Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Lo que cambió en Octubre de 1944
Por Mario Aníbal González - Guatemala, 16 de septiembre de 2004

Con motivo de cumplirse los 60 años del triunfo de la Revolución de Octubre de 1944 y los 50 del derrocamiento del gobierno de Arbenz, mucho se ha escrito sobre el carácter de la Revolución, sobre los cambios desde el punto de vista de la legislación, de las instituciones que creó el movimiento del 44 diversas interpretaciones sobre el contenido teórico, pero poco se ha dicho sobre qué fue lo que la población pudo realmente percibir del cambio.

Deseo transmitir, sobre todo a quienes no tuvieron el privilegio de vivir algunas experiencias de la dictadura ubiquista y vivir los diez años de los gobiernos de la Revolución, desde el punto de vista de quienes residíamos en Quetzaltenango, ya que las situaciones eran distintas en Guatemala, la capital, como sucede en la actualidad. Trataré aspectos muy puntuales, sin entrar en detalles de tipo teórico.

Educación. El magisterio era mal remunerado, recordamos a muchos maestros miserablemente vestidos. Sometidos a férrea disciplina, que se extremó cuando alumnos y profesores fueron militarizados en 1939, en los institutos normales y Escuela de Agricultura de Bárcenas. Siendo estudiantes de 11 ó 12 años, se nos sometió a disciplina y castigos infamantes, por militares que gobernaban los establecimientos. Esto desapareció inmediatamente con el nuevo gobierno en 1945.

La Universidad de San Carlos de Guatemala no tenía autonomía, sus autoridades eran nombradas por el general Ubico. Esta circunstancia fue motivo de las primeras protestas que dieron por resultado, al final, la caída del régimen ubiquista.

Servilismo- La sociedad guatemalteca había sido llevada mediante el servilismo y el temor, a una situación de abyección. Algunos hechos, entre muchos que recordamos bastarán para ilustrar.

Organizaciones sociales. No en el sentido que hoy se le da, sino a la agrupación de personas para determinados fines, era práctica corriente, para congraciarse con el gobernante general Ubico, ponerle por nombre "5", porque cinco letras tenía Jorge y cinco Ubico. También se acostumbrada designarle con "10 de noviembre" O simplemente "10", por lo indicado sobre el nombre, pero especialmente porque ese día se celebrada el cumpleaños del presidente Ubico.

Precisamente en estos días, a finales de octubre, se comenzaban los preparativos de distintos eventos, que llegaron a constituir ferias departamentales, como en Quetzaltenango y en ciudad de Guatemala, "Feria Nacional de Noviembre" para desarrollar actos de servilismo, desde obligados mensajes telegráficos, cartas, comunicados, desfiles, arcos de flores, mantas, o, como en Guatemala, todo un espectáculo de varios días, que se celebraba en la zona 13, donde están los arcos, cerca del parque La Aurora, trayendo artistas del extranjero (mexicanos) o exhibiendo "indios lacandones" presentados por Mario Monteforte Toledo, en una ocasión.

Recuerdo que en Quetzaltenango era un espectáculo, así como lo es ahora la vuelta ciclística, esperar unos días inmediatos al 10 de noviembre, para ver pasar a los corredores indígenas que venían desde el Tajumulco o Tacaná, en San Marcos, llevando una antorcha, porque tenían que llegar a Guatemala, a saludar al general Ubico, precisamente el 10 de noviembre, mejor si a las 10 de la mañana. Todavía recuerdo una de las últimas veces a corredores extenuados, los pies sangrantes, descansando en la Cuesta de San Nicolás, mientras continuaban el torturante evento, para recibir a los primeros con algún premio y título de "Caballero Quetzal", o "Caballero Tigre", etc.

En Guatemala, según me relataron, eran colas de funcionarios, burócratas y miembros de la "sociedad", que saludaban al cumpleañero, con un besamanos.

Al general Jorge Ubico no le decía la gente, "Ubico" o el "Presidente", sino "El señor Presidente" o, con mucho respeto (miedo) "El Hombre".

Las giras anuales de Ubico. Ubico iniciaba visitas anuales al interior del país, con su gabinete, (gobiernos móviles se les dice ahora), el 15 de enero de cada año en Esquipulas, no tanto oyendo misa, sino recibiendo homenajes y peticiones. Terminaba de recorrer el país para mediados o finales de febrero, para conmemorar que su gobierno se había iniciado un 14 de febrero.

Estas visitas eran precedidas días antes por la presencia de los "glosadores de cuentas", así se denominaban los auditores de la Contraloría de Cuentas. Signo del tiempo era la actitud de éstos. Recuerdo que cuando yo trabajaba en la Empresa Eléctrica Municipal de Quetzaltenango, en 1942-44, éstos llegaron infundiendo en los empleados una situación de intenso miedo y temor, se presentaban a cualquier hora del día o de la noche, sellaban puertas, ventanas y cualquier acceso a los lugares donde se guardaran valores o que les interesara, o bien sellaban escritorios, vitrinas, archivos, etc. y cuando al día siguiente se presentaban a quitar los sellos, lo hacían muchas veces pistola en mano, o poniendo ésta sobre el escritorio del pobre empleado a quien le revisaban sus cuentas, mediante cortes de caja y auditoría de valores, el más mínimo error, más aún si había un insignificante faltante, era objeto de fuertes sanciones y cárcel inmediata, en este último caso lo que causaba pavor, era la llegada de Ubico, que al ser informado del hecho, llevaba a su presencia al infeliz empleado, el cual era objeto de humillaciones e insultos y en más de alguna ocasión, agresión personal.

Recuerdo bien el caso de un director departamental de Correos de Quetzaltenango, que tuvo un problema de un faltante y, ante su angustia a tal afrenta, optó por suicidarse. Así funcionaba la política de probidad que impulsaba el Gobierno. En otro nivel, los diputados serviles, acordaron conceder una pensión y bonificación a Ubico por Q200.000.00 en reconocimiento a su buena gestión, pero un maestro entonces ganaba al mes, si estaba en el área rural, Q8.00 a Q15.00.

En una de las últimas giras de Ubico, recuerdo que siendo trabajador municipal, el Intendente Municipal (no había alcaldes), nos ordenó un día antes de la llegada de Ubico, que teníamos que asistir a la Municipalidad a las siete y media de la mañana (lo normal era a las 8.00 horas), bien lustrados, con camisa blanca y limpia, con corbata y con traje oscuro. Un compañero de trabajo, de oficio tipógrafo, que fue mi maestro en diversos aspectos de la vida, especialmente en cuestiones políticas, don Raúl Pérez (q.e.p.d.), me dijo: "usted mañana no viene a esa hora, no se viste como piden, y no hace la valla que obligadamente quieren que hagamos a la entrada de Ubico, eso es ridículo e infamante, sobre todo para un joven como usted". Yo fui a mi casa y le relaté a mi mamá lo ocurrido, como no tenía traje oscuro, ella consiguió prestado uno y en la noche me dijo; "mijo, mañana temprano te vas al trabajo con este vestido, no vaya a ser que te metan preso por no estar presente saludando al Presidente". Al día siguiente, enfundado en el incómodo vestido, atravesaba el Parque a Centroamérica, cuando me sale al encuentro don Raúl y me dice: "ya sabía que iba a venir, pero usted no va con todos, sino se queda conmigo encerrados en la oficina", así lo hicimos, cuando de repente aparece el doctor Gonzalo Delgadillo Zamora, que era el Intendente y dijo: "vos Raúl estás comprometiendo a este patojo, pero está bien, quédense aquí y que no los vean los otros empleados, porque son capaces de denunciarlos". Yo confieso que tuve miedo, tenía 17 años y no alcanzaba a comprender lo que don Raúl me estaba transmitiendo. (su protesta contra el servilismo).

Los Jefes Políticos. Equivalían a lo que hoy son los Gobernadores, con la diferencia que aquellos eran militares, generales muchas veces, que actuaban a imagen y semejanza del general Ubico. Autoritarios, arbitrarios, ejercían gran poder en su jurisdicción, porque eran comandantes de armas locales, administraban justicia de manera directa o indirecta mediante sojuzgamiento de los jueces, tenían poder absoluto sobre las autoridades municipales (intendentes), a quienes trataban de manera abusiva, ofensiva, ejercían verdadera tiranía. En Quetzaltenango, el coronel Carlos Enríquez Barrios, impuso en el departamento todos los atributos mencionados, recuerdo a un pariente mío, que era Intendente Municipal de Génova, que en una ocasión fue citado en la noche a presentarse a la Jefatura Política, al día siguiente en "el término de la distancia" (así se acostumbraba en esa época) y como en aquellos años no había las facilidades de transporte de ahora, hizo el viaje a caballo, bajo la lluvia, sin comer, y al presentarse al despacho el Jefe Político le dijo: "hijo de la gran puta, por qué llega tarde" y quiso agredirlo. Mi tío llegó a la casa y nos relató lo que le pasaba llorando de la humillación. (así trataban a las autoridades municipales)

Toque de queda. Relacionado con el Jefe Político de Quetzaltenango, merece especial mención que, en aquellos años funcionaba en lo que hoy es la Casa de la Cultura de Quetzaltenango, frente al parque a Centroamérica, la Penitenciaría, ahí había también un cuartel y viene a mi memoria, porque yo vivía a pocas cuadras, que se impuso que a las 21:00 horas, nueve de la noche, desde la ventana central del segundo piso, se lanzaba un toque de clarín prolongado de silencio, acompañado de aullido de unos perros que especialmente mantenían para cuidar a los presos. Con este toque se advertía a la población que debía abstenerse de caminar por las calles después de esa hora, para mantener el orden y la seguridad de las personas.

Los trabajadores. Salarios bajísimos. No había limitación en la jornada de trabajo, en lo urbano y en lo rural, el día sábado se trabajaba todo el día, sólo en los últimos meses del Gobierno ubiquista se estableció que los empleados públicos, podíamos salir a las cuatro de la tarde del sábado. Feriados, poquísimos. Indemnización por despido, aguinaldo, pago de séptimo día, seguro social, sindicato, Código de Trabajo, cooperativa, huelga, fueron palabras que no conocíamos.

Persecución política. En 1934, con motivo de un supuesto o real complot contra Ubico, encabezado por el licenciado Efraín Aguilar Fuentes, se inició una campaña de persecución contra varios ciudadanos quezaltecos, se fusiló a varios estudiantes y profesionales vinculados a la antigua Escuela de Derecho de Occidente, la cual fue cerrada por orden de Ubico. Con motivo de las persecuciones, se produjo una fuerte emigración de familias quezaltecas hacia la ciudad de Guatemala y muchos hacia México. El jefe político Enríquez Barrios, cuñado del general Roderico Anzueto, (ex ministro de Agricultura y ex Director General de la Policía) fue implacable en estas acciones.

Trabajo forzado. En Quetzaltenango fue práctica corriente, el que por no portar el boleto de ornato o el boleto de vialidad, o por no portar documentos de identificación, o el libreto de jornaleros, en su caso; o, presos por faltas leves, con mayor razón delitos, fueran obligados a realizar trabajos gratuitos en las carreteras como la que conduce de Quetzaltenango al Cerro Tecún Umán, o la que conduce a Palestina, o la de Palajunoj. Ahí concurrieron igualmente ladinos e indígenas, jóvenes o viejos. Se imponían castigos ejemplares ordenados por el Jefe Político.

Conclusión
Aquí tratamos de hacer historia, para que se conozca mejor y se comprenda por qué la población respondió con entusiasmo nunca visto, con gran desinterés y con un júbilo especial, a prestar su respaldo al movimiento del 20 de octubre que iniciaron militarmente un grupo de oficiales jóvenes de la Guardia de Honor que respaldaron las acciones políticas del estudiantado universitario en 1944. Que se reflexione sobre que todo lo relatado cambió, se respiró otro ambiente, nos sentimos personas capaces de expresarnos y sobre todo, cuando tuvimos de presidente al doctor Juan José Arévalo, cuyo estilo y capacidad de gobernar fue totalmente distinto al humillante de la dictadura ubiquista. Pudimos expresarnos con libertad, organizarnos, leer libros que habían sido prohibidos, escuchar y conocer personalidades políticas de otros países, tener aspiraciones y no temor.
Le devolvió dignidad al guatemalteco.

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.