedos bestiales en otros negocios: oponerse a ciertas disposiciones del Tribunal supremo Electoral. Me refiero al asunto de poner límites a los foros abusivos de alguna Prensa prepotente (porque la hay, donde campean sujetos de origen español) y a la cuestión de la distribución y ordenamiento de la publicidad, donde la Cámara de Medios de Comunicación trata de llevar agua a su insaciable molino, sin lograrlo.

Sin embargo -aunque las reformas a la Ley de Reconciliación Nacional me preocupan en extremo y he dedicado cuatro columnas en este mismo espacio para luchar en contra de las infames reformas que el Congreso de la república le quiere realizar- por el momento llama más mi atención los tejemanejes precipitados y burdos que se quieren montar para detener la inscripción de Thelma Aldana.

El canal donde las sucias aguas de esta acción se abren paso es el propio partido de la llamada por todo el mundo Teraphosidae. Por algo será y no por gusto. Me refiero a la UNE. Dos elementos impúdicos de esa organización política han pedido la sangre del justo y su crucifixión sin límite alguno. Pero especialmente el Sr. “Blanco”, que se atrevió a calificar el documento que otorga finiquito a Thelma Aldana como “papelito shuco”, empleando ese folklórico adjetivo –acaso de origen “maya”- para tratar de descalificar de manera extrema –según él- a la candidata del Partido -lleno de juventud y pujanza: Semilla.

Estos dos diputados de la UNE, pero también -un poco- algunos jefes de bancada intentaron –en conocida sesión del Congreso- orillar a puntos casi de tortura y desesperación al director del Registro de Ciudadanos, para que “confesara” que el finiquito de Aldana no tiene vigencia, tema puntual sobre el que este funcionario del TSE no tiene fuero.

Pero sí lograron -en cambio, y no se sabe si bajo presiones espurias- que el Contralor General de Cuentas “confesara” que tal finiquito perdió vigencia, lo que ha producido confusión en la ciudadanía electora. La última palabra la tienen -en este sentido como todo sabemos- el propio TSE y finalmente -si es necesario- la CC.

Continuaré con este mismo análisis el próximo lunes.

2

En este país –estribillo de Mariano José de Larra- hay muchos “analistas” de temas políticos que de modo tópico y aburridamente recurrente, son consultados por los reporteros de conocidos medios, gremio sabihondo al que también concurren en consulta algunos politólogos. Pero a la hora de rajar ocote quienes tienen más crédito, dentro de tal temática, son los propietarios de esos medios que son los que de verdad dirigen la política de sus diarios y a sus trabajadores.

Así las cosas, hace unos pocos días, el propietario de un matutino publicó una columna en la que opinaba que la genuina fuerza económica del país ¡esto es, la más tradicional, colonial y de impronta encomendera nazi!, busca llevar al poder –en la segunda vuelta que es cuando se enderezan las cargas- un hombre (entre los muchos “enanos”, dijo él de los veintitantos partidos que figuran) y no una mujer. Ellas serán –afirmó- eliminadas en la andadura acérrima que presenciaremos. ¡Un hombre y al gusto de la alta burguesía tradicional y de la no menos tradicional fuerza terrateniente y aún más encomendera!

Pero tuve el gusto de estar conversando con otro de los propietarios de los tres más importantes medios escritos que, como digo, son las verdaderas voces políticas de la República y nos los politólogos y/o analistas que pululan engolados y a veces con encorsetado acento peninsular, quien –entre trago y trago de agua- me dijo que su parecer era otro. Y luego de explicarme su sesuda tesis (política que no “politicóloga”) llegamos a una conclusión parcialmente opuesta a la del otro que arriba indico. Creemos –mi amigo también propietario y este humilde escribano- que la candidata oficial de la anquilosada y vetusta oligarquía medieval será la sin ventura Sandra Torres, alias la Teraphosidae, como le llaman ¿indebidamente? cierta mara inverecunda.

Ya lo dije también en columnas anteriores: mi criterio –en cambio- es que no será varón sino dama la próxima mandataria máxima del país. En esto coincido con la “oli”. Pero no en su nefanda propuesta de Torres, quien ya está absolutamente quemada por el lado que se la quiera ver. Y no es propaganda negra sino la verdad. Basta recordar tantos y tantos episodios de la historia próximo pasada, concretamente el período del marido Colom “Caballeros”, en la que ella fue la que realmente calzó los pantalones y por lo tanto es corresponsable de su putogobierno, puto con autorización de la Real Academia. El más reciente affaire -de ese período- es el asunto del Transurbano en el que tantos han quedado embarrados para siempre. O, más cercanos a ella aun, los malabarismos de Leal Castillo y de Alejos Cámbara, en cuanto a propaganda electoral ilícita.

Pero la oligarquía no cambia “en este país” que tanto pudo haber criticado -por lo mismo- Larra. Este país cuyos modelos inamovibles bien merecerían por lo tanto también, la crítica de otro español (Benavente) que le hiciera a la burguesía de principios del XX español, con su obra “Los intereses Creados”. La alta burguesía y los terratenientes de Guatemala no modifican sus modelos económicos ya abatidos y agotados y por ello prefieren a Sandra que es la candidata que mejor se adapta a sus vetustas ideologías, pero ello no quiere decir que triunfarán. Algo de esa derecha es recuperable y se puede negociar.

Mientras tanto y por lo mismo, Thelma Aldana es el blanco de todos y no sólo de la oligarquía retrasada y maloliente a foso medieval-fascista.

Pintan mal –como diría mi abuelo si levantara la cabeza- la contienda y los “honorables” comicios en umbral.

¡Si así son las vísperas, cómo serán las fiestas!, para seguir con las castiza fraseología.


www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.