Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El huracán desnudó a Bush
Por Marco Antonio Flores, Guatemala, 9 de octubre de 2005

El 24 de septiembre las calles de Washington fueron copadas por más de 200 mil manifestantes que protestaban contra el gobierno del fascista George W. Bush por el desprecio que éste manifestó ante la muerte de cientos de ciudadanos estadounidenses que fueron arrasados por el huracán Katrina, y ante la muerte de más de dos mil soldados yanquis en Iraq, donde la invasión fascista le ha costado al pueblo iraquí más de 27 mil víctimas civiles.

También en San Francisco, más de 100 mil manifestantes expresaron su repudio y condena al gobierno del corrupto, torpe e incompetente Presidente estadounidense, quien, en una decisión criminal, negó hace un año $14 mil millones para reforzar y ampliar los diques que protegían a Nueva Orleáns, y que solicitaron los congresistas de Luisiana. Bush aceptó entregar la mitad de ese dinero; la otra mitad sirvió para la ocupación de Iraq y para asesinar iraquíes.

La guerra en Iraq alcanza ya un costo de $200 mil millones, y los daños causados por Katrina ascienden a $300 mil millones, dinero que sale de los contribuyentes y que es utilizado por la necedad criminal de Bush para desatar sangrientas guerras, y demostrar su incapacidad para apoyar políticas de prevención de desastres naturales anunciados.

El huracán que inundó y destruyó casi toda Nueva Orleáns y otras ciudades de la zona del golfo puso al descubierto la incompetencia, el racismo, la negligencia y la indiferencia del Presidente estadounidense, que ha mantenido una conducta errática, que ha optado por disminuir el gasto público, los subsidios sociales de ayuda a ancianos, pobres y damnificados, reduciendo los programas de salud y educación, y optando por y pregonando que las únicas tareas del gobierno deben ser la seguridad exterior (la guerra preventiva) y los derechos de propiedad interna (como los $2 mil millones de subsidios federales y estatales que el gobierno de Bush entregó a la supercorporación Wal - Mart). Los pobres y los negros estadounidenses, que cada vez son más, no importan a este gobierno fascista y empresarial que optó por empobrecer a los más pobres y enriquecer a los más ricos.

Sin embargo, el huracán Katrina reveló la ausencia de liderazgo que priva en Estados Unidos, porque a la hora de enfrentar el desastre en las zonas devastadas por Katrina el Presidente se dirigió a Arizona a comer pastel, en el cumpleaños del senador McCain; y cuando ya se sabía del desastre tocaba guitarra en la base naval de Coronado.

El huracán Katrina, con sus incontenibles vientos, le arrancó la careta. Y cuando en el colmo del cinismo y la desvergüenza aseguró que encabezaría la investigación de la tragedia del golfo, la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que si Bush encabezara la investigación para encontrar culpables, lo único que debería hacer "es verse en el espejo".

Fuente: de www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.